Opinión Suzuki Katana 2019

Lo mejor

A mejorar

  • Motor
  • Frenada
  • Diseño
  • Entrada curva
  • Neumáticos
  • Precio

Vuelve la Suzuki Katana, y nosotros ya la hemos hecho correr por España

La Suzuki Katana 2019 ya es una realidad en nuestras carreteras, ya está aquí e irrumpe de la misma manera que su antecesora. Su motor de carrera larga, su ciclo de Superbike y la herencia de un legado mítico, hacen de esta moto toda una Japan Legend que engrandecerá el nombre de la Katana.


La Suzuki Katana 2019 en 5 tweets

  • Atemporal, mítica, legendaria, futurista y ochentera al mismo tiempo.
  • Imponente y prominente, diseño y mecánica manifestados a su máximo exponente.
  • Componentes ciclo de la Suzuki GSX-R1000, frenos, basculante, etc.
  • Exigente en su conducción, agradecida en sensaciones.
  • Si quieres más información de esta moto, entra en la ficha técnica de la Suzuki Katana 2019.

La Suzuki Katana 2019 aterriza en España, por fin, tras mostrarla en el pasado Salón EICMA de Milán 2018 y levantar grandes expectaciones. Suzuki ha reavivado la forja y ha vuelto a encender los fuegos, una nueva Katana sale de su fábrica, una Katana que hereda todo su legado, toda su historia, todo su concepto, todo su espíritu y por supuesto, sus objetivos. Una Katana que se sirve de la misma empuñadura que la Suzuki GSX-S1000 y mismo acero que el de la GSX-R1000. Una Katana que llevábamos mucho tiempo esperando, y que por fin, hemos podido desenvainar aquí, en España.

Evidentemente, la Suzuki Katana 2019 mejora en todo al modelo anterior, es una obviedad tratándose de un modelo casi 40 años más moderno. No obstante, si incorpora novedades frente a la base empleada, la GSX-S1000. Por un lado tenemos el motor de la Suzuki GSX-R1000 2005-2008, un motor que marcó una era en Suzuki, un motor de alta cilindrada, deportivo, pero de carrera larga. La Suzuki Katana 2019 monta este propulsor adaptado con electrónica actual y una potencia de 150 cv. No se trata de una moto «sosita», ni flojita, ni sencilla. Estas ante una Katana. ¡Equípate bien, que salimos a probarla!

Equipamiento

Precio de la Suzuki Katana 2019 y sus rivales

El precio de la Suzuki Katana 2019 (15.099 €) es un claro incremento respecto el modelo base, la GSX-S1000 (12.799 €) y la GSX-S1000F (14.099 €). Es el precio a pagar por la diferencia, el diseño, el carisma, la distinción y el nombre del modelo. Al tratarse de un modelo tan específico no cuenta con tanta competencia directa como una versión más comercial. Igualmente, podríamos enfrentarla a motos como la Kawasaki Z900RS (12.999 €), la BMW R Ninet Racer (14.400 €) o la BMW R 1250 RS (15.650 €) ya que la Katana no sería equiparable ni ninguna de ellas. El concepto sport con posición más descansada de la Ducati Supersport (13.690 €) podría equipararse en cierto modo. Lo cierto es que es un modelo con una personalidad tan única, que resulta complejo encontrar rivales, y algunos de ellos que si podrían ser más acertados, están descatalogados como la Yamaha XJR 1300 (12.499 €).

Rivales Suzuki Katana 2019

Ver más

Novedades y características de la Suzuki Katana 2019

La Suzuki Katana 2019 trae unas cuantas mejoras respecto a su modelo anterior de hace 40 años. Podríamos ponernos a explicar la evolución del motociclismo a lo largo de medio siglo, pero entonces servidor estaría escribiendo durante meses.

Debemos entender la Katana 2019 como un modelo nuevo, ya qué no evoluciona de ningún modelo previo reciente. Todo sea dicho, se nutre en la mayoría de sus componentes de otros modelos Suzuki ya existentes. Como ya hemos mencionado, la Suzuki Katana 2019 emplea la base de la Suzuki GSX-S1000, con componentes mejorados y adoptados de la GSX-R1000. Por lo tanto debemos analizar cada componente como novedad o mejora de dicha base.

El motor de la Suzuki Katana 2019 ha sido una herencia directa de la GSX-R1000 2005/2008. Este propulsor es uno de los hitos de la marca, una de las referencias del sector, una mecánica contrastada, potente, y referente. Estamos ante un motor de carrera larga (73,4 x 59), que ofrece una de las mejores curvas de potencia de la historia en la zona baja y media para un tetracilíndrico de 1000 cc. Esta personalidad que desprende el motor de la GSX-R1000 2005/2008 es perfecto para la nueva Katana. Un motor deportivo, portentoso, con mucho par motor y por supuesto, potencia. Además la disposición del cigüeñal de este motor permite el uso de un chasis con una construcción más ligera. A pesar de todos estos interesantes datos, debemos decir que Suzuki ha aplicado alguno cambios, como unos nuevos pistones más ligeros, logrando una velocidad lineal del pistón más rápida. Ahora también incorpora bujías de iridio de serie, para aumentar la eficiencia de la combustión. Otro cambio es el enfriador de aceite, ahora por agua en vez de aire como en la GSX-R.

La gestión del motor también se ha afinado, buscando más par motor y suavizar en cierta medida la respuesta del gas.

El chasis de la Suzuki Katana 2019 viene derivado de la GSX-S1000, junto al basculante que es firma de la GSX-R1000. Se trata de un doble viga de aluminio que logra mantener el peso por debajo del diseño original para la GSX-S. Las cotas geométricas básicas nos indican un avance de 25º y una batalla de 1.460 mm.

De aquí pasamos directamente al ciclo: estamos ante componentes de alta calidad, que provienen directos de de la GSX-R en algunos casos, como las pinzas de freno Brembo de 4 pistones y los discos de freno de 310 mm. El sistema ABS de Bosch y su nueva unidad de control solo pesa 640 gramos. La suspensión delantera se trata de una horquilla invertida KYB totalmente regulable, de 43 mm de diámetro y 120 mm de recorrido. El amortiguador trasero ofrece un ajuste de precarga en tres posiciones y ajuste de hidráulico en precarga.

La electrónica de la Suzuki Katana 2019 es bastante sencilla pero eficaz, cuenta con sistema de frenada ABS como hemos mencionado (no desconectable) y sistema de control de tracción (desconectable), regulable en tres posiciones:

  1. Bajo: conducción deportiva, carretera en perfectas condiciones.
  2. Medio: conducción urbana, carretera normal.
  3. Alto: Condiciones de lluvia o frío.

También cuenta con el ya conocido SESS: Suzuki Easy Start System, que permite al usuario arrancar el motor con un solo toque del pulsador.

Por supuesto, cuenta con iluminación LED en todas sus ópticas (frontal, cruce y largas, posteriores e intermitencias) y un panel de instrumentación LCD específico y personalizado con la interfaz y la gráfica de la Katana.

Ver más

Prueba Suzuki Katana 2019

La Suzuki Katana 2019 es una de esas motos que levantan mucha expectación, que son mostradas en diferentes salones comerciales y de las que todo el mundo habla. Esto es bueno y malo al mismo tiempo. Bueno porque gana repercusión y está en boca de todos, pero por otro lado, te crea expectativas muy altas, y al final, no deja de ser una moto naked de alta cilindrada con enfoque deportivo, tal y como es la GSX-S1000 en la que está basada. Lo bueno es, que tengo un recuerdo muy positivo de la Suzuki GSX-S1000 cuando la probé hace años.

Para probarla acudimos a su presentación nacional en Alicante, donde pudimos rodar con ella por la serranía levantina del interior, carreteras repletas de curvas y virajes perfectas para «perfilar» cualquier neumático. Además, antes de ello, recibimos una instrucción básica y sencilla en el arte del Iaido, el arte de desenvainar la Katana. Puede parecer meramente anecdótico, pero nada más lejos, conceptualmente te transmite la misma necesidad. Al fin y al cabo una moto no deja de ser un producto que trae consigo la adrenalina inherente a sus dos únicos puntos de apoyo. Una espada, un sable, una Katana también es un elemento que despliega sensaciones tan adrenalínicas como lo es la conducción de una moto. Por ello, la formación, el control y el respeto deben ser trabajados. Nosotros nos íbamos a subir a una moto de 150 caballos muy afilados y de mucha velocidad. Entender el Iaido es entender qué supone subirte a una moto y bajarte la visera del casco.

Tras ello, salimos a carretera a probar esta bestia con tanto pasado y legado; la Suzuki Katana 2019. Las primeras impresiones son de moto protuberante, prominente, imponente, implacable, tenaz y agresiva. Una espectacular mezcla de impresiones, que debes aprender a canalizar para subirte a la moto y disfrutar de ella. Una vez rodando, las sensaciones que transmite durante los primeros kilómetros son fuertes, en todos los sentidos; el motor empuja mucho, los frenos muerden mucho, y el manejo resulta duro. No es una moto para juniors. En las primeras curvas sientes la envergadura e inercia de la moto, todo requiere temple. El gas requiere adaptación, los frenos igual y la maniobrabilidad también.

El motor de la Suzuki Katana 2019 está suavizado respecto el de la GSX-R1000 de quien lo incorpora, pero la cantidad de par que entrega es desmesurada. De todos modos, algo me hace sospechar que la moto viene con la potencia limitada en las primeras marchas o que cuenta con un anulador de potencia en cuanto detecta una entrada repentina de gas. Por la aceleración y fuerza que ofrece, es una moto que debería perder el tren delantero en segunda incluso en terca marcha… y lo cierto es que no se dejaba desbocar ni en primera. Seguramente el control de tracción también tenga algo que ver con esto. Lo mejor es circular con ella en marchas largas; es increíble la elasticidad y capacidad para salir proyectado hacia delante a cualquier régimen.

El tramo de curvas por el que circulamos era relativamente revirado, quizá más de lo apropiado para una moto de alta cilindrada. También debo reconocer que había bastantes obras en la carretera y gran parte del asfalto tenía siempre una ligerísima capa de arenilla. Dicho esto apunto que los neumáticos, unos Dunlop Roadsport 2 con una carcasa específica para la Suzuki Katana, no terminaron ser de mi agrado. Seguramente una carretera más abierta hubiera permitido mayor despliegue dinámico y prestacional a esta bestia plateada. Lo mejor de la Suzuki Katana es el aplomo en curva, y la capacidad de tracción para salir catapultado de una curva a otra. La entrada a curva sí percibí un poco más de imprecisión por parte de la rueda delantera. También puede verse afectada por la portentosa capacidad de frenado que tiene la Katana 2019. Las pinzas Brembo heredadas de la GSX-R son un claro acierto, hasta tal punto que debes aprender a regular la gran potencia de frenado que ofrece, ya que muchas veces presionaba con excesiva fuerza la maneta y esto dificultaba a fluidez de mi conducción. Por otro lado, el sistema ABS se mostró muy intrusivo, y eso fue lo que me indicó que el binomio neumático asfalto no estaba en óptimas condiciones, dado que la intrusividad con la que el ABS saltaba no siempre era regular. Esto es un punto positivo hacia el sistema ABS, que a pesar de funcionar con excesiva rapidez para mi gusto, se mostró adaptado a las cambiantes condiciones del asfalto.

La electrónica de la Suzuki Katana 2019 es sencilla, todo sea dicho, pero no requiere más. Tiene su ABS y su control de tracción, el cual funciona muy bien. En el modo bajo, el menos intrusivo, permitía una conducción bastante alegre, aminorando la entrada repentina de gas si se perdía adherencia. El medio y el bajo si se notan bastante más intrusivos, como fuera de la consonancia que esperas al probar el primer modo. No obstante el modo medio permite una conducción deportiva en marchas largas, y el modo alto está claramente enfocado a lluvía o condiciones húmedas o frías. Sinceramente me parece un acierto que simplemente disponga de control de tracción, ya que más sistemas electrónicos eclipsarían la pureza de un concepto tan mítico y legendario. Cierto es que entre los compañeros de la prensa hablamos de la falta de un cambio semi automático, algo implementado ya hoy en día en la mayoría de motos de carretera, R o naked, de alta cilindrada. Personalmente no me disgusta, no soy un enemigo del gesto del embrague, y eso cuando lo utilizo, muchas veces realizo el cambio sin embrague (bien ejecutado). Esto me da pie para tratar un último tema que me gustó muchísimo: su caja de cambios. Es firme, pero fácil de accionar, precisa y corta, con una relación de cambio perfecta, sin caídas bruscas de rpm al cambio ni relaciones excesivamente cerradas. El tacto del selector una delicia, incluso accionándolo sin embrague. Como de costumbre, Suzuki no defrauda en sus cajas de cambios, aunque, quizá, quien sabe, algunos echen de menos ese quickshifter.

Ver más

Conclusión y opiniones sobre la Suzuki Katana 2019

La Suzuki Katana 2019 es la recreación actualizada y perfecta de la antigua Katana de los años 80. Ya no solo estéticamente, que es en lo que la mayoría se fija, atribuyendo (como nosotros también hemos hecho) su base mecánica a otro modelo de la marca, sino también en su forma de conducirla, de manejarla, de sentirla, de disfrutarla… de entenderla. Es una moto que requerirá tu respeto, o si no, no la disfrutarás, no la sentirás, no la entenderás… y por supuesto, no la conducirás. Es un arma que deberás empuñar con solidez y firmeza, tener bien claro los pasos y los virajes, y entenderás, de este modo y no de otro, de lo que se trata una Katana.

Personalmente es una moto que me ha gustado muchísimo, que ha logrado la auténtica gesta del modelo antiguo, y que sinceramente atrapa mi mirada, mi pensamiento, mi atención, y todo lo que una moto puede embaucar en mí. Lo cierto es que la prueba realizada, estuvo un poco condicionada por el asfalto o los neumáticos… no pude disfrutarla tanto como me gustaría, pues no logré esa comunicación ni feeling con los neumáticos. Pero al margen del nivel de grip que percibí, reconozco que es una de las pocas motos que despierta un sentimiento allí por donde pasa, y que alimenta un deseo allá donde la imaginas.

Ver más

Galería de fotos Suzuki Katana 2019

Fotos acción Suzuki Katana 2019

Fotos detalles Suzuki Katana 2019

Colores Galería de fotos Suzuki Katana 2019