Opinión Royal Enfield Interceptor y Continental GT 650 2019

Lo mejor

A mejorar

  • Estilo
  • Rendimiento motor medios
  • Frenada
  • Neumáticos de serie
  • Acabados

Royal Enfield presenta sus nuevas Interceptor y Continental GT 2019, ¡Ahora con motor bicilíndrico!

Llega el motor bicilíndrico a las nuevas Royal Enfield Interceptor 650 y Continental GT 650, dos motos prácticamente iguales, con ligeros cambios en su ergonomía y ciclo, para diferentes usuarios y conducciones bajo un mismo propulsor.


Las Royal Enfield twins Interceptor 650 y Continental GT 650 2019 en 5 tweets

Royal Enfield recupera su motor bicilíndrico, ya que aunque sea de diseño totalmente nuevo, la firma británica ya empleó la fórmula de un propulsor de dos cilindros. Ahora equipa a sus modelos Royal Enfield Interceptor 650 y Continental GT 650 con este nuevo motor de 650 cc, dos cilindros y 8 válvulas, con una potencia final ajustada al marco legal del carnet A2.

Para ello nos desplazamos hasta Valencia, donde pudimos probar ambos modelos a lo largo de la sierra levantina. La Royal Enfield Interceptor y la Royal Enfield Continental son dos modelos distintos, pero con una misma base. Dicho de otro modo, son la misma moto finalizada con diferente perspectiva u objetivo. La Royal Enfield Interceptor 650 es una moto más polivalente, más versátil, más cómoda, más campera, más divertida a fin de cuentas. La Royal Enfield Continental GT es la versión más purista, más “café racer”, una moto que no reniega de los semi-manillares y de la estética deportiva vintage, que sacrifica polivalencia por estética, y por qué no decirlo, personalidad.

Equipamiento

Precio de las Royal Enfield Interceptor 650 y Continntal GT 650 y sus rivales

El precio de la Royal Enfield Interceptor 650 (6.200 €) cuenta con diferentes variantes ya que en colores Custom y Chrome aumenta 200 euros y 500 euros respectivamente. A pesar de ello, sigue siendo una de las ofertas más competitivas en el mercado de las roadster classic. Para situarnos, debemos enfrentarla a las Moto Guzzi V7, tanto la Moto Guzzi V7 III Special (9.944 €), la V7 Milano (10.049 €) y la V7 Limited. En esta ecuación también deberían entrar las Triumph, con modelos como la T100 (10.900 €) o la Street Twin Street Twin (9.200 €) aunque jueguen en un campo de más potencia. Otra posible moto rival podría ser la Yamaha XSR700 (7.699 €), también deberíamos tener en cuenta algunas Ducati Scrambler como la Icon (N.D.) o la Mach 2.0 (10.450 €)

Rivales Royal Enfield Interceptor 650 2019

Por otro lado tenemos el precio de la Royal Enfield Continental GT 650 (6.400 €) que sigue la misma pauta que su hermana la interceptor, y se incrementa justo mil euros respecto el modelo anterior, la Continental GT 535  (5.399 €) . Con un precio base, debemos tener en cuenta que existe un incremento de 200 euros si elegimos el acabado de pintura Custom o de 500 euros si nos decidimos por la pintura Chrome. Al margen de las diferentes opciones que ofrece Royal Enfield, la Continental GT sigue siendo una opción de lo más competitiva, pues estamos ante toda una cafe racer de mucha calidad con un precio más bajo que la competencia. Para ello debemos tener en cuenta a sus rivales, tales como la Moto Guzzi V7 III Racer (12.049 €), la Triumph Street Cup (10.500 €), la Ducati Scrambler Cafe Racer (11.190 €), la Yamaha XSR 700 (7.699 €) que también podríamos enfrentarla a la Continental, e incluso la Suzuki SV650X (7.299 €) también sería una opción. Otra que podríamos incluir como rival sería la Husqvarna Vitpilen 701 (10.215 €), solo que ofrece un estilo y estética totalmente opuesto, más futurista que vintage.

Rivales Royal Enfield Continental GT 650 2019

Ver más

Novedades y características de las Royal Enfield Interceptor 650 y Continntal GT 650

Las Royal Enfield  Interceptor 650 y Continental GT 650 2019 son un modelo completamente renovado, con un motor totalmente nuevo y un chasis con un 80% del diseño completamente nuevo en colaboración con Harris Performance. El mencionado motor nuevo se trata de un bicilíndrico de 650 cc (Royal Enfield no fabrica el bicilíndrico de 650 cc desde 1970) de 8 válvulas, con cigüeñal calado a 270º y refrigerado por aire y aceite y con unas cifras ajustadas a la normativa del carnet A2, o sea 47 cv y 52 nm.

Ambas motos utilizan el mismo motor, si bien es cierto que la Interceptor lleva un mapa de potencia algo diferente, optimizando más la respuesta en bajos y medios, y la Continental GT buscando una entrega algo más deportiva.

El chasis de ambas es el mismo, desarrollado por Harris Performance. Mantiene el mismo esquema, pero está renovado en un 80% según los ingenieros de la marca. Se trata de un doble cuna de acero, con un 20% más de rigidez que la anterior Continental GT 535. Ahora la cuna del motor es extraíble y va integrada para facilitar montaje y mantenimiento

Las nuevas Royal Enfield Interceptor y Continental GT incorporan un embrague anti rebote, frenos ByBre (By Brembo) con un disco delantero de 320 mm de diámetro y ABS de la marca Bosch. Por otro lado, ahora las medidas de llanta son más anchas: 100/90-18 (delantera) y 130/70-18 (trasera) que calzan unos neumáticos Pirelli Phantom.

La Royal Enfield Interceptor 650 se diferencia respecto la Continental GT 650 exactamente en el manillar, a diferencia de los semi-manillares de la Continental, en las estriberas, que son más bajas y adelantadas, un asiento más plano y un depósito más redondeado y con mayor capacidad que en la Continental (13,7 litros la Interceptor, 12,5 litros la Continental GT). La Interceptor tiene un peso de 202 kg frente a los 198 kg de la Continental GT.

Ver más

Prueba Royal Enfield Interceptor 650 2019

Tal y como hemos analizado previamente, la Royal Enfield Interceptor 650 y la Royal Enfield Continental GT se han diseñado bajo la misma base. No obstante, los pequeños cambios que las diferencian se multiplican en marcha.

Las primeras impresiones que transmite la Royal Enfield Interceptor 650 es de moto afable, fácil, campera, británica, y la impresión de cómo una moto tiene que ser según los cánones clásicos del motociclismo. El manillar te sitúa los mandos donde deben estar, el chasis te coloca las estriberas en su sitio, el asiento es cómodo pero tampoco muy grande. La visión del cuadro de mandos es muy clásica, a pesar de la inserción de una pequeña pantalla LCD donde podemos ver información básica tal y como el parcial, odómetro y combustible, el cuentakilómetros y el tacómetro es analógico.

Iniciada la marcha, la Interceptor muestra una respuesta eficiente en la zona baja y media del tacómetro, mucho más portentosa que la antigua curva de potencia del antiguo motor monocilíndrico, y con una considerable reducción de vibraciones. La adición de un segundo cilindro se trata de todo un acierto, aunque suponga una condena del tan carismático pero ineficiente motor monocilíndrico de la marca. Ahora la moto no solo corre bastante más, sino que ya no vibra ni traquetea en un régimen operativo normal. La parte final del tacómetro sigue ofreciendo rendimiento, pero de manera más sosegada. La gracia está en el medio, y cuando subes la aguja hasta la zona roja del tacómetro pierdes parte de esta gracia. La moto sigue empujando, pero dejas de aprovechar un motor muy bien ajustado a una excelente relación de cambio.

Como indica la normativa vigente, la Royal Enfield Interceptor 650 se ajusta a los 47 cv máximos que permite el carnet A2, por lo que en términos de rendimiento puro, estamos ante una moto de máximo 47 cv. Por el contrario, es una moto con mucha cilindrada para esa potencia, y esto nos genera una ganancia en par motor que hará su conducción muy holgada a baja y media velocidad. Holgada y agradable. Para carreteras de montaña, nacionales y urbanas o periféricas, disponemos de un motor repleto de par y respuesta a cualquier régimen, ofreciendo prestaciones sin esfuerzo. Pasados los 120 km/h la moto sigue mostrándose firme y contundente, pero empezarán a jugar papel otros factores, tales como el peso o la aerodinámica de una moto naked. Ya tendríamos que vérnoslas por encima de los 160 km/h para echar en falta más potencia, pero como en toda moto de 47 cv del carnet A2.

La caja de cambios juega otro papel fundamental, optimizando al máximo las cifras ofrecidas por el motor, gracias a una relación de cambio de 6 velocidades que permite una conducción perfectamente holgada y descansada, sin resultar agitada ni ahoga en las últimas velocidades. Ahora cuenta con un embrague anti rebote, sobre todo para los más noveles, que agradecerán esta característica, y que lo cierto es, que se trata de una moto tan fácil de conducir y tan agradable, que tampoco considero necesario un embrague anti rebote para usuarios experimentados.

La frenada en esta Royal Enfield Interceptor 650 está a la orden del día, con un disco delantero de 320 mm y una pinza ByBre (By Brembo) tiene más que de sobra, y aunque el tacto pueda resultar algo esponjoso, la mordida es efectiva y sin fatiga.

El comportamiento en curva de esta Royal Enfield Interceptor 650 2019 es digno de Harris Performance, el fabricante y preparador de chasis británico, especialista en preparar motos para el TT de la Isla de Man, y que ahora trabaja en conjunto a Royal Enfield para la fabricación de sus chasis. Se trata de una sencilla doble cuna de acero, pero con un rendimiento inmejorable, sin mostrar excesiva flexibilidad ni rigidez, en su punto medio, dulce y agradable tanto en fuertes frenadas, apoyos inestables o aceleraciones. La entrada a curva es redondeada, tranquila, dócil y fácil. Cierto es que en repentinos cambios de dirección a gran velocidad se muestra algo lenta, pero ello es en cierto modo debido a la llanta delantera de 18″. Las suspensiones son muy cómodas, con un tarado muy bueno, de inicio. Si llevamos mucho tiempo realizando una conducción deportiva en un día de mucho calor, el liquido/gas de las suspensiones puede degradarse un poquito y ceder algo más de lo normal. Esto lo experimenté al final de la jornada, cuando en curvas donde antes pasaba limpio, ahora empecé a rascar un poco la parte baja de la estribera. Evidentemente, llevaba un ritmo más alto. Pero no debemos desorientarnos, no se trata de una moto para ir arañando segundos en un tramo cronometrado. La tranquilidad, comodidad y seguridad que ofrece siguen latentes y hacen de esta moto una opción muy recomendable.

Ver más

Prueba Royal Enfield Continental GT 650 2019

La Royal Enfield Continental GT 650 2019 es la versión más café racer, la variante más deportiva y la opción más emocionante frente a su hermana melliza, la Interceptor 650. Es cierto que se trata de la misma moto, pues llevan el mismo chasis, el mismo motor, los mismos frenos y los mismos neumáticos. Pero cuando te subes a ella, enseguida ves que es diferente, que es otra moto. Tus brazos están más abajo, tus pies algo más retrasados, el depósito es más alargado, y … sin quererlo, ya tienes ganas de encarar curvas y aún ni la has arrancado.

La Continental GT 650 2019 es la Continental definitiva, el punch extra que ofrece este bicilíndrico de 650 cc le otorga justo o necesario para disfrutar de una buena conducción deportiva por una carretera sinuosa. Evidentemente esto es más cansado, y algo más físico, pero por contra obtienes unas sensaciones mucho más dinámicas.

Chasis, frenada y comportamiento general es un calco de su hermana la Interceptor 650. El motor es el mismo, y su rendimiento también, aunque su entrega de potencia es ligeramente más puntiaguda. A pesar de ello no han empeorado las vibraciones a bajo régimen.

Su comportamiento en curvas se ve algo influenciado por esta nueva ergonomía, y es que, en curvas medias o rápidas, disfrutamos de una posición más atacante, que nos facilita una conducción más «espirituosa» como dirían los ingleses. En curvas lentas o tramos de paseo seguramente no sea tan agradecida como la Interceptor, quien juega un papel a la perfección en tales condiciones.

Enlazar una sucesión de curvas entre rectas con la Continental GT te transporta a la vieja inglaterra, te sientes con las mismas ganas de quemar gasolina y de llegar a donde quiera que llegues para simplemente aparcar en cualquier lado y contemplar la maquinaria en la que has venido rodando. No será la moto más rápida del mercado, ni la más cara, pero desde luego te transmite toda la esencia de lo que se define como motociclismo. tiene sus vibraciones, ni muchas ni pocas, tiene su reprís, tiene su estética, su diseño, tiene su posición deportiva, y tienes todos los caballos disponibles para un usuario del carnet A2.

Ver más

Conclusión y opiniones de las Royal Enfield Interceptor y Continental GT 650

Las Royal Enfield Interceptor y Continental GT 650 son la renovación de la gama roadster y cafe racer de la firma británica. Se alimentan ahora de un «nuevo» motor bicilíndrico lleno de personalidad, con un calado a 270º ofreciendo mismas sensaciones que un motor en V, y que funcionan a las mil maravillas, ganando en aspectos y campos donde antes no eran tan efectivas, y lo mejor de todo, sin renunciar ni sacrificar el encanto inherente a la marca, donde prevalece la conducción fácil, divertida, sencilla, descomprometida y tranquila.

Tanto la Interceptor como la Continental GT ofrecen todo esto, con una diferencia conceptual entre una y otra, ligada a una diferente ergonomía, pero con una misma base. La Royal Enfield Interceptor 650 es la roadster que todos queremos al fin y al cabo, cómoda, entretenida y con todo lo que una Royal Enfield significa: legado, motociclismo puro, calidad, y una estilo muy británico. La Royal Enfeld Continental GT 650 es un poco lo mismo, pero alimentando ese gen rebelde de los años 60, con una posición más encarada hacia delante y con un toque más «cañero». Definitivamente, dos grandes motos entre las cuales, solo tú, podrás decidir cual te gusta más.

Ver más

Galería de fotos Royal Enfield Interceptor 650 y Continental GT 650

Fotos acción Royal Enfield Interceptor 650 2019

Fotos acción Royal Enfield Interceptor 650 2019

Colores Royal Enfield Interceptor 650 y Continental GT 650

Colores Royal Enfield Interceptor 650 2019

Colores Royal Enfield Continentl GT 650 2019