Probamos la MV Agusta Dragster 800 RR SCS 2020

La MV Agusta Dragster 800 RR SCS 2020 llega al mercado con el curioso sistema de transmisión automática (semi-automática). Nosotros lo hemos probado y nos ha enamorado, junto a su motor tricilíndrico de 140 cv y su radical geometría, que logran una moto muy sensacional y diferente. A continuación te contamos nuestra experiencia y opinión con la Dragster 800 RR SCS 2020.


La MV Agusta Dragster 800 RR SCS en 5 tweets

  • Tricilíndrico repleto de par motor y mucho carácter.
  • Geometría muy deportiva y atacante sobre el tren delantero, lo que la convierte en una máquina extremadamente ágil... y nerviosa.
  • El cambio SCS automático te permitirá salir con una eficiencia perfecta.
  • Suspensiones y chasis con un tarado bastante firme, como toda buena MV Agusta.
  • En nuestro catálogo puedes ver en detalle la ficha técnica de la MV Agusta Dragster 800 RR SCS 2020.

La MV Agusta Dragster 800 RR SCS 2020 llega al mercado con el llamativo sistema de cambio "automático" SCS. Nos permitimos el lujo de entre-comillarlo debido a que, realmente no es automática sino más bien semi-automática, solo que con la peculiaridad de permitir engranar la primera velocidad en parado sin accionar embrague.

Las siglas SCS de esta versión con transmisión "automática" de la MV Agusta Dragster 800 RR responden a los términos "Smart Clutch System", y es lo que hace posible engranar la primera marcha en parado sin necesidad de accionar el embrague, y por tanto, poder salir desde parado sin necesidad de usar el embrague. En otras palabras, la MV Agusta Dragster 800 RR SCS es una moto donde, literalmente, el embrague no sirve para nada. A pesar de ello, MV Agusta no ha prescindido de la maneta y del mecanismo tradicional del embrague, pues a pesar de no ser necesario, siempre se puede seguir usando de manera convencional.

Esto es lo que principalmente diferencia la versión SCS de la gama Dragster 800 RR estándar, además de un paquete de colores más llamativos y la adhesión de unos distintivos propios del modelo.

Dicho esto, detrás de las siglas SCS nos encontramos con una Dragster 800 RR, una moto que ya de por sí ampara cierto elitismo y se desmarca de opciones más comerciales debido el alto nivel de acabados, la presente artesanía en todos sus componentes y el claro enfoque radical y deportivo, inherente a la marca italiana.

Equipamiento

Opinión

Lo mejor

Podría mejorar

  • Agilidad
  • Par motor
  • Cambio
  • Reverberación mecánica
  • Rigidez

Precio MV Agusta Dragster 800 RR SCS

El precio de la MV Agusta Dragster 800 RR SCS (N.D.) es algo superior al de su hermana la MV Agusta Dragster 800 RR (18.900 €) debido al cambio SCS.

De todos modos, obviando este aspecto técnico, que la sitúa en como moto única en el mercado, podríamos compararla con sus rivales más directos como son la Yamaha MT-09 SP (11.099 €), la  KTM 890 Duke R (12.549 €) o la Triumph Street Triple RS (12.550 €).

MV Agusta Dragster 800 RR SCS 2020

Ver más

Aspectos técnicos MV Agusta Dragster 800 RR SCS

La MV Agusta Dragster 800 RR SCS incorpora una serie de soluciones técnicas y electrónicas muy preciadas y dignas de ser analizadas, pero como se imaginan, es el cambio SCS quién se llevará toda la atención primaria.

Este cambio "automático" SCS que encontramos en la MV Agusta Dragster 800 RR SCS funciona de la mano con el sistema de cambio rápido EAS 2.1 de doble sentido (subida y bajada de marcha). Para ello MV Agusta ha colaborado con Rekluse y así adaptar su Radius CX, de este modo la MV Agusta puede salir desde parado sin precisar el accionamiento de la maneta de embrague.

La MV Agusta Dragster 800 RR SCS es un modelo que se basa en la MV Agusta Dragster 800 RR pero en esta ocasión añade el innovador sistema SCS Smart Clutch System que hace que no necesites cambiar de marcha manualmente. MV Agusta ha colaborado con Rekluse para adaptar su Radius CX a la moto italiana, con la que ahora no sólo puedes ir más cómodo sino también de manera mucho más eficaz gracias a que los cambios están configurados para que las salidas sean mucho más deportivas, difícil de imitar de manera manual.

El funcionamiento de este sistema de cambio automático SCS permite engranar cualquier marcha en parado (realmente para engranar cualquier velocidad que no fuera la 1ª o la 2ª, será preciso mover un poco la moto hacia delante/detrás... como sucede en cualquier caja de cambios convencional) y salir sin accionar la maneta del embrague, ya sea abriendo el puño del acelerador tranquilamente y sirviéndonos de la comodidad que ofrece, o abriendo gas sin contemplaciones para beneficiarnos de una sincronización perfecta de la maza de embrague y el juego de discos. Si optamos por esta opción debemos estar atentos, pues la moto tiende a levantarse con mucha facilidad.

Más allá de la novedad y fascinación del cambio SCS de la MV Agusta Dragster 800 RR, encontramos un motor de 3 cilindros de 798 cc, 140 cv y 87 nm de par motor. Como aporte tecnológico en este apartado motriz, encontramos un sistema de refrigeración por agua aceite, con dos radiadores separados y un sistema de encendido integrado MVICS 2.0 (Motor & Vehicle Integrated Control System) con 6 inyectores.

El chasis de la MV Agusta Dragster 800 RR SCS se mantiene fiel a la marca con un diseño tubular de acero de alta rigidez, acompañado de un sistema de frenado implacable con pinzas radiales Brembo de 4 pistones, doble disco delantero de 320 mm, bomba de freno radial y latiguillos metálicos. Para finalizar con la parte ciclo, encontramos una horquilla invertida Marzocchi de 43mm de diámetro, con tratamiento DLC y regulación en precarga e hidráulico. El amortiguador trasero Sachs también es ajustable en hidráulico y precarga, de tipo progresivo, anclado sobre un basculante monobrazo de aleación de aluminio. El conjunto se pesa en 168 kg, con una cortísima distancia entre ejes de 1.380 mm y un avance de 95 mm, unas cotas muy radicales.

Para finalizar encontramos una interesante electrónica, actualizada con 4 entregas de potencia, cambio semi-automático (al margen del embrague automático SCS), Control de tracción regulable en 8 niveles y ABS también regulable en 2 niveles.

Como curiosidad, la MV Agusta Dragster 800 RR SCS incorpora un neumático trasero 200 (200/50 - ZR 17 M/C (75 W) y 120/70 - ZR 17 M/C (58 W) delante).

Ver más

Prueba MV Agusta Dragster 800 RR SCS

Dejando atrás toda algarabía técnica, procedemos a nuestra primera toma de contacto con la MV Agusta Dragster 800 RR SCS, una moto con un nombre más largo que su distancia entre ejes, claramente. La moto es espectacular a primer golpe de vista, y aunque no sea de tu gusto, cautiva tu atención con la infinidad de detalles propios de la marca.

Nada más subirnos podemos comprobar que se trata de una moto made en Europa, para europeos. La Dragster 800 es una moto alta, bastante alta, sobre todo si tenemos en cuenta el resto de sus cotas. Las suspensiones son, a primer tacto, muy firmes, así como su embrague (innecesario) y la maneta de freno. Hay que añadir el radical tren delantero sin apenas avance y un manillar muy muy bajo, muy ancho y muy recto, que nos va dejando claro las intenciones de la moto.

Arrancamos y los 3 cilindros italianos empiezan a sonar con mucha fuerza. Es una moto Euro4, algo que solo se le permite matricular a marcas pequeñas cuya fabricación es inferior a cierto número de motos al año, por lo que, aunque la Euro4 ya supuso un importante impacto acústico y medioambiental, es bastante menos restrictiva que la Euro5 en ese aspecto. De hecho, uno de los puntos donde más ha "metido mano" la Euro5 a las motos es en la exigencia acústica del motor, lo que en otras palabras se podría definir como reverberación mecánica. Con la Dragster 800, como toda buena MV Agusta, es bastante alta. Hay a quien le guste, hay a quien no.. lo cierto es que es bastante presente, y aunque le imprime mucho carisma, puede resultar negativo con el uso extendido.

Evidentemente lo que más nos va a llamar la atención es el sistema de cambio SCS, pero sobre todo, la primera vez que lo probamos. Miguel de MV Agusta me comentó su funcionamiento y, a pesar de ello, la primera vez siempre dudas un poco y temes que la moto pegue "un golpe" y se cale de manera abrupta y violenta. Magia, te fías, y metes primera en parado sin embragar. Todo perfecto y bastante curioso. A ello se le suma la salida, la cual puedes hacerla también sin accionar el embrague, como si de un scooter se tratara, aunque con muchísimo más temperamento y fuerza. De hecho se precisa algo de pericia o tiempo hacerse al tacto, pues el embrague SCS sale enseguida y transmite todo el par del motor tricilíndrico sin apenas pérdida.

Salimos y empezamos a familiarizarnos con la Dragster 800 RR. Es una moto rígida y muy radical, tanto en su dureza general como en el tacto del motor así como en la geometría. La moto es una naked con un manillar, pero la posición es casi tan radical como una deportiva. La ergonomía va muy encarada sobre el tren delantero, un tren delantero que va clavado en el asfalto gracias a un ángulo de avance prácticamente vertical. Cualquier insinuación, y ese pedazo de manillar ancho y plano hará virar la moto con una velocidad y ligereza vertiginosa. Es una moto extremadamente ágil, para brazos fuertes pero manos hábiles. Por otro lado esto también repercute en cierto nerviosismo, no del tren delantero pero sí de su comportamiento en los cambios de dirección, que se hacen tan fácil que, a veces hay que andar con ojo y no "sobrevirar".

Otro detalle relativo a los giros, es su ángulo de giro, algo de poca importancia en motos como esta, pero que debe de estar presente cuando entremos en ciudad pues limita bastante su conducción urbana entre coches.

Pero volvamos a la carretera, donde la Dragster 800 marca el tempo y demuestra ser un arma muy eficaz. El cambio SCS se torna familiar a medida que van pasando los kilómetros y empiezas a descubrir lo divertido que es, sobre todo en las salidas, donde puedes "enganchar" todo el gas a fondo y la moto cobra un violento despertar lleno de adrenalina. Ojo también que, es una moto con mucho par motor y muy cortita, lo que se traduce en un tren delantero muy "ocioso", buscando mucho el cielo.

En marcha el cambio actúa como un cambio semi-automático, muy rápido, corto y preciso, con ligera resistencia al tacto pero sin llegar a ser "tosco". El motor estira sin problemas pero su zona de máxima eficiencia es la parte media del tacómetro, algo que con el cambio semi-automático se convierte en un arma muy eficaz. Me recuerda, en cierto modo, a la personalidad de aquellos coches de rally de antaño, tampoco mucho, donde la potencia y, sobre todo el par motor, entraba de golpe con un turbo ajustado para entregar todo lo que daba de manera rápida y temprana, junto con unas cajas de cambio secuenciales muy cortitas para "devorarse" los puertos de montaña.

El punto menos agraciado de la Dragster 800 RR puede venir cuando el asfalto no sea del todo firme o presente cierta irregularidad. Las suspensiones harán su trabajo, pero el tarado duro y deportivo que encontramos de fábrica nos hará sufrir un poco. Evidentemente se puede ajustar un poco la precarga y el hidráulico (rebote y compresión), algo que recomendamos encarecidamente incluso en asfaltos normales si no eres un piloto alto o corpulento, como es mi caso.

La frenada sería por el contrario otro de sus puntos más destacables, con una mordida inmediata y directa, muy precisa y potente. LA verdad que, poco más que añadir aquí, en carretera es imposible fatigarlo ni encontrarle un solo pero a este sistema de frenado firmado por Brembo en su totalidad.

Por último y no menos importante, la electrónica de la MV Agusta Dragster 800 RR es otro de los aspectos que, aunque resulta sencilla y escueta, funciona a las mil maravillas. Encontramos diferentes mapas de potencia, una gestión ABS con diferentes configuraciones, y un control de tracción ajustable en 8 niveles. El Control de tracción lo cierto es que, a partir del nivel 5 resulta muy intrusivo, por lo que estuve jugando entre el nivel 3 y 4... siendo el 3 el más indicado para uso deportivo por carretera y dejando los niveles 1 y 2 para circuito. Mencionar que no tiene control anti-wheelie y el control de tracción no realiza tal función. Por otro lado el ABS lo encontré muy permisivo, algo que me gustó mucho y que, considero que en una moto así es un ajuste perfecto, ya que no se trata de una moto para iniciados y, el usuario que la tenga ya debería saber frenar y poder sacar partido a todo el sistema Brembo. A pesar de lo poco intrusivo, lo ajusté en el nivel 1 donde encontramos más permisividad todavía en el tren trasero.

Ver más

Conclusiones y opinión MV Agusta Dragster 800 RR SCS

La MV Agusta Dragster 800 RR SCS 2020 es una moto significativamente llena de personalidad y sensaciones, no es una moto comercial ni carente de emociones. Con esto lo que quiero decir es que, se trata de una moto con una gran connotación subjetiva a la hora de emitir una conclusión. Es una moto rígida "de pelotas" pero que lo exhibe con gusto y orgullo, lo que provoca, a pesar de las incomodidades que atañe, una sensación positiva y divertida en el piloto. La geometría es muy radical y ello provoca también cierta "violencia" en una moto naked de media cilindrada, que precisará cierta experiencia al usuario.

Por otro lado, el cambio SCS es una maravilla de lo más curiosa y desconocida, que maximiza una de las virtudes de la moto que es su par motor, ofreciendo un arranque y una salida única en el mercado.

Mi opinión de la MV Agusta Dragster 800 RR SCS es muy positiva, aunque teniendo claro que tipo de moto es, su enfoque, sus limitaciones y, como no también sus puntos positivos. Es una moto muy deportiva, muy radical, con mucho temperamento y personalidad y con un sistema de cambio capaz de hacer sentir esos 140 cv como si fueran 180 cv fácilmente.

Ver más

Galería de fotos MV Agusta Dragster 800 RR SCS

Fotos acción MV Agusta Dragster 800 RR SCS

Fotos detalles MV Agusta Dragster 800 RR SCS

Colores MV Agusta Dragster 800 RR SCS

Deja una respuesta

Volver a la home