Opinión Kawasaki Z900RS

Lo mejor

A mejorar

  • La Z900RS parte de la base de la Z900 2017 pero se le ha dotado de mejoras técnicas y electrónicas, por lo que sube varios peldaños
  • Acelerador algo brusco al abrir-cerrar.
  • El precio, que está algo por encima de lo que habíamos pensado.

Kawasaki Z900RS 2018: Prueba en su presentación internacional

Hemos probado la Kawasaki Z900RS, una de las motos más esperadas de 2018 y el modelo con el que la firma japonesa entra de lleno en el segmento de las motos retro. Pero esta Z900RS llega cargada de argumentos, técnicos y de diseño, con los que podríamos decir que se convierte en un icono dentro de su catálogo y posiblemente una de sus motos más emblemáticas. Y es que la herencia que tiene este modelo la convierte en un auténtico icono.



La Kawasaki Z900RS en 5 tweets...

  • Hemos probado la Kawasaki Z900RS 2018 en su presentación internacional, lo que nos ha permitido conocer de primera mano una de las motos más esperadas de los últimos años.
  • Kawasaki ha desarrollado este modelo dotándolo de una destacada carga genética, lo que hace que la Z900RS sea un modelo icónico dentro de la marca.
  • A diferencia de la moto en la que se basa, la nueva Z900RS cuenta con soluciones electrónicas como control de tracción desconectable y un cuadro de mandos que mezcla la información analógica con una atractiva pantalla con bastante información.
  • Aunque su nombre indica lo contrario, esta moto es prácticamente nueva ya que, partiendo de la base de la Z900, ha recibido cambios de importancia en el chasis, en el motor y en la parte ciclo.
  • La nota discordante es la de su precio. Todas las expectativas (y nuestros cálculos) apuntaban a una cifra más económica. Aunque también es justo decir que es la moto Neo Retro más económica de su segmento.

Cuidado por el detalle. La Kawasaki Z1 de 1972


Durante la presentación internacional nos dieron dos conferencias para hablarnos de este nuevo modelo. Por un lado, nos presentaron este nuevo modelo, su significado, sus objetivos, sus particularidades técnicas… Vamos, lo habitual en estos casos.

Pero también tuvimos una charla muy interesante con Norikazu Matsumura, el responsable del diseño de esta nueva moto, que no tenía ni idea de inglés por lo que un compañero suyo nos hizo de intérprete.

Norikazu San es amante de los cactus, una afición algo extraña que define a este personaje. Nos contó que su pasión por los cactus se debe a que son tiernos por dentro pero fuertes y agresivos por fuera y que él, en cierta manera, se ve reflejado a sí mismo…

Más allá de su amor por las cactáceas, el señor Matsumura es un auténtico “freaky” de la Kawasaki Z1 de 1972, una moto que le apasiona. No sólo tiene una Z1 de la serie D1, sino que su otra pasión es hacer preparaciones sobre esta base.

Little things make a big difference


Lo mejor que le podría haber pasado a este modelo es que su responsable de diseño fuera un “freaky” entusiasta de este modelo, pues ha dotado a esta moto de un sinfín de detalles con los que ha logrado dar vida a una japonesa realmente especial.

Voy a empezar por uno que me encantó. El emblema situado en las cachas laterales de la Kawasaki Z900RS tiene el interior las letras pintadas y esta zona blanca tiene un acabado punteado que replica la textura que tenía el logotipo del depósito de la Kawasaki Z1 de 1972.

Se trata de una sutileza, pero indica el interés que han puesto en desarrollar una moto que sea capaz de exhibir la herencia de la marca y, viéndolas una junto a la otra, es impresionante ver el parecido que hay a pesar de los 45 años de diferencia que hay entre ellas.

El depósito es realmente la principal seña de identidad de este modelo; se ha hecho replicando las formas de la Z1 y gracias a ello las semejanzas entre ambas motos son espectaculares. Durante los tres días de la presentación, pudimos ver juntas la Kawasaki Z1 del 72 y la nueva Z900RS en innumerables ocasiones y te aseguro con con algunos metros de distancia tenías que fijarte bien para diferenciar cuál era cuál.

Su motor es obviamente otra seña de identidad. Con la Z1 Kawasaki dio un bombazo en el mercado, pues lanzó la primera moto de serie con motor de cuatro cilindros con sistema de distribución DOHC y, además, era la más potente y de mayor cilindrada del momento.

La Kawasaki Z900RS 2018 utiliza esta misma configuración y cilindrada, ofreciendo un tacto de motor y un sonido que podríamos decir que replica al de la Z1, aunque por motivos de peso, en el modelo actual se ha decidido prescindir de las espectaculares cuatro salidas de escape.

Otro bonito detalle es el pequeño colín que luce la Z900RS, un elemento decorativo que nos lleva hasta las motos de los años 70. Lo curioso es que esta fue una idea original de Kawasaki que se utilizó por primera vez en la Z1 y que se replicó mil veces en todo tipo de marcas y modelos.

Y es que, está claro que ya sea en la Z1 de 1972 o la Z900RS de 2018 que son los pequeños detalles los que marcan la diferencia, esos que convierten a esta japonesa en una moto tan auténtica como apasionante.

Si quieres saber mucho más de ella, sigue leyendo. Te contamos mucho más sobre ella y cómo va la nueva Z900RS.

Rivales y precio de la Kawasaki Z900RS

La nueva Kawasaki Z900RS viene a pelear en un segmento que ha crecido mucho en los últimos años. Las Neo Retro, motos vintage, clásicas –o como las queramos denominar–, que surgieron como respuesta a la tendencia de las preparaciones Café Racer, han ganado una importante cuota de mercado en los últimos años y muchas marcas han desarrollado modelos con los que reivindican su pasado de la misma forma que lo hace ahora Kawasaki con nuestra protagonista.

Si echamos un vistazo a sus rivales, la Honda CB1100 EX es su principal rival en lo que atañe a la configuración de su motor. Ambas cuentan con propulsores de cuatro cilindros, por lo que el comportamiento de ambas es suave y muy dosificable; quizá una parte importante del público que se sienta atraído por estas motos, valore especialmente este aspecto, pues los motores tetracilíndricos se pusieron de moda allá por los años ‘70-’80 convirtiéndose en un símbolo de deportividad.

En cualquier caso, la Honda CB1100 EX tiene unas prestaciones más contenidas y un comportamiento más sosegado, pues está concebida como una moto mucho más tranquila que la Z900RS. Por eso, habría que traer a colación la Honda CB1100 RS, una versión lanzada el año pasado y que adquiere toques más deportivos y actuales que la EX asimilándose más a lo que representa la Z900RS.

La chispa de esta Kawasaki está en que combina un estilo clásico con unas prestaciones modernas y soluciones electrónicas de penúltima generación. Por este motivo, una de las motos con las tendrá un enfrentamiento más directo es con la Yamaha XSR900, una moto que también toma una naked actual como punto de partida.

La Yamaha tiene un motor tricilíndrico que ofrece un comportamiento muy divertido, pero lo cierto es que este modelo no tiene una correspondencia directa con una moto histórica como sí sucede con la Z900RS.

En ese aspecto, la Kawasaki es una moto muy auténtica, pues es innegable que guarda muchas similitudes con la Z1 de 1972, algo que hemos comprobado en primera persona pudiéndonos subir al modelo original.

Y en lo que respecta a “autenticidad”, sus principales rivales son dos motos europeas, la BMW R nineT y la Triumph Thruxton.

La moto alemana cuenta con un poderoso motor bicilíndrico de 1.200 cc que ofrece 110 cv; se trata del primer modelo que llegó al mercado apostando por esta nueva tendencia y logró un importante número de ventas a pesar de tener un precio alto. Sin duda es una moto preciosa.

Pero si hablamos de autenticidad, estilo y herencia, quizá la moto de referencia es la Triumph Thruxton 2016, una moto que ha sido desarrollada recientemente pero que recurre a soluciones tan clásicas como las de las motos de los años 60. Tal y como pudimos comprobar en su presentación internacional, los británicos hicieron una obra de arte que ofrece prestaciones generosas y un funcionamiento impecable.

Como conclusión, la Kawasaki Z900RS 2018 es la moto que ofrece una mejor combinación de herencia de marca, prestaciones actuales y precio contenido (dentro de su segmento), así que si quieres gozar de una moto muy divertida que es “prima-hermana” de aquel modelo histórico de 1972, esta es tu futura moto.

Fotos estáticas de la Kawasaki Z900RS 2018

Ver galería completa (27 fotos)

Ver más

A los mandos de la nueva Kawasaki Z900RS 2018

Siempre hago hincapié en que una moto te tiene que enamorar cuando te bajas de ella y la ves desde lejos. Esto es algo fundamental que hará que disfrutes de ella durante mucho años, pero lo cierto es que estás sobre ella convives con una serie de elementos que serán casi tan importantes como ese flechazo que se siente cuando uno admira su propia moto.

Por eso siempre me gusta hacer un repaso a esta serie de elementos:

Cuadro de mandos de la Kawasaki Z900RS: Norikazu Matsumura, el responsable del diseño de esta moto dedicó una atención especial al cuadro de mandos. Los dos relojes analógicos guardan una gran similitud con los que utilizó la Z1 de 1972, pues tienen una forma similar, los números tienen la misma tipografía y las agujas se mueven con la misma correspondencia entre velocidad y rpm… Este nivel de detalle es algo que convierte a la nueva Z900RS en mucho más que una moto bonita.

Pero entre los dos relojes de la nueva RS se ubica una pantalla digital que nos ofrece más información de la que esperaba ver en esta moto. Además de lo básico (temperatura, nivel de depósito o cuentakilómetros), también tenemos la marcha engranada, la temperatura exterior, consumo instantáneo, consumo medio y el nivel de control de tracción seleccionado…
Sí, a diferencia de la Kawasaki Z900 2017, esta moto cuenta con control de tracción, un elemento que la diferencia respecto al modelo en el que se basa la RS.

Pero, ¿sabéis qué es lo mejor? Que en la piña izquierda cuenta con una botonera para manejar toda la información del cuadro, algo que se echa mucho en falta en modelos que han llegado recientemente al mercado de la mano de Kawasaki.

El resto de los elementos del cuadro de mandos están bien resueltos. Las piñas son sencillas y fáciles de manejar, aunque el material empleado no es muy vintage (digámoslo así). Por su parte, las manetas son regulables, un detalle que se agradece y que da cierto caché a este modelo.

Por último, los espejos retrovisores. Éstos se han diseñado a imagen y semejanza de los de la Z1, siendo muy parecidos y de tamaño similar. Los japoneses nos hablaron de este elemento destacando que en la moto de 1972 los espejos vibraban demasiado y era difícil ver lo que había por detrás, pero que gracias a la tecnología, en la nueva Z900RS este problema ha quedado resuelto…

Posición de conducción de la Kawasaki Z900RS: Tan importante es la información del cuadro de mandos como la posición que uno adopta cuando se sube a su moto y, en este caso, la Z900RS destaca por tener una posición de conducción que nos llamó la atención a varios de los compañeros que pudimos probarla en esta presentación.

Obviamente, se ha buscado una posición a los mandos que sea lo que se puede esperar de una moto clásica: manillar elevado y estribos bajos.

Pero esta posición requiere de cierta adaptación, pues en los primeros kilómetros sentí una mezcla de facilidad de conducción y falta de aplomo en el tren delantero que me llamaron la atención.

He de decir que las dos semanas anteriores a esta presentación tuve en mi garaje la Kawasaki Z900 2017 y tenía muy frescas las sensaciones de esta moto. Quizá por eso esperaba unas sensaciones algo menos neutrales y es que la posición de conducción que se tiene en la nueva Z900RS me resulta más parecida a la de una moto Trail que a la de una moto naked.

Esto no es nada malo, todo lo contrario. Se trata de algo peculiar, pues estamos muy acostumbrados a que las motos naked tengan una posición algo más agresiva y vamos más apoyados en el tren delantero. Esto para mí se tradujo en una sensación extraña en los primeros kilómetros.

También contribuye a reforzar estas sensaciones el hecho de que el manillar, alto y ancho, está anclado a una tija mucho más elevada. Eso sí, todo esto facilita tremendamente el manejo de esta moto.

Tras tres días probándola, no faltó una ruta plagada de curvas en la que rodamos a ritmo fuerte y a pesar de todo lo anterior, no te creas que la Z900RS no es capaz de ir como un auténtico misil. Todo lo contrario, si hubo alguna limitación, ésta fue la de los neumáticos, que nos iban avisando de que la combinación de ritmo alto y bajas temperaturas no eran muy de su agrado…

Ver más

¿Cómo va la Kawasaki Z900RS?

Cómo decíamos, aunque el nombre de este modelo indica lo contrario, son muchos los cambios que ha sufrido esta moto y el motor no se ha salvado. Éste tiene cambios tanto en lo que respecta a la mecánica, como a le gestión electrónica e incluso de diseño. Sí, diseño, porque la bancada de cilindros cuenta con un pequeño aleteo con el que de simula una refrigeración por aire, un detalle casi obligado en este tipo de motos que por otro lado guarda relación con el diseño del motor de la Z1 de 1972.

En lo que afecta a los cambios mecánicos, este motor tiene un nuevo cigüeñal y árboles de levas, que han sido modificados para ofrecer un tacto de motor más suave y tranquilo que el de la Z900 2017.

En lo que respecta a la gestión electrónica del motor, este motor cuenta con una curva de par y potencia que le hace perder 14 cv en la parte alta del cuentarrevoluciones pero que le permite ganar empuje en medios y bajos, algo que se agradece mucho y que hace muy divertida a esta clásica.

El chasis también tiene cambios, y no son pocos. Parte de la misma base que el de la Z900, sí, pero ha sido modificado en los tubos que conectan con la pipa de la direccion; se ha incorporado una pletina en la zona del eje del basculante donde antes iba un tubo y el subchasis -que va soldado- también cambia de forma. Por último, las tijas superiores son elevadas y están ancladas a unas botellas de horquilla de mayor altura que las de la Z900.

La unión de todo esto -Comportamiento del motor y nuevas geometrías- dan como resultado una moto fácil de manejar que también puede ser muy juguetona y es que, si te gusta levantar la rueda delantera, la Z900RS te lo pone realmente fácil, mientras que el control de tracción te ayuda a que la situación no se desmelene, pues te permite levantar la rueda un poco sin tener reacciones demasiado bruscas.

Rodando con ella a ritmo tranquilo todo es agradable y suave. Es una de las ventajas de recurrir a un motor de cuatro cilindros, que siempre han destacado por ser muy agradables y fáciles de manejar. Las suspensiones también ofrecen un comportamiento perfecto cuando se trata de rodar a ritmo tranquilo, siendo capaces de absorber las irregularidades del terreno con gran solvencia mientras ofrecen un buen comportamiento.

Durante la presentación tuve la oportunidad de sentarme en el asiento del pasajero y comprobar que ofrece una posición cómoda y un mullido generoso; la ausencia de asas para el acompañante hará que el ritmo deba ser tranquilo, pues la posición erguida no permite contrarrestar de forma natural aceleraciones bruscas y aquí aparece un aspecto mejorable de esta moto. El acelerador, cuando cortas y abres, ofrece una respuesta demasiado brusca; has de adaptarte a ello cuando circulas en ciudad y poco a poco le vas pillando el truco, pero si se trata de ir acompañado, habrá que tener un cuidado especial con esto. O eso, o adquirir el asa metálica que se ofrece como opción y que refuerza el aspecto clásico de esta elegante moto. Si es que, todo son ventajas… 😀

Por último, circulando a ritmo fuerte, aparece el ADN Ninja de esta moto. En 1972 Kawasaki lanzó una moto que se convirtió en la más potente y rápida del mercado, algo que ha quedado como seña de identidad de esta firma japonesa. Si bien es cierto que en este nuevo segmento Neo Retro, la Kawasaki Z900RS no es la más potente, ni la más rápida, ni la mejor equipada, también es cierto que posiblemente ofrezca el paquete más competitivo en lo que supone la combinación de herencia de marca y prestaciones actuales.

Pero todo esto no quita para que esta japonesa sea una excelente embajadora de la marca, pues pudimos rodar con ella a un ritmo bien rápido sacando casi todo el jugo que tiene y ya te confirmo que hay que tener “muchas manos” para acabarse esta moto, por lo que si estás pensando que una moto de estilo Neo Retro te puede quedar pequeña, posiblemente es porque aún no has probado la Z900RS.

Galería de fotos de la prueba de la Kawasaki Z900RS

Ver galería completa (38 fotos)

Ver más

Kawasaki Z900RS 2018. Opiniones y conclusión

A esta presentación internacional acudimos un grupo de cinco medios españoles y la opinión generalizada es que la nueva Kawasaki Z900RS es una de las motos más completas del segmento Neo Retro y quizá la opción más interesante de entre los modelos que vienen desde Japón.

Kawasaki ha dotado esta moto con una serie de exquisitos detalles que le dan un extra de glamour con el que es capaz de mirar por encima del hombro a otros modelos procedentes del país el sol naciente.

Pero también es cierto que en materia de diseño, detalles y herencia de marca, Europa siempre está un paso por delante y las propuestas de las marcas procedentes de Italia, Gran Bretaña o Alemania cuentan con una distinción que es difícil rebatir desde Japón.

Contra eso: prestaciones y tecnología, que aunque tampoco sean de última generación, sí permiten ofrecer un conjunto muy equilibrado y atractivo.

Desde mi punto de vista, la Kawasaki Z900RS es una moto que ofrece distinción y elegancia, todo ello en un paquete que, como buena japonesa, ofrece una gran fiabilidad mecánica. Sin duda, tiene una mezcla perfecta para ser una moto que exhibir con orgullo tanto entre aficionados al mundo de la moto como en eventos de en los que se requiera acudir “de etiqueta”.

Fotos Kawasaki Z1 1972

Ver galería completa (6 fotos)

Ver más

Galería de fotos de la Kawasaki Z900RS

Galería de fotos de la prueba de la Kawasaki Z900RS

Ver galería completa (38 fotos)

Fotos estáticas de la Kawasaki Z900RS 2018

Ver galería completa (27 fotos)

Fotos Kawasaki Z1 1972

Ver galería completa (6 fotos)