Kawasaki H2R«Piénsalo, el que te digan que te vas al circuito de Qatar a probar estas dos deportivas, es como si te toca la lotería. Obviamente, cuando me lo ofrecieron, no lo dudé ni un momento; vamos que si hubiera coincidido con el día de mi boda, la habría aplazado… Y es que después de esto un probador podría retirarse dando por satisfecha su carrera, como quien va a una olimpiada y consigue la medalla oro».

Por Manolo López Villaseñor / J.Benavente

Manolo López Villaseñor es uno de los habituales de nuestro sector. Una persona  que habrás visto en mil y una ocasión enredando por aquí y por allá en cualquier berenjenal relacionado con la moto. Dueño de un conocido taller mecánico de Madrid, colaborador de revistas especializadas y experimentado piloto probador, Manolo es uno de los que considero un buen amigo dentro de este mundillo de dos ruedas y con el que estoy contento de mantener una bonita amistad desde hace años.

En nuestra penúltima conversación me dijo que iba a ir a Qatar a probar las nuevas Kawasaki H2 y H2R y que pensaba comprarse la versión de calle tan pronto como pudiera hacerse con una de ellas. Así que esperé a que probase las motos, a que se comprara su nueva H2 y fui a visitarle para “invitarle a un café”.

Como era de esperar, mantuvimos una animada conversación que duró lo que tiene que durar una buena charla y tras deleitarme la vista con su nueva Kawasaki “turbo”, nos fuimos a la cafetería de enfrente a que me hablase de lo que fue la experiencia de rodar con una moto de más de 300 cv en el circuito de Qatar. Siendo consciente de su dilatada experiencia en este sector, me llamó muchísimo la atención la emoción con la que transmitía aquella vivencia, tanto, que en aquel momento me di cuenta que teníamos que contar esta experiencia con la misma intensidad con la que él lo transmitía

«Personalmente, tenía muchas ganas de ver esta moto en directo. Había visto muchas fotos y me habían hablado de su peculiar color; pero ni una imagen ni mil palabras son suficientes para describirla. Tras el primer contacto visual con la H2, nos explicaron todos los avances técnicos que tienen: el motor, su compresor, la horquilla, los frenos, su ABS… Pero a mí lo que más me interesaba era la curva de potencia, y no la de la H2R, sino la de la H2, porque poco después de aquella presentación tendría una en mi poder y, prácticamente con potencia que una ZX-10R, la gran diferencia tenía que estar en la zona baja del cuentavueltas…».

Kawasaki H2R - Acción Losail, Qatar

Kawasaki Ninja H2

Manolo ya tiene en su taller su joya sobrealimentada, una moto que probó con especial interés puesto que en aquel momento, aún a pesar de que la lógica apuntaba en línea recta, estaba a tiempo de cambiar de camino y abandonar la idea de adquirir la primera H2 que llegase a España.

Highlights técnicos

Marca: Kawasaki
Modelo: Ninja H2
Año: 2015
Cilindrada: 998cc
Potencia: 200CV
Peso: 238kg
Precio: 32.500 €
«Con la H2 salí a pista muy suave, no sólo para empezar con cuidado, sino para conocer cómo respondía desde abajo.

Fui enlazando curvas con tranquilidad hasta que vi la primera recta y ahí fui en busca de resolver la duda que me corroía desde que empecé a pensar en comprarme una de éstas. Esperaba mucho de ella y fue lo que encontré; en la parte baja y sobre todo en la zona media, que es donde normalmente se utilizan todas las motos de calle, esta H2 responde como si tuviese un motor de 1.400cc o más.

Tiene el peso de una ZX-10 pero en la zona media ofrece entre 25 y 30 cv lo que se traduce en una efectividad y unas sensaciones indescriptibles. Te hace salir de las curvas como si fueses un auténtico misil».

Prueba Kawasaki H2 - Losail Curva«Le pedí a Sergio Romero que me guiase durante un par de vueltas para conocer mejor el circuito, que es impresionante. Tiene curvas muy rápidas, una chicane rapidísima, el asfalto ofrece mucho agarre y nos cambiaban los neumáticos cada dos tandas. Más que probando una moto parecía que estábamos en un cuento de Disney».

–El chasis de estas nuevas Kawasaki ha dado mucho que hablar. Tanta potencia para un bastidor tan sencillo, da que pensar–.

«Sí, algunos han afirmado que esta estructura multitubular no podría ir bien, como si fuesen ellos los que se dedican a hacer chasis… Pero su comportamiento es impecable y, junto con el basculante monobrazo y la horquilla, forman un conjunto que responde de forma muy noble, ya sea en curvas muy rápidas o curvas lentas y a la hora de abrir gas a fondo, no titubea. Además, te deja corregir en mitad de la curva sin ningún problema  y en mi caso, que no conocía el circuito fue algo que me vino que ni pintado».

«La verdad es que, entre la potencia, la velocidad y que no me conocía el circuito, me encontré con una moto que te hacía sentir como un auténtico profesional. Para los frenos se ha utilizado un equipo completo Brembo de la mejor calidad que es capaz de frenar la moto con un solo dedo a velocidades superiores a los 300 km/h. Y tiene un ABS que te permite dar un zarpazo a la maneta de freno que hará que la moto se detenga en el menor espacio posible sin llegar a levantar la rueda trasera, lo que te asegura que llegarás a la curva en una perfecta línea recta».

«El control de tracción y los modos de conducción son una versión evolucionada la que utiliza la ZX-10R, ofreciéndote un control sobre la moto que te hace sentir muy seguro, tanto que con la H2 llegaba al final de la recta –que no es muy larga– a 300 km/h. Me intrigaba saber a qué velocidad llegaría con la H2R, pero en ese preciso momento sólo podía pensar en frenar a tiempo para evitar salirme recto, atravesar el desierto y llegar a otro país…».

 

Kawasaki Ninja H2R

Los comentarios de los asistentes a la prueba giraban en torno a la velocidad máxima que se podía alcanzar aquel día con la endiablada H2R, que cuenta con hasta 326 cv –310 sin la ayuda del RAM Air–, una estratosférica cifra que hizo que las quinielas apuntasen muy alto en este aspecto.

Highlights técnicos

Marca: Kawasaki
Modelo: Ninja H2R
Año: 2015
Cilindrada: 998cc
Potencia: 310CV
Peso: 216kg
Precio: 55.000 €
 «La sensación de aceleración en la recta es bestial mientras que los km/h suben de 15 en 15; pero no a 100 a 115, por encima de 240, parpadeo y veo 257, vuelvo a parpadear y son 281, me fijo de nuevo y ya marca 301, 316… En ese momento mi instinto de supervivencia me lleva a centrarme en la frenada, no vaya a ser que me tengan que ir a buscar al fin del mundo. Pero por sorpresa, me encuentro que, o suelto los frenos o me quedo parado antes de llegar a la curva. Y esto le sucedió al resto de los compañeros que probaron esta bestia que te lleva a unas velocidades en las que las referencias que manejas habitualmente ya no son válidas.
Es curioso, pero hay una curva relativamente lenta en Losail que se va abriendo hasta convertirse en una curva rápida. Salí de ella enlazando marchas, descolgado y abriendo gas poco a poco. Antes de darme cuenta, con el cuerpo aún descolgado, empecé a ir muy incómodo por la fuerza del aire; miré el velocímetro y ahí tenía la respuesta, iba por encima de 240 km/h, una velocidad que me invitaba a esconderme bajo el carenado. Así lo hice, aproveché para poner la moto recta, abrir gas a fondo y ¡bum!, una nueva explosión atómica. Poco después de aquello me alcanzó Sergio Romero cuando entrábamos en la recta de meta. Pensé en dejarle pasar al final de ésta y aprovechar para rodar tras él en la siguiente vuelta. Antes de llegar a final de recta se me ocurrió sacar el pie para indicarle que me adelantase y de aquí aprendí una lección que aún no me sabía: A 300 km/h, si sacas el pie de la moto, el aire parece tan denso como el aceite y hasta que no bajes de 220 km/h no recuperarás el control de tu propia pierna y podrás devolverla a su sitio…».

Kawasaki H2R - Losail curva2«Llegaba el plato fuerte. Con lo mismo en cuanto a frenos, chasis y suspensiones, pero con un motor a lo bestia. Mi mecánico sacó la moto del box con una sonrisita de “te vas a cagar” y, entre eso, los comentarios de la gente y el enorme estruendo que genera esta moto –más de 120 Db– salí a pista acojonado…

Salí con cuidado hasta que encaré la recta y ahí sí, empecé a engranar marchas con el gas a fondo de forma que la H2R empezó a empujar hacia adelante como si Dios me hubiese cogido de la mano para llevarme al fin del mundo».

–Fue suficiente. La envidia me invitaba a poner fin a aquella charla y, mientras pensaba en dar forma a este artículo, pagué el café y me puse la chaqueta. Pero Manolo tenía un último párrafo–.

«Cuando terminamos, parecía que nos habían dado chutes de adrenalina. A mí me recordó a cuando doy una vuelta a invitados en la ZX-10R Biposto en las carreras del CEV; algunos bajan con las pupilas dilatadas, manos temblorosas y no consiguen articular palabras… Pues aquí igual, sólo nos falto darnos abrazos, porque pocas sensaciones provocan tanta euforia como ésta. Ya sea tirarte en paracaídas, nadar entre tiburones o hacer puentin, creo que cualquier experiencia es poco comparado con esto. Ahora, el problema que tengo es que después de esta prueba todas las motos, por deportivas que sean, me parecerán utilitarias».

Kawasaki H2R - Lateral Losail, Qatar

 

Highlights técnicos

H2

H2R

Motor

4 cil. en línea.
998 cc.

4 cil. en línea.
998 cc.

Potencia máx.

200 cv a 11.000 rpm

310 cv a 14.000 rpm

Alimentación

Inyección electrónica

Inyección electrónica

Tipo chasis

Multitubular acero

Multitubular acero

Peso

238 kg

216 kg

Depósito

17 l.

17 l.

Velocidad máx.

300 km/h

350 km/h

Galería de fotos

Deja un comentario