Probamos la Husqvarna Vitpilen 701

Para llevar una Husqvarna Vitpilen 701 tienes que tener actitud Vitpilen: afilada e incisiva como si fueras por la calle empuñando una gran espada.


Like a SuperCar.

Supercar: A supercar is a luxury, high-performance sports car. The term is used for unusual and expensive vehicles.

–Deficinición de Supercar:
supercar es un coche deportivo de lujo y altas prestaciones. El término es aplicado a vehículos caros y poco habituales–.

Like a Supercar

¿Has visto alguna vez algún Supercar en directo? ¿Dirías que un Lamborghini Aventador SV o un Ferrari 812 Superfast tienen pinta de ser coches dóciles? No, ¿verdad?

Pues esa fue la impresión que tuve cuando me subí por primera vez a la Vitpilen 701. La de ir sobre una moto que no ha sido diseñada para alguien que busca comodidad o facilidad de conducción, sino para quien quiere subirse sobre una obra de arte que hable por sí misma.

Y la Vitpilen 701 cumple con nota esta premisa. Se trata de una moto que no deja indiferente a nadie y que atrapa miradas; incluso atrapa las miradas de todos aquellos que nunca detendrían sus ojos sobre una moto, que es lo que sucede cuando te cruzas con un Lamborghini o un Ferrari, que son capaces de poner los pelos de punta hasta al vegano más ecologista que hayas conocido.

Con este tipo de vehículos las prestaciones están en un segundo plano por muy espectaculares que estas sean y, obviamente, en este sentido no hay comparación entre nuestra protagonista y los supercars que he escogido para esta comparación… ¿O sí?

Quizá es más casualidad que otra cosa, pero la relación peso potencia de la Husvarna Vitpilen 701 se sitúa justo entre medias del Ferrari y el Lambo: 1.9, 2.0 y 2.1 kg/cv respectivamente. Una casualidad que también nos da una idea del enfoque que han querido dar desde Husqvarna a la que es la primera moto 100% de carretera desde que esta marca pasó a formar parte del grupo KTM AG.

Ver más

Naked Test

La Husqvarna Vitpilen 701 es una moto con el corazón 100% Ready To Race y esto significa que por mucho que sea una moto de diseño capaz de atrapar las miradas más exquisitas, también ofrece sensaciones dignas de un supercar.

Te preguntaba al comienzo tu opinión sobre lo que pensabas sobre los Supercars. Y Aún sin que hayas visto ninguno en directo en toda tu vida, apostaría mi dinero a que nunca definirías uno de estos “aparatos” como coches especialmente cómodos, ¿verdad?

¡Exacto! Pues algo parecido sucede con la Vitpilen 701. Husqvarna no ha puesto precisamente el foco en hacer una moto especialmente cómoda, sino una moto bonita –muy bonita–, divertida de conducir y con una posición a sus mandos que también habla por sí misma.

Sinceramente, no sería lo mismo –no tendría nada que ver– si hubieran elegido un cómodo manillar algo para ir con la espalda bien “erguidita”… No, para llevar una Vitpilen tienes que tener actitud Vitpilen: afilada e incisiva como si fueras por la calle empuñando una gran espada.

Y es que la traducción de su nombre significa espada blanca, un nombre con el que han bautizado a una moto que llega al mercado queriendo aportar un soplo de aire fresco y cortar de forma tajante con todo lo que había en el mercado.

Y desde mi experiencia creo que han clavado la espada en al punto más céntrico de la diana a la que han disparado. Para ejemplo, un botón; en nuestra oficina trabaja Borja, un compañero muy urbanita que no le ha prestado nunca la más mínima atención a las decenas de motos que ponemos delante de él a lo largo del año. Minutos después de llegar con esta Husqvarna le pillé haciéndose un “selfie” con la Vitpilen 701…

Ver más

Fotos de acción

Ver más

Fotos de detalles

Ver más