Probamos la Husqvarna Vitpilen 401, una naked A2 muy deportiva

La Husqvarna Vitpilen 401 es la respuesta a todos aquellos que busquen un diseño vanguardista, un concepto naked pero una conducción y experiencia deportiva. Nosotros lo probamos tanto por carretera como por ciudad y te contamos todos los detalles.


La Husqvarna Vitpilen 401 en 5 tweets

  • La Vitpilen es la Svartpilen pero con semi-manillares, una posición más deportiva y unas sensaciones más dinámicas.
  • Cuenta con el motor 390 de la KTM Duke y RC 390, un monocilíndrico repleto de par motor.
  • Posición elevada (mucha altura asiento) pro encarada hacia delante (mandos muy bajos).
  • Concepto cafe-racer pero bajo una estética moderna y vanguardista.
  • En nuestro catálogo puedes ver en detalle la ficha técnica de la Husqvarna Vitpilen 401.

La Husqvarna Vitpilen 401 es la hermana pequeña de la conocida Vitpilen 701, una moto con mucho carácter y limitable para usuarios del carnet A2, pero que puede intimidar a recién llegados a la cilindrada media. Para ello la marca sueca tiene esta opción más lógica y accesible, con el motor de la KTM Duke/RC 390 y con un diseño prácticamente calcado al de su hermana mayor. Por otro lado también encontramos su melliza, la Husqvarna Svartpilen 401, que también probamos hace tiempo, con la que comparte todo excepto neumáticos, ergonomía y concepto.

La Vitpilen 401 se trata de una moto ultra compacta, rígida y con mucha personalidad, además de un propulsor lleno de carácter. La posición a los mandos es radical y su estética muy rompedora. Así es como esta marca tan elitista busca marcar el segmento de baja cilindrada, con esta moto tan característica, compañada de su hermana melliza más campera, la Svartpilen 4o1.

Nosotros hemos decidido probarla tanto por ciudad como por carretera, donde su geometría ha demostrado ser una excelente moto deportiva, y a continuación te contamos todos sus detalles.

Equipamiento

Opinión

Lo mejor

Podría mejorar

  • Personalidad (motor y geometría)
  • Cambio
  • Diseño
  • Instrumentación
  • Asiento muy duro (y alto)

Precio Husqvarna Vitpilen 401

El precio de la Husqvarna Vitpilen 401 (5.459 €) se mantiene parejo al de su melliza la Husqvarna Vitpilen 401 (6.545 €),

El precio de la Husqvarna Vitpilen 401 (5.459 €) no lo conocemos aún pero será muy similar al modelo anterior. Para ubicarnos mejor debemos enfrentarla a sus rivales, tales como la Yamaha MT-03 (5.249 €), la nueva Honda CB300R (5.075 €), la Kawasaki Z300 (4.925 €), o la BMW G 310 R (5.350 €). Tampoco debemos olvidarnos de su "prima" la KTM Duke 390 (5.459 €).

Rivales Husqvarna Vitpilen 401

Ver más

Características técnicas Husqvarna Vitpilen 401

La nueva Husqvarna Vitpilen 401 2020 se mantiene muy similar al modelo anterior, sin apenas grandes cambios más allá de un nuevo esquema de color. Lo cierto es que sí hay un detalle que ha variado y es el diseño del subchasis trasero, ahora desmontable y 40 mm más largo.

La Husqvarna Vitpilen 401 2020 se actualiza con leves cambios, el motor sigue siendo el mismo, así como el chasis, pero ahora recibe un nuevo subchasis trasero desmontable y 40 mm más largo, para mejorar la ergonomía del pasajero.

En el aspecto puramente técnico, podríamos afirmar que se trata de una KTM 390 Duke pero con una carcasa exterior diferente, un diseño mucho más vanguardista y con una ligera modificación de la geometría para dar cabida a este concepto de moto naked con semi-manillares. Esto a su vez nos da una ergonomía mucho más radical.

Encontramos una moto con ABS, iluminación full LED, instrumentación digital (LCD blanco y negro) minimalista, neumáticos Metzeler M5, horquilla delantera invertida WP de 43 mm de diámetro regulable en hidráulico y precarga, monoamortiguador trasero regulable en precarga y un disco delantero único de 320 mm con pinza ByBre (By Brembo) de anclaje radial. Todo ello se recoge en 157 kg de peso y 44 cv de potencia máxima.

Ver más

Prueba Husqvarna Vitpilen 401

La Husqvarna Viptilen 401 es una de esas motos que comparte casi todo con otros modelos (Husqvarna Svartpilen 401 ó KTM 390 Duke) pero que al mismo tiempo resulta muy diferente a ellas. Lo fácil es compararla con su hermana la Husqvarna Svartpilen, una versión más campera con manillar más ancho y ruedas mixtas, pero lo correcto es evitarlo y analizarla por individual.

Si hubiese una forma de definir esta moto, al margen de su cilindrada es esa atmósfera "New Retro Wave" que emana solo con verla. Es moderna, diferente, muy visual, especial, llamativa ... desde luego no deja indiferente. Lo mejor de todo viene cuando te subes y la conduces. Es entonces cuando entiendes su diseño, su estética, su estilo ... ya que va en línea de su conducción; diferente, curiosa, con mucha personalidad, etc.

Así es la Husqvarna Vitpilen 401, una moto diferente, con una geometría excesivamente radical para una moto que tampoco tiene pretensiones ultra deportivas ni de circuito. Lo que está claro es que no es la moto más indicada para gente mayor o que sufra de la espalda, del cuello o de las muñecas. Al margen de este "pequeño" detalle condicionado por su ergonomía (fruto de la radical geometría), estamos ante una moto cuyas sensaciones se transmiten sin filtro, tanto en el ámbito dinámico, con esa geometría tan encarada sobre el tren delantero y esa posición de mandos tan abierta, como en el mecánico, con un motor pequeño pero repleto de par motor.

Arrancamos y percibimos cada pistonada del motor, en este caso como ya sabréis, un propulsor monocilíndrico de origen KTM. Das un golpe de gas y es como si estallaran erupciones volcánicas internas. Es el modelo 401, no el 701, pero no por ello se trata de una moto sosa o carente de temperamento. Una vez iniciamos la marcha vemos como el monocilíndrico respira mejor a medio-alto régimen, pero sin resultar inconducible a bajo regimen. El tacto del acelerador es muy directo, así como el del propio motor, que transmite de manera directa su potencial a través de una caja de cambios relativamente corta. El embrague es corto y deportivo, aunque tampoco goza de mucho privilegio pues el cambio es semi-automático.

Respecto al cambio de la Husqvarna Vitpilen 4o1, es capaz de subir y bajar de marcha sin embrague, pero además también permite hacerlo sin dejar de acelerar cuando queremos reducir, o sin la necesidad de mantener el gas abierto a la hora de subir de marcha, algo imprescindible en la mayoría de cambios de este tipo. No obstante, el tacto es algo vago e inexacto, además de un poco duro, pero sin duda alguna, es parte de su personalidad.

Respecto los frenos, la Husqvarna Vitpilen 401 mantiene su línea: tacto duro y directo, en este caso resulta muy positivo, ya que la pinza de anclaje radial ByBre se percibe como una prolongación de tu dedo índice (no necesita más que un dedo para frenar, auténtica mordida).

El chasis no iba ser menos, rígido en todas sus formas, así como las suspensiones, con un tarado relativamente firme de origen, aunque disponen de regulación. Esto propicia una conducción muy sensorial, con una gran cantidad de información sobre todo lo que está sucediendo, a costa de una pérdida de confort evidente. Notarás cada hojita de pino caduca.

Las curvas lentas se nos harán más cerradas de lo que son, las curvas medias serán todo una gozada y las curvas rápidas desearás tener algo más de potencia, ya que la estabilidad de la moto está muy por encima de las capacidades prestacionales del propulsor.

Su conducción por carretera abierta es perfecta, divertida y con muchas sensaciones, pero lamentarás cada kilómetro que no esté bien asfaltado. En ciudad no se hace tan incómoda como parece, ya que al tratarse de una moto pequeña y compacta se mueve con facilidad y navega con soltura entre el tráfico sin producirte fatiga. Quizá es la autopista el escenario donde más sufre, tanto moto como piloto. Su escasa o mejor dicho nula protección aerodinámica golpea de lleno, que unido a una posición radical, hace que si no te estás divirtiendo, la conducción sea muy sufrida. La autopista es más aburrida de lo que ya es con esta moto.

Más allá de todo eso, es una moto de corto alcance. Se puede viajar con ella pero no es lo más recomendable. Su consumo es ajustado (inferior a 4 litros de media), pero la capacidad de su tanque de combustible también (9,5 litros). Es una moto ideal para surfear la ciudad y para regatear los puertos de montaña.

Ver más

Opiniones y conclusión Husqvarna Vitpilen 401

La Husqvarna Vitpilen 401 2020 es una moto curiosa, diferente, llamativa, molona, muy molona, pero que busca un perfil de usuario joven y moderno, que no le importe sacrificar algunas comodidades a cambio de una experiencia de conducción mayor a la que ofrecen motos más comerciales. Exactamente es el antónimo de moto comercial. Emana una personalidad que no será apta para cualquiera, pero, aquellos que lo disfruten, lo harán en un estadío superior al resto de usuarios.

Mi opinión acerca de la moto es muy positiva si la entendemos como lo que es, ya que no se puede encarar de manera genérica. Es una obra de arte estética, una excentricidad dinámica y un despliegue de protuberancia mecánica propia de una marca como Husqvarna, esto es, muy directa y temperamental, incluso en la baja cilindrada.

Ver más

Galería de fotos Husqvarna Vitpilen 401

Fotos acción Husqvarna Vitpilen 401

Fotos detalles Husqvarna Vitpilen 401

Colores Husqvarna Viptilen 401

Volver a la home