Opinión Honda SH125 Scoopy

Lo mejor

A mejorar

  • Calidad de acabados
  • Innovación tecnológica
  • Consumos
  • Respuesta del motor.
  • Precio
  • Apertura del asiento

Primera prueba del Honda SH125 Scoopy 2017.

Hemos asistido a la presentación internacional del nuevo Honda Scoopy 125, un modelo histórico dentro de la marca japonesa que desde hace años pelea por ser una de las motos más vendidas de España y que ahora recibe mejoras dirigidas a reforzar lo que hace diferente a un Scoopy: el estar considerado como un modelo Premium.



La Kawasaki Ninja 650 en 5 tweets

  • El nuevo Honda SH125 Scoopy 2017 recibe mejoras con las que se reafirma cómo vehículo Premium.
  • Entre sus novedades, las luces de LED, el sistema de autoarranque Iddle Stop y la nueva Smart Key, son los gadgets más destacados del Scoopy 125.
  • Su motor ha sido modificado para superar la Euro 4 pero, en contra de lo habitual, logra un ligero incremento en sus suspensiones.
  • Desde que nació hace 33 años, sus señas de identidad han sido la plataforma plana y las ruedas de 16″, aunque esto último limita mucho el volumen del hueco bajo el asiento.
  • Todos los datos técnicos, precio, fotos e información sobre el nuevo Honda SH125 Scoopy 2017, en nuestro Catálogo de motos nuevas.

En ciudades como Barcelona, Roma o Florencia -donde hemos asistido a la presentación internacional-, moverse con un Scoopy se ha convertido en un símbolo de distinción, pero este fenómeno aún va más allá, pues desplazarse con una de las versiones clásicas de este scooter se ha convertido en una tendencia tan “cool” como utilizar una Vespa de los años 80.

Lo que ha logrado la SH es algo que muy pocos vehículos han alcanzado en la historia. Posicionarse como un símbolo de distinción a pesar de ser un vehículo para todos los días es algo con lo que sueña todo fabricante.

Es algo parecido a lo que logró Seat con el Seiscientos, el fenómeno del Mini, el exitazo mundial de la Vespa o el boom que tuvo el Vespino en nuestro país. Y digo algo parecido pues esto, por alguna extraña razón, sólo sucede en algunas ciudades donde el “Scoopy es el Scoopy”, sin más.

Por eso Honda nos llevó a Florencia donde sabia que si nos sacaban a pasear por la ciudad en plena hora punta podrían sacar pecho de lo que han logrado con la Scoopy.

Más allá de comprobar las ventajas que ofrece en la ciudad un scooter de rueda alta, estrecho y súper ágil que nos permitió sortear el caos circulatorio de la mañana, asistimos a lo que en ocasiones parecía una concentración monomarca -y monomodelo- en la que llegamos a coincidir en un semáforo con hasta cuatro generaciones distintas del Scoopy 125

Honda-SH125-Scoopy-2017-prueba-130Había tantos Scoopy por la ciudad que identificar cuál era nuestro grupo se convirtió en algo verdaderamente complicado, tanto que dos compañeros se perdieron y no aparecieron hasta pasado un buen rato.

El recorrido previsto por Honda también nos llevó por el casco antiguo de Florencia, lo que nos dió la posibilidad inmiscuirnos en una ciudad histórica y circular por calles que han visto pasar siglos de historia por encima.

Y como buena ciudad italiana, el pavimento era un también histórico empedrado que puso a prueba el correcto funcionamiento de las suspensiones del Scoopy.

Pero no todo fue recorrido urbano, pues también nos alejamos de Florencia para descubrir cómo se comporta en carreteras secundarias con alguna divertida zona de curvas.

Te lo contamos detalle por detalle.


Precio de la Honda SH125 Scoopy 2017 y sus rivales

Honda-SH125-Scoopy-2017-prueba-138El precio (3.389 €) de la Honda Scoopy 125 es otro de los aspectos que la caracterizan, pues es el modelo más caro de su categoría, y lo es por una generosa diferencia.

Pero Honda tiene claro que los que se acercan al histórico Scoopy no ven en el precio un factor fundamental y le prestan más atención -o al menos la misma- a aspectos como su consideración de scooter premium, a su calidad de acabados, sus innovaciones tecnológicas y a los beneficios inherentes de las ruedas de 16″ y la plataforma plana.

Pero el Honda Scoopy no está sólo en el mercado y tiene un buen número de rivales a los que enfrentarse. En primer lugar un modelo que no podríamos clasificar cómo rival, sino más bien como su enemigo íntimo el KYMCO Agility City 125 (2.199 €), que lleva dos años siendo la moto más vendida de España.

Junto al Agility, también pelea por el Top 3 el KYMCO Super Dink 125 (N.D.), dos scooter de la marca coreana que han conquistado el mercado con precios de derribo pero con excelentes calidades.

Volviendo al segmento de los rueda alta -pues el Super Dink no lo es-, el SYM Symphony 125 (1.949 €) tiene como carta de presentación un precio de aún inferior al de los KYMCO, logrando buenos resultados de venta pero bastante alejado del concepto Premium de la Scoopy.

En ese sentido, hemos de poner la vista en el Piaggio Medley, que con un precio de 3.229 €, también apunta muy alto. Y no podemos dejar de fuera de este análisis al Suzuki Address (2.249 €), que apuesta por un motor de 110cc y consumos bajísimos, o por el Peugeot Tweet (1.999 €), un modelo que también ha logrado una importante cuota de mercado.






Ver más

Diseño, novedades técnicas y gadgets de la Honda Scoopy 125 2017

El nuevo Scoopy 125 ha heredado las líneas de diseño del Scoopy 300, un modelo que nos enamoró por su excelente rendimiento. Pero aunque sea muy parecido a su “hermano mayor”, el SH125 2017 tiene detalles propios como su frontal estilizado por iluminación LED, su faro trasero con un diseño dibujado por LEDs que emula las líneas del frontal, o las formas redondeadas de sus plásticos que, dicho sea de paso, están diseñados para tener el mínimo número de uniones y así mostrar unos acabados más limpios.

Y lo cierto es que, aunque se trate de un pequeño scooter de 125, el Scoopy parece que va por la vida con la cabeza muy alta y con aires de superioridad, todo ello como consecuencia de su exquisito diseño y de las innovaciones tecnológicas con las que Honda ha equipado a este Scoopy.

  • Honda Smart Key: Probamos este sistema en la presentación del Scoopy 300, un sistema de llave inteligente que detecta tu presencia y hace innecesario que saques la llave del bolsillo para poner en marcha al Scoopy. Y aunque no parezca algo demasiado relevante, cuando te acostumbras al Honda Smart Key, te resulta algo muy cómodo. Como curiosidad a destacar, en estos momentos hay sólo tres modelos que utilizan este sistema: Scoopy 125, Scoopy 300 y nada menos que la Honda RC213V-S…
  • Iluminación por LED: Ni es algo realmente innovador, ni es una mejora que afecte a su rendimiento –salvo por el ahorro de trabajo del alternador–, pero tan sólo has de mirar al Scoopy 125 con las luces encendidas para entender que la imagen que transmite esta moto es súper atractiva y muy tecnológica. Honda buscaba desmarcarse en este sentido y lo ha hecho con mucho estilo.
  • Honda-SH125-Scoopy-2017-prueba-147ESP y Iddling Stop: Estos sistemas ya los incorporaba la versión anterior, por lo que no podemos tildarlos de novedades, así que lo agruparemos entre los gadgets, pues merece la pena hablar de ellos. El Idding Stop es un sistema de paro y arranque automáticos que permite un interesante ahorro de combustible cuando el motor está al ralentí más de tres segundos. Por otro lado, el ESP es un ingenioso sistema por el que, cuando el motor se apaga, el pistón siempre queda en el punto muerto superior –justo antes de la admisión– permitiendo que el arranque sea algo suave y casi inmediato.
  • Motor: Para superar la normativa Euro 4, Honda ha realizado cambios el este motor optimizando su rendimiento y a la vez logrando mejorar sus prestaciones –al contrario de lo que sucede con la mayoría de los modelos–, llegando hasta los 12 cv a 8.500 rpm. Por otro lado, el consumo se ha visto reducido y ahora el Scoopy es capaz de recorrer hasta 47,4 km por litro.

Ver más

Prueba Honda SH125 Scoopy 2017. Símbolo de distinción

Como decía al comienzo, Honda quiso demostrarnos que su nuevo Scoopy 125 es capaz de desenvolverse como pez en el agua hasta en el tráfico urbano más denso y dimos buena cuenta de ello.

La verdad es que es una gozada serpentear entre las filas de coches atascados con una moto como esta. Es estrecha, por lo que te mueves con mayor alegría entre los coches, pero también es muy estable, tanto que te permite a jugar con el equilibrio tratando de no echar el pie a tierra mientras te mueves entre los coches prácticamente en parado.

Este juego de equilibrio pone de manifiesto la facilidad con la que se maneja el Scoopy, aunque también te deja ver que su asiento está alto para todos aquellos que estén por debajo del 1,70 m. de estatura. El motivo por el que Honda hizo crecer la altura de asiento es para que debajo de éste fuese posible guardar un asiento integral, que actualmente entra, pero a lo justo.

La dificultad que se le presenta a Honda en este sentido viene del diámetro e sus ruedas, ambas de 16”, una característica que desde Honda señalan como una seña de identidad que, por el momento, no tienen intención de prescindir.

Honda-SH125-Scoopy-2017-prueba-015Otro de los aspectos que en Honda consideran que no puede faltar en esta moto es la plataforma plana, algo que conserva desde que en 1984 salió al mercado el primer Scoopy, el Honda SH50. Y lo cierto es que la plataforma plana ofrece una comodidad extra a la hora de bajarte o subirte de este scooter, sobre todo si lo haces muchas veces durante el día.

Sus ruedas de 16” son perfectas para pavimentos irregulares como  los que tuvimos en Florencia, donde los scooters con ruedas de 14” o menos habrán de pasar por verdaderos calvarios en según qué calles.

Pero lo cierto es que las suspensiones ofrecen un tarado algo más rígido del que creo que le convendría a esta moto. Sus ruedas de gran diámetro son perfectas para enfrentarse a las irregularidades del terreno, pero las suspensiones las traducían en golpes secos que hacían bastante incómodo el circular por zonas bacheadas. En definitiva, me hubiera gustado unas suspensiones con un comportamiento más “amable”.

El motor funciona con una gran suavidad, pero ofrece un enérgico empuje cuando acelera desde parado. En zonas urbanas en las que se circule hasta 80 km/h, el Scoopy se desenvuelve con soltura, pero cuando la carretera se alarga y hemos de circular con un mayor ritmo, esta japonesa denota un menor ímpetu y se echa en falta que llegue a velocidades cercanas a los 100 km/h con un poco más de rapidez.

Honda-SH125-Scoopy-2017-prueba-012El tramo de carreteras interurbanas que nos llevó por las afueras de Florencia, tenían algún tramo de curvas enlazadas que nos permitieron disfrutar de excelente paso por curva del Scoopy y de una gran agilidad cambiando de lado a lado. En este entorno, las suspensiones pasaron a ser uno de sus mejores aliados, pues este scooter se mostraba especialmente preciso en las trazadas.

Por último, no quiero pasar por alto el funcionamiento de los frenos que en el modelo que probamos tenía ABS –se vende en versión CBS, frenada combinada– , un sistema que entraba en acción algo antes de lo que me  hubiera gustado, sobre todo en el tren trasero. Para el tren anterior, hacía falta apretar la maneta con energía cuando tocaba frenar con consistencia. En conducción tranquila su funcionamiento es muy dosificable, pero cuando apretamos el ritmo se echa en falta una respuesta algo más contundente.

Ver más

Conclusiones y detalles de la prueba del Honda SH125 Scoopy 2017

Con la llegada del Honda SH125 Scoopy 2017, se pone de manifiesto que el fabricante japonés está haciendo hincapié en resaltar el carácter premium de este scooter de rueda alta. Y lo ha conseguido. Detalles como el nuevo frontal con los LED o la calidad general de los acabados dan esa imagen de vehículo ‘top’ y tecnológico. Pero más allá de la apariencia, su buen funcionamiento confirma las sospechas por su suavidad y gran respuesta. Nos gustaría sólo resaltar algunos aspectos que, en nuestra opinión, acabarían por pulir el modelo en próximas ediciones, como la potencia de frenada en la rueda delantera o la comodidad de las suspensiones, pero sobre todo, la calidad de la apertura del asiento y su bisagra, lejos del gran nivel de acabados del resto del Scoopy.

De lo que no hay duda es que el Honda SH125 2017 es un nuevo paso adelante dentro de la saga Scoopy, un nombre que es ya una marca en sí misma dentro de la casa Honda equiparable a otros mitos como Fireblade o Africa Twin. Este último modelo demuestra que es un scooter de rueda alta que está un paso por delante del resto y que, a pesar de tener un nivel y un precio premium, se mantiene en las posiciones más altas de ventas, algo muy difícil de conseguir frente a sus rivales cada vez más competitivos.

Ver más

Galería de fotos del Honda SH125 Scoopy 2017

Ver más