Opinión

Lo mejor

A mejorar

  • -Nuevo diseño
  • -Suspensiones mejoradas
  • -Comportamiento del motor
  • -Consumo y mantenimiento
  • -Peso y agilidad mejorables
  • -Ausencia de indicador de marchas
  • -Manejo del cuadro de mandos

La Honda CB500F es la moto más vendida de la firma japonesa y en 2016 ha recibido una serie de mejoras que, no sólo refuerzan su posicionamiento, sino que la hacen mucho más atractiva. La probamos en la presentación internacional llevada a cabo en Sevilla, ¿Quieres saber cómo va la CB 500? Aquí te lo contamos…

En 5 tweets...

  • La nueva Honda CB 500 2016 ha recibido un atractivo rediseño que tan sólo deja el guardabarros delantero sin modificaciones.
  • Las suspensiones regulables y la nueva salida de escape son sus principales cambios mecánicos.
  • Aunque ahora tiene una imagen más deportiva, sigue siendo una perfecta e inagotable moto para el día a día.
  • El motor es muy juguetón, algo que hace que esta moto tenga un comportamiento divertido. Una chispa de emoción para una moto muy coherente.
  • A sus mandos te encuentras con una moto dócil y fácil que te invita a pasar un buen rato jugando con el cuentavueltas y su revisada caja de cambios.

Refrescando la memoria


Honda CB500 F 2016 vs Honda CB500 F 2014

También tuve la ocasión de asistir a la presentación internacional de la anterior versión de esta moto, así que empezaré por refrescar un poco la memoria recordando las características que definían al modelo anterior. La CB500F, perteneciente a la gama CB500, nació en época de crisis y trataba de dar respuesta a las necesidades de ese momento.

El consumo de combustible que ofrecía –y sigue ofreciendo– es casi ridículo, mientras que el mantenimiento que requiere es también ínfimo. Aún así, Honda quiso darle una chispa de emoción a su funcionamiento y diseñaron una curva de potencia que invita subir de revoluciones y a jugar con el cambio de marchas.

Highlights técnicos

Marca: Honda
Modelo: CB500F
Año: 2016
Cilindrada: 471cc
Potencia: 47CV
Peso: 192kg
Precio: 5.799 €

Este comportamiento alegre y deportivo del bicilíndrico japonés no se veía reflejado en el diseño de la versión anterior. Digamos que nos encontrábamos a un lobo bajo una piel de cordero. Por eso me encantó saber que Honda había cambiado las líneas de diseño de esta moto adoptando ahora una imagen más dinámica y agresiva.

El faro es ahora más impactante y cuenta con luces de LED que le dan un aire mucho más actual. El depósito es ahora más anguloso –y de más capacidad– y las tapas laterales tienen un diseño más agresivo que va en línea con el colín, que también ha sido rediseñado.

Por último, el motor ha quedado mucho más al descubierto, abandonando las dos enormes y poco agraciadas tapas de plástico negro que ocultaban media moto en la anterior versión.

El cambio ha sido para MUY bien; ahora es mucho más bonita y tiene un estilo mucho más acorde a lo que deberías esperar de ella.

MT-07 vs. CB500F vs. 390 Duke


Prueba Honda CB500F 2016 02


Su precio es otra de sus ventajas, sobre todo si miramos los rivales contra los que se podría medir. Se sitúa por debajo de los 6.000 euros –con ABS de serie– por lo que tomando este dato como referencia, vemos que pelea de forma directa contra la Yamaha MT-07 (5.899 €), una moto que por prestaciones es muy superior a la Honda. Pero la Yamaha tiene un problema, que para ser compatible con el A2 ha de ser limitada…
Por este motivo hemos de enfrentar a la Honda CB500F con la KTM 390 Duke (4.950 €), que es por concepto la moto A2 más cercana; y en este enfrentamiento la Honda tiene mucho que decir por prestaciones y por tener un mayor empaque.

Ciertamente, ni la Yamaha ni la KTM son rivales muy próximas, por lo que si buscásemos motos más cercanas a la CB500F, tendríamos que mirar a sus hermanas gemelas la Honda CB500X o la Honda CBR500R, que son algo más caras, pero tienen prestaciones muy parecidas aunque sus con orientaciones algo diferentes.

¿Que viene el lobo?


Prueba Honda CB500F 2016

Antes decíamos que lobo se había abandonado la piel de cordero mostrando ahora una cara más agresiva, aunque tampoco nos podemos llevar a engaño y pensar que estamos ante una moto radical.

La CB500F 2016 no cuenta con una cifra de potencia desorbitada ni es un alarde de ligereza; es una moto correcta, lógica, dócil y fácil de manejar, que además cuenta con una chispa de alegría en su propulsor.

Tanto la potencia como el par máximo se encuentran en la zona alta del cuentavueltas –a 8.500 y 7.000 rpm respectivamente–. Esto es algo que invita a estirar las marchas y jugar con el pedal del cambio, lo que hace que la conducción sea más dinámica y divertida. Este comportamiento unido a una cifra de potencia razonable hacen que esta sea una moto perfecta para aprender a pilotar sacando todo el jugo a su propulsor.

Las suspensiones son ahora regulables y algo más cómodas que las de la versión anterior. Si subes el ritmo y le aprietas las tuercas a esta japonesa, verás que el comportamiento de la horquilla y el amortiguador no son su principal virtud. Cuando le exiges más de la cuenta, su comportamiento es algo seco, aunque la posibilidad de regularlas hace que ahora sean más capaces de adaptarse a diferentes estilos de conducción.

Los frenos están encomendados a un solo disco frontal y a otro trasero de 320 mm y 240 mm respectivamente. Cumplen con su cometido con solvencia y aunque realizamos un recorrido muy revirado, en ningún momento llegué echar en falta más potencia de frenada.

El tapón del depósito cuenta con bisagra, un cambio que podría decirse que no es muy significativo… Aunque si le preguntas a cualquier usuario de la versión anterior de cualquiera de las CB500, seguro que esta sería una de las principales mejoras que pondría en su moto.

600 curvas con la Honda CB 500 2016


Prueba Honda CB500F 2016

Para la presentación de esta moto, Honda nos llevó a Carmona (Sevilla), desde donde partimos para cubrir una ruta llena de curvas en la que lo pasamos en grande con esta Honda CB500F 2016.

Tan suave y dócil como juguetona, esta moto se presta al disfrute. Estoy seguro de que si hubiésemos realizado este recorrido tan revirado con una moto de unos 100 cv, no hubiera disfrutado ni la mitad de lo que lo hice con esta japonesa y eso refuerza la idea de que esta Honda es una perfecta moto-escuela para aquellos que quieran dar el salto a motos las de gran cilindrada pasando por un divertido término medio.

Tras brindarle tantas alabanzas al nuevo diseño de la Honda CB 500, hay un aspecto que he de cirticar y que afecta a su comportamiento. El neumático delantero que se ha elegido, un 120/70-17, le da un poderoso aspecto a esta japonesa gracias a la anchura de éste, pero la hace un poco más torpe en cambios de dirección. Esto, sumado a sus 192 kg en orden de marcha, hace que esta japonesa no cuenta con una gran agilidad entre sus características dinámicas.

Puestos a destacar aspectos que se podrían mejorar, creo que un indicador de marchas no debería faltar en una moto como esta. Si el motor ha sido concebido para que se busque la potencia en la parte alta del cuentavueltas y que esto te invite a jugar con el cambio, un indicador de marchas habría redondeado muy bien el concepto.

Y puestos a pedir, me encantaría que en la piña izquierda tuviera los botones para manejar la información del cuadro de instrumentos, que están en un lateral de éste. El cuadro de mandos, que es igual al del modelo anterior, tiene indicadores de consumo instantáneo y consumo medio, una información que, de no ser necesario tener que estirarse hasta el cuadro para seleccionarlo, sería muy interesante poder ir comprobando estos datos durante la ruta.

Como decía al comienzo, tuve la oportunidad de asistir a la presentación internacional de la Honda CB500F de 2013 y ahora, tres años después, he podido comprobar que esta japonesa sigue teniendo intactas sus mayores ventajas, que refuerza algunos de los aspectos mejorables y que, aunque podría recibir cambios para afinarla un poco más, es una elección perfecta para quien busca una moto tan divertida como dócil.

Equipamiento

  • Casco: Scorpion EXO-920
  • Chaqueta: Tucano Urbano Short Jacket Pol 
  • Pantalón: Dainese Bonnevile
  • Guantes: Alpinestars GT-S X-Trafit
  • Botas: Dainese Street Rocker

Prueba Honda CB500F 2016. Galería de fotos