¡Probamos la Harley-Davidson Fat Bob 114!

Cuando te gusta el mundo custom pero también las motos con buenas prestaciones puedes tener un problema. Sin embargo, la Harley-Davidson Softail Fat Bob 114 combina ambos mundos con maestría para colmarte de sensaciones. Una máquina que sorprende por su comportamiento dinámico y que podría entrar a rivalizar con las actuales muscle bikes. Te contamos sus secretos en esta prueba.


La Harley-Davidson Fat Bob 114 en 5 tweets

  • Su gran motor de 1800 CC es una máquina de sensaciones fuertes
  • Frenos y suspensiones mejorados capaces de soportar perfectamente las inercias del 114.
  • La sensación sobre ella es inigualable.
  • Información de display y electrónica muy justa.
  • Si quieres más información de esta moto, entra en la ficha técnica de la Harley-Davidson Fat Bob 114.

La Harley Davidson Softail Fat Bob 114 es el nuevo expreso de media noche, si eres de los que te gustan las motos por sus prestaciones pero, además, eres un apasionado del mundo custom, puedes tener un problema. No son muchas las opciones en el mercado que sean capaces de ofrecerte sensaciones fuertes, dinamismo en carretera y que a su vez que mantengan la línea y geometrías de una moto con la que sueñas recorrer la Ruta 66.

Sin embargo, Harley-Davidson ha pensado en este tipo de clientes, que no son pocos, y con su Fat Bob 114 ha dado en el clavo. Harley-Davidson ha dado en el clavo con su Fat Bob 114. Este concepto hacía buena falta en la casa americana y los resultados no han tardado en llegar ya que desde su lanzamiento hace un par de años ha visto como tanto los clientes de siempre como los que llegan a la marca de primeras quedan totalmente seducidos.

Y no es para menos porque en este modelo tenemos los ingredientes del cóctel definitivo para disfrutar con mayúsculas. Hemos gastado varios depósitos sobre este mastodonte del asfalto para contarte sus claves. Aquí te las desgranamos…

Equipamiento pasajero

Opinión

Lo mejor

Podría mejorar

  • Sensación a los mandos
  • Comportamiento global
  • Frenada
  • Manejo en parado
  • Confort acompañante
  • Sin control de tracción

Precio de la Harley-Davidson Fat Bob 114

El precio de la Harley Davidson Fat Bob 114 (18.800 €) es 830 euros más caro que su modelo anterior, algo que mejora su asoecto calidad precio debido los cambios que se han implementado, no obstante sigue siendo una custom de alto nivel y cuyo precio la hace más exclusiva.

Para ubicarla mejor respecto sus rivales debemos echar un vistazo modelos como la Indian Scout Bobber (13.990 €), la Yamaha XV950R (9.899 €) o la Triumph Thunderbird Storm (17.500 €). Ducati XDiavel (19.440 €) también podría considerarse, desde cierto punto de vista, un rival para la Fat Bob, y es la única que la supera en precio.

Rivales Harley Davidson Fat Bob 114

Ver más

Aspectos técnicos Harley-Davidson Fat Bob 114

Bajo ese aspecto imponente de moto de “bad boy” se esconde un trabajo muy fino del departamento de desarrollo de Milwaukee. Un chasis de tubo de acero Softail que renuncia al doble amortiguador y opta por uno central Showa mucho más efectivo y ajustable. Este bastidor gana varios enteros en ligereza y rigidez respecto a los modelos anteriores y, lo más importante, hace a la moto mucho más manejable en marcha. La suspensión delantera es una portentosa horquilla invertida, también de la casa japonesa, que trabaja de manera sobresaliente.

Sí son 296 kg. Pero quien compra una Harley-Davidson sabe que los kilos no son un problema, más bien son parte del encanto. De hecho, su novedoso propulsor Milwaukee Eight de 1800 cc (114) no es precisamente liviano, tampoco lo pretende. Eso sí llega con importantes mejoras que lo hacen más suave, más eficiente y con menos vibraciones a cualquier régimen (refrigeración mixta aire-aceite y culata multiválvulas) pero, eso sí, con un empuje salvaje gracias a un par de camión (155Nm a tan sólo 3.000 rpm) y a unos generosos 93 CV. Tal vez los amantes del sonido más puro de la marca queden un poco decepcionados porque queda bastante suavizado con los escapes adaptados a las nuevas normativas europeas, pero su comportamiento suple con creces este detalle.

No podemos olvidar que esta Fat Bob viene calzada con unos neumáticos muy peculiares: Dunlop H-D Series D427. La medida es de 16 pulgadas en ambas llantas con unos balones de 150 delante y 180 detrás. Pero lo curioso de estas gomas es su dibujo profundo que le da cierto toque trail sin serlo, y que le otorga un comportamiento en asfalto para nuestro gusto excelente.

El apartado de frenada es importantísimo en una moto de estas características. Pesada y a la vez rápida, es necesario contar con gran potencia en la mordida para detenerla donde y cuando deseemos. Delante lleva dos grandes discos de 300 mm mordidos por pinzas de 4 pistones y detrás una pinza de doble pistón para disco de 292 mm. Esto sumado a sus ruedas de enorme balón con una buena superficie de apoyo sobre el asfalto hacen que la frenada sea muy poderosa. Como en esta H-D es todo a lo grande, si tienes manos pequeñas llegarás al freno con la última falange, pero igualmente será efectiva

Ver más

Ver más

Prueba Harley-Davidson Fat Bob 114

Como puedes ver en las imágenes es una moto en la que todo es a lo grande. Cuando te subes a ella solo puedes verificarlo y sentirte como un verdadero “macho alfa”. Manillar plano y anchísimo, puños gordos, piñas robustas, manetas XL, neumáticos de balón, gran horquilla, estriberas poderosas, enorme faro delantero full LED, asiento ancho y confortable… Curiosamente todo esto contrasta con su pequeño depósito de combustible (13,5 litros) e instrumentación minimalista.

Meter primera es como disparar un revolver. Un sonido que te recuerda que estás en una H-D y que la precisión no está reñida con los conceptos clásicos de la casa. Porque el cambio es uno de sus puntos fuertes. Funciona de manera excelente y además tiene un escalonamiento muy acertado. Bien es cierto que con su enorme par no es necesario cambiar constantemente, ya que empuja con fuerza casi en cualquier marcha y puedes salir desde parado prácticamente en tercera velocidad. Disfrutarás jugando con el cambio, sin duda, pero ¡ojo! en las reducciones fuertes notarás que se bambolea del tren trasero.

La Fat Bob 114 acelera mucho. Tiene un 0-100 demoledor al más puro estilo dragster. Acelerar sin perdón desde parado hará que la rueda trasera chirríe y salgas catapultado con la sensación de estar arrancando el asfalto a tu paso. Aquí no hay control de tracción. Old school, amigos. A partir de los 130 km/h el viento te incomoda demasiado ya que la postura de conducción es súper abierta de brazos y piernas y eres una vela humana. Tenlo en cuenta a la hora de hacer kilómetros. En este aspecto tiene un punto a su favor y es que a pesar tratarse de una moto de grandes dimensiones tiene un consumo que rara vez superará los 6 litros, haciendo medias con un uso lógico de en torno a los 5 litros.

Dinámicamente la moto es correcta siempre que sepas lo que llevas entre manos. Debes anticipar mucho las curvas e ir bien colocado con antelación. Es una moto que va por su sitio si tienes claro cuál es “su sitio”; es un trabajo previo que debes tener en cuenta para rodar cómodo con ella. Los estribos están adelantados y tardan en tocar, cosa que se agradece si eres “calentón”. Sus enormes Dunlop agarran más de lo que puedes creer al ver su dibujo. Si llevas bien las presiones como indica la casa encontrarás en ellos un aliado perfecto para tus inclinadas y frenadas fuertes.

Sorprendentemente su conjunto de suspensiones de tamaño colosal tiene un tarado muy equilibrado y te permiten ir cómodo a cualquier ritmo. Rodando de paseo son confortables, pero a su vez firmes en cuanto exiges un poco más a la parte ciclo. La puesta a punto de Showa es de nota.

En cuanto al pasajero… avísale de que se agarre a ti. La posición del asiento tiene una ligera caída hacia atrás y con el enorme par que tiene la Fat Bob es posible que quede sentado en el suelo al primer golpe de gas. Por último, me gustaría recalcar que si la usas en verano y, especialmente por ciudad, notarás que de su gran motor emana un calor tan grande como la misma moto.

Ver más

Conclusiones Harley-Davidson Fat Bob 114

Podrías estar ante tu moto ideal si eres una persona a la que le gustan las motos voluminosas y que a su vez que aporten una buena dosis de sensaciones. Si eres amante de la marca Harley-Davidson pero en tu radar también están las motos musculosas y de altas prestaciones. Si te valoras la exclusividad y tener una moto seductora y personalizable.

Si crees que lo clásico y lo moderno pueden estar en un mismo concepto, si disfrutas sintiendo el aire en el pecho y si el precio no es un inconveniente a la hora de tomar una decisión….

Ver más

Galería de imágenes Harley-Davidson Fat Bob 114

Fotos acción Harley-Davidson Softail Fat Bob 114

Fotos detalles Harley-Davidson Softail Fat Bob 114

Ver más

Colores Harley-Davidson Fat Bob 114

Deja un comentario

Volver a la home