Nuestra opinión tras probar la nueva Harley-Davidson Pan America 1250 y Pan America 1250 Special

Para descubrir todas las capacidades de la nueva Harley-Davidson Pan America 1250 y poder contarte nuestras impresiones, asistimos a su presentación oficial en Valencia, donde pudimos comprobar de primera mano de qué pasta está hecha esta maxitrail, la primera de su segmento fabricada en Estados Unidos.


La Harley-Davidson Pan America en 5 tweets

  • Harley-Davidson se lanza al mercado de las maxitrails con una apuesta muy digna que parte desde los 16.990 € y 19.600 € su versión Special.
  • Es la primera en basarse en el motor Revolution Max, un nuevo bicilíndrico de 1252 cc y 150 cv.
  • La electrónica forma una parte fundamental, incluyendo un despliegue completo a la altura de sus competidoras.
  • La Pan America 1250 Special se caracteriza por incorporar un sistema de suspensión semi-activa firmada por Showa, que incluye el novedoso sistema ARH que modifica la altura de la moto en parado.
  • Para consultar sus datos completos, te invitamos a visitar la ficha de la Pan America 1250 y la Pan America 1250 Special en nuestro catálogo.

"WTF" son unas siglas que seguramente te sonarán, una expresión anglosajona un tanto vulgar muy sonada en el cine, pero que suele suavizarse en el doblaje al castellano con un «¡¿Qué demonios?!». A más de uno se os pasaría algo similar por la cabeza al ver la primera foto del prototipo de la Harley-Davidson Pan America –y a muchos americanos seguro que el "WTF" se les quedó corto–. Desde luego no ha pasado desapercibida ni, por supuesto, Harley tenía previsto que fuera una trail más del montón. Eso quedó claro desde el primer momento pero, ¿está a la altura de sus competidoras? Bueno, eso es lo que hemos venido a comprobar.

El segmento maxitrail se ha convertido poco a poco en la punta de lanza de cada marca, prácticamente a la par que la categoría de las superdeportivas, donde el despliegue tecnológico y rendimiento en competición mide el músculo de cada fábrica. Aún no hay una competición mundial que exhiba las capacidades de estas viajeras, pero desde luego que el despliegue tecnológico, el gran aumento de la demanda –y por supuesto un incremento considerable de los precios desde los últimos 15 años– hacen que el mundo maxitrail se haya convertido en un pilar indispensable para las principales fábricas.

Harley-Davidson ha querido hacerse su hueco en este sector con el lanzamiento de la nueva Pan America, anunciando una moto digna de pelear con iconos de la talla de “las GS y Multistradas”, pero eso sí, manteniendo la seña de identidad de la fábrica americana. Esto ha suscitado muchas dudas, tanto entre los amantes del trail como en especial entre los seguidores más puristas de la marca. Parece que se está convirtiendo en tradición que los nuevos lanzamientos de Harley-Davidson –véase el revuelo que causó su moto eléctrica, la Livewire–, pero si me seguís en estas líneas os explicaré cómo mi “WTF” inicial ha cambiado su tonalidad escéptica hacia unos matices de sorpresa aderezado con toques de alucine en colores.

Equipamiento

  • Casco: O’neal Sierra
  • Chaqueta: Acerbis CE Discovery Safary
  • Pantalón: Acerbis CE Discovery
  • Guantes: Acerbis CE Carbon “G” 3.0
  • Botas: TCX Baja Gore-tex

 

Opinión

Lo mejor

Podría mejorar

  • Suspensión electrónica
  • Motor suave y muy lleno
  • Confort
  • Legibilidad del display
  • ABS no desconectable en campo
  • Sin quickshifter

Precio y rivales de la Harley-Davidson Pan America 1250

Con el lanzamiento de la Pan America, Harley-Davidson quiere conseguir su merecida parte del pastel dentro del segmento maxi-trail. Para ello ha desarrollado una moto que no escatima en incluir la mejor tecnología y prestaciones, pero también es importante que su precio sea competitivo. La Harley-Davidson Pan America “estándar” parte desde los 16.990€, una cantidad más que razonable atendiendo al rango de precios en los que oscilan las maxitrails de su categoría. Por otra parte, la Pan America 1250 Special, asciende hasta los 19.600 €, dado su mejor equipamiento y accesorios extra.

Para tener una imagen más clara de sus competidoras, lo justo sería situarla junto a otras motos trail con llanta de 19’ y grandes aptitudes viajeras. Como no podía ser de otra forma, su principal rival a batir será la BMW R 1250 GS (20.100 €) y su hermana 1250 GS Adventure (20.230 €), las “abejas reina” hoy por hoy del enjambre que todas las marcas buscan destronar –en términos de unidades vendidas principalmente–. Por supuesto, también hemos de tener muy en cuenta a la nueva KTM 1290 Super Adventure S (18.480 €) o la Ducati Multistrada V4 (19.199 €), dos maxitrails que están sonando mucho en 2021, así como la Triumph Tiger 1200 Desert (14.995 €), la Kawasaki Versys 1000 S (15.999 €) o la Suzuki V-Strom 1050 XT (23.990 €).

Rivales de la Harley-Davidson Pan America

Ver más

Características técnicas de la Harley-Davidson Pan America

Para hablar de todos los detalles que incluye la nueva Pan America, tendríamos que hacer esta prueba por fascículos, así que nos centraremos en lo más importante.

Como sabes, estamos ante una trail de 1252 cc, 150 cv, 128 Nm de par y 245 kg en orden de marcha –258 kg la versión Special–. El proyecto Pan America está basado en la motorización Revolution Max, un bicilíndrico en V a 60º –con las bielas decaladas a 90–, de refrigeración líquida, que incorpora un sistema de distribución variable de válvulas y que ha sido desarrollado priorizando la suavidad en su entrega de potencia, según nos cuentan. Es un desarrollo totalmente nuevo que no está basado en ningún otro motor existente de la marca, aunque comparte alguna característica similar como las bobinas de encendido expuestas en el lado izquierdo o el ajuste hidráulico de válvulas –que hace que no se requiera reglaje en los mantenimientos, solo inspección–. Eso sí, la transmisión secundaria en este caso es por cadena –que se monta sin necesidad de remacharla– en lugar de correa, como ocurre en otras Harley.

El “esqueleto” de la Harley-Davidson Pan America lo componen tres subchasis, utilizando el motor como parte estructural, una sección delantera de acero que incluye la columna de dirección, un subchasis intermedio trasero de aluminio que sirve de anclaje al amortiguador trasero y una sección final de acero que soporta los asientos y equipaje. Por su parte, el basculante es de fundición de aluminio el muelle trasero va instalado sobre bieletas para conseguir un comportamiento más progresivo.

La versión estándar incorpora una horquilla invertida Showa de 47 mm de doble cartucho y completamente regulable, tanto en compresión y extensión como en precarga del muelle. El amortiguador trasero también es multiregulable, con precarga de muelle hidráulica, y en ambos ejes se mantiene un recorrido de 190 mm. Por otro lado, la versión Special de la Pan America se caracteriza por la incorporación de un avanzado equipo de suspensión semiactiva. Sus valores son idénticos a la versión estándar, con la particularidad de que todos los ajustes en ambos ejes, incluidos la precarga, se realizan de manera electrónica y se incorporan diferentes algoritmos para optimizar su comportamiento en función del modo seleccionado y del tipo de conducción del piloto en cada instante. Optimización por software que por cierto, ha sido desarrollada por Harley-Davidson.

Por descontado, la Pan America cuenta con una electrónica de primer nivel, basada en una IMU de 6 ejes y acelerador electrónico que permite incorporar soluciones como los modos de conducción –road, rain, sport y varios personalizables–, control de salida en pendiente, control de tracción en curva, ABS en curva, control de crucero y por supuesto, los modos de ajuste de la suspensión semiactiva. Todo esto se controla desde una pantalla TFT de 6,8” a color, táctil y reclinable, y una completa botonera en la piña izquierda. Incluye conectividad bluetooth que nos aporta funciones extra con nuestro teléfono como música, visualizar llamadas o tener navegación GPS en el display.

Para rematar esta completísima moto, encontramos un depósito de 21,2 litros, una iluminación full LED –con faros adaptativos en el caso de la Special–, llantas de aleación o de radios –a elegir en la Special, de aleación en la estándar–, y unos neumáticos Michelin Scorcher Adventure, diseñados expresamente para esta moto, así como la posibilidad de montar unos Michelin Anakee Wild si lo tuyo no es ir por asfalto.

Ver más

Prueba en carretera

Tenemos claro que el primer “WTF” lo tuvimos todos en el momento de anunciarse esta nueva Harley-Davidson Pan America 1250 y ver sus primeras imágenes. No podemos pasar por alto el diseño, esa primera impresión que causa algo tan nuevo, con un mix entre las líneas custom y con personalidad de la marca en lo que se supone que debe ser una trail. Honestamente no me horrorizó ni mucho menos, al contrario, suelo digerir muy bien las nuevas ideas. Lo que me ocurrió en este caso es que, sin verla en persona, me costaba saber bien cómo eran sus proporciones reales. Tiene una línea de diseño como digo que recuerda al custom, con un diseño del depósito que sigue una horizontal muy marcada y que le siguen el faro delantero y el asiento a una altura casi idéntica. Eso puede despistar, pero cuando la ves en persona te das cuenta de que es una moto grande, como cualquier maxitrail. Solo hay que ver la ficha para darse cuenta de que no llegarás holgado al suelo con sus 890 mm de altura de asiento –850 mm la Special–, salvo que midas más de metro ochenta.

El segundo “WTF” me vino al arrancarla. Desde luego no suena a lo que esperamos de una Harley-Davidson. El motor Revolution Max ruge con clase, da la sensación de que cada engranaje está en su sitio y bien lubricado, esa sensación que dan los motores de tres o cuatro cilindros actuales de sonar muy finos, este bicilíndrico la transmite. Te subes a ella y lo primero que notas es una posición comodísima, muy neutral. Llama la atención respecto a otras trails que, a pesar de tener una cúpula de dimensiones considerables, al no tener un frontal muy alto, la vista te queda siempre por encima de la cúpula incluso en su posición más alta. Se regula manualmente con una palanca a la izquierda del display, que si bien es muy sencillo, si es cierto que de entrada se siente un poco tosco, quizá con el uso se vuelva más suave.

Siguiendo con la ergonomía, mención especial a un asiento a dos alturas con un mullido comodísimo, tanto el pasajero como el piloto, de esos que recuerdan al sofá de casa y que invitan a no bajarse de la moto durante horas, con dos posiciones ajustables en altura para el piloto.

No hicieron falta más que unos minutos para que me viniera a la mente el tercer “WTF”. ¡Esta trail va genial! Me encontré con una moto que es todo suavidad y facilidad de conducción. Para nada esperas que un bicilíndrico de 150cv entregue la potencia de forma tan suave. Transmite poquísimas vibraciones y la electrónica hace que la entrega sea super progresiva, además de estar ante un motor muy lleno, que responde desde muy bajas vueltas pero que puedes estirar muchísimo, lo que hace que no tengas que jugar demasiado con las marchas.

El tacto del acelerador es preciso, quizá un tanto “perezoso” digamos, dada una electrónica que, en los modos predeterminados, está pensada para favorecer el confort y una conducción agradable. Por supuesto podemos sacarle su “lado oscuro” –que lo tiene– si nos hacemos un modo personalizado desactivando las ayudas y aumentando la respuesta del gas, pero desde luego, si me ha transmitido algo esta HD, es esa sensación de querer hacerme la vida más fácil, tanto por su comportamiento como por cómo está planteada la electrónica, sin grandes complicaciones sino dando opciones de ajustes “en cristiano”.

Un detalle que nos adelantaron previamente, es que de momento no existe la opción de instalar un cambio rápido en la Pan America. La verdad es que es una pena, porque no le hace falta. Me explico, el cambio de marchas es super preciso y efectivo, de hecho, estuve casi todo el día cambiando sin embrague, para subir y bajar simplemente ayudándome de un toque rápido de gas, y las marchas os aseguro que entraban sin ningún tirón. Así es que lo van a tener muy fácil para desarrollar un buen quickshifter que muchos agradecerán tener.

Por la parte dinámica, de nuevo todo suavidad y de nuevo el enésimo “WTF” del día. La moto va espectacularmente bien. La suspensión electrónica funciona a las mil maravillas y da la sensación de ir sobre raíles. De hecho, es de esas motos que has de tener un ojo en el velocímetro. Vas tan suave, con una aceleración tan progresiva y tan protegido del viento, que como te despistes irás continuamente por encima del límite legal. El sistema ARH que implementa la versión Special es toda una innovación, aunque si lo piensas es bien sencillo. La moto simplemente detecta cuando estás parado y libera la precarga delante y detrás, para que puedas llegar bien al suelo. El sistema además se puede configurar para configurar la velocidad de actuación o desactivar la función.

Toda esta configuración se puede editar en parado desde la pantalla táctil, aunque he de decir que las piñas de mandos, aun teniendo muchísimos botones, me han resultado muy intuitivas, con los botones muy grandes muy similares al mando de un televisor.

Con respecto a los frenos, teniendo en cuenta que contamos con una doble pinza Brembo de cuatro pistones y anclaje radial, pues las expectativas son altas y además se cumplen. Eso sí, el tacto de nuevo está más orientado al confort, no tiene un tacto nada brusco, es más bien progresivo, pero si aprietas fuerte detendrás los más de 300 kg que seguramente sumarás con la moto en tiempo récord. Además, cuentan también con ajuste electrónico, no solo del ABS en curva sino también de una frenada combinada electrónica, por la que la moto decide cuánto freno aplicar al tren trasero en función de tu conducción para mejorar la seguridad y prestaciones.

Ver más

Harley Davidson Pan America 1250 Prueba 3716

«La electrónica está pensada para favorecer el confort y una conducción agradable, pero por supuesto podemos configurarla y sacarle su “lado oscuro”»

Prueba off-road

Reconozco que me resultó llamativo el énfasis que los compañeros de Harley-Davidson hicieron al contarnos las capacidades off-road de esta Pan America. Por supuesto no es la trail más campera que te puedes comprar, solo hay que fijarse en la llanta de 19 pulgadas y que no tiene la altura al suelo más holgada . Lo que sí tienes es la posibilidad de montar llantas de radios y neumáticos de tacos, además de contar con dos modos off-road, uno predefinido y otro personalizable.

Por supuesto tenía muchísimas ganas de salir del asfalto para comprobar de qué era capaz, a pesar de que tendríamos que conformarnos con los neumáticos de carretera y sin variar presiones. Eso sí, antes de arrancar la moto te da dos detalles muy interesantes, unas estriberas a las que se les quita la goma muy fácilmente y lo mejor, una palanca de freno a la que simplemente tirando y girando la punta le modificas su altura para ir más cómodamente de pie.

Otro detalle muy inteligente que tiene es que los intermitentes estén resguardados por las barras laterales y los cubremanetas estén anclados por presión al extremo del manillar, de manera que ante una caída no partan. Lo que me queda claro con todos estos detalles es que el desarrollo está hecho a conciencia, probando la moto en condiciones reales y dando solución a problemas del día a día de cualquier aventurero.

Modo off-road seleccionado y salimos. De entrada se nota una posición muy cómoda. El asiento no es el más estrecho pero la zona de las rodillas está muy mullida y resulta muy cómodo llevar la moto con las piernas. El manillar aún tiene mucho margen de maniobra si cambias su inclinación, aunque en mi caso estaba todo en su sitio. La pantalla aunque es bastante grande, no está muy elevada y no molesta para nada yendo de pié en la moto.

Empezamos a dar un poco de gas, y he aquí un nuevo “WTF”. La optimización de la electrónica es magnífica y te da una sensación de tracción extraordinaria, aún sin tacos. Se nota una vez más que la moto trabaja para ti, quizá no sea una moto para los camperos más puristas si lo que buscas es radicalidad. Esta moto está hecha para llegar a tu destino con las menores complicaciones posibles. Por supuesto, puedes desconectar el control de tracción y llevarlo en tu mano derecha, que por cierto se lleva genial si te gusta buscar los límites, ya que la electrónica hace que el acelerador sea super suave, así que aun sin controles, seguirás teniendo una gran sensación de seguridad.

Lo que no se puede es desconectar el ABS trasero, que sé que a muchos os habría gustado aunque de nuevo, no es una funcionalidad que la mayoría vaya a necesitar. El ABS está verdaderamente bien optimizado para campo y la moto se paraba sin esfuerzo en cualquier situación. Si no tienes mucha experiencia esta Pan America te hará la vida super fácil.

Por la parte de suspensión, una vez más impecable sobre todo para un uso “automático”, en el que dejas que la moto trabaje por ti. Es cierto que la ruta no fue la más complicada, pero no llegué a hacer tope ni me hizo ninguna reacción extraña. Todo en su sitio y además, el sistema ARH gana puntos también en campo si, como en mi caso, no sueles llegar con ambos pies al suelo con estas motos. Hay que tenerlo presente eso sí en caso de que quieras complicarte la vida, ya que puede que bajar la altura al suelo no te interese en según que sitios para no quedarte empanzado.

Ver más

Conclusiones y opinión sobre la Harley-Davidson Pan America

No hace falta que te diga que la Pan America no es una moto para todos los públicos. Estéticamente o la amas o la odias, aunque lo que os puedo decir es que en persona gana muchos enteros. Por lo demás, es una moto para viajar a donde quieras, devorar cientos y miles de kilómetros sin más intención que la de disfrutar, con la mejor tecnología trabajando para tí y no al contrario.

Creo que ha quedado claro que esta presentación ha supuesto una consecución de sorpresa tras sorpresa, eliminando todos y cada uno de los prejuicios que cualquiera de los que la probamos pudiésemos tener. El más importante, la sensación de que Harley-Davidson no fuera capaz de estar a la altura, porque os aseguro que lo está y que si te atrae mínimamente, deberías tenerla muy en cuenta.

Tiene detalles pequeños que se podrían mejorar, en los que se deja entrever que son “padres primerizos” de una maxitrail –el quickshifter y ABS desconectable están en mi carta a los reyes–. Pero qué demonios, siendo la primera versión, hay que quitarse el sombrero y reconocerles el mérito de haber desarrollado una moto que está totalmente a la altura de un segmento cada vez más exigente.

Como veis, ese “qué demonios” o “WTF” que no he parado de mencionar, esa expresión tan impulsiva y de primeras impresiones, en este caso está totalmente polarizada. Cuando la ves te sorprende, cuando la pruebas también y en ambos casos se vendrán a tu mente las mismas palabras, pero el significado será drásticamente opuesto.

Galería de fotos

Volver a la home