Probamos la Ducati Scrambler 1100 Sport Pro 2020

La Ducati Scrambler 1100 Sport Pro 2020 es la versión más equipada y más potente de la familia Scrambler y nosotros hemos decidido probar ese setting de suspensiones Öhlins con el que viene bien equipada, tanto por carretera como por zonas menos asfaltadas.


La Ducati Scrambler 1100 Sport Pro 2020 en 5 tweets

  • Una Ducati al más puro estilo de la marca, motor temperamental y diseño muy cuidado.
  • Geometría de carretera, suspensiones pata negra y neumáticos mixtos, una combinación explosiva.
  • Apta para ciudad, buena por pistas y espectacular por carretera.
  • Una modern classic que abarca todos los escenarios y que atrae miradas allá por donde pasa.
  • Si quieres más información de esta moto, entra en la ficha técnica de la Ducati Scrambler 1100 Sport Pro 2020.

La Ducati Scrambler 1100 Sport Pro es la versión más equipada de la Scrambler 1100 Pro, para ubicarnos un poco, aunque ambas moto son básicamente la misma. La Scrambler 1100 Sport Pro se diferencia principal por sus componentes de la parte ciclo (que ahora más adelante detallaremos), la estética y una serie de pequeños detalles gráficos como el logo "1100" en el lateral o el asiento marrón.

Esta Scrambler 1100 Sport Pro (del mismo modo que la Pro "a secas") es una moto con una geometría principalmente de carretera, pero que monta neumáticos mixtos y llanta delantera de 18", lo que permite realizar ligeros escarceos por campo. Con ello y junto a su estética modern classic, adecentada con el clásico motor Ducati refrigerado por aire, se convertiría en lo que se llama una Scrambler pura y dura, más allá de su nombre.

La Scrambler 1100 Sport Pro es una de esas motos que transmite experiencia, experiencia de conducción, experiencia de estilo y de vida, y por supuesto mucha experiencia "Ducati", gracias a ese motor desmodrómico refrigerado por aire. Es una moto que si bien puede ser superada en potencia por otras de su segmento, o por el precio, pero que no podrá jamás acercarse a las sensaciones de una moto así.

Nosotros podemos dar fé de ello, y no solo la hemos probado por carretera, sino que también nos hemos metido por alguna que otra zona menos asfáltica, así como por ciudad, donde hemos hecho rugir ese bicilíndrico en cada semáforo.

Equipamiento

Opinión

Lo mejor

Podría mejorar

  • Estética/diseño
  • Parte ciclo
  • Sonido
  • Polivalencia
  • Tacto motor bajas rpm
  • Vibraciones

Precio Ducati Scrambler 1100 Sport Pro 2020

El precio de la Ducati Scrambler 1100 Sport Pro (15.790 €) es el fiel reflejo del nivel de componentes y calidad de esta edición Sport Pro, algo superior al precio de la versión menos equipada, la Ducati Scrambler 1100 Pro (13.790 €).

Para ubicarnos mejor fuera de la marca, debemos atender a otra serie de motos que podrían considerarse sus rivales como la BMW R NineT Urban G/S (14.200 €) o la BMW R NineT Scrambler (14.200 €), lo mismo sucede con Triumph, donde su rival natural sería la Triumph Scrambler XC (15.900 €) pero por su nivel de equipamiento (sin irnos a una preparación off-road) podría contemplar a la Triumph Thruxton RS (17.000 €) como otra posible rival. A ellas se pueden sumar la Husqvarna Svartpilen 701 (9.999 €), la Yamaha XSR900 (10.499 €) o la Honda CB1100RS (14.650 €).

Rivales Ducati Scrambler 1100 Sport Pro

Ver más

Características técnicas Ducati Scrambler 1100 Sport Pro 2020

La Ducati Scrambler 1100 Sport Pro es la versión más equipada de la Scrambler 1100 Pro. La principal diferencia viene en sus componentes de la parte ciclo, aunque también encontramos diferencias en los detalles estéticos y en su color negro mate. Estos detalles estéticos abarcan desde unos retrovisores estilo café-racer en los extremos del manillar a modo contrapeso, un manillar más bajo y deportivo, hasta diferentes logos "1100" y "Scrambler". Mientras en lo que a mecánica y chasis se refiere, son la misma moto.

El motor de la Ducati Scrambler 1100 Sport Pro es un bicilíndrico en L de 1.079 cc refrigerado por aire, con 2 válvulas por cilindro y distribución desmodrómica, con unas cifras de 86 cv de potencia máxima y 88 NM de par máximo, lo que nos confiere un motor bastante homogéneo pero lleno de carácter.

El chasis es de tipo tubular de acero, los frenos son de anclaje radial con pinzas Brembo y las suspensiones, tanto la horquilla delantera invertida como el amortiguador trasero son de la marca Öhlins, lo que la desmarca de la versión Pro "a secas". De serie viene equipada con neumáticos mixtos Pirelli Scorpion MT 60 RS. Todo ello nos confiere un peso total en vacío de 189 kg y de 206 kg en orden de marcha. La altura del asiento al suelo es de 810 mm.

La electrónica de la Scrambler 1100 Sport Pro cuenta con ABS en curva, control de tracción ajustable en 3 niveles y 3 modos de conducción (City, Journey y Active). Encontraos también iluminación full LED (óptica delantera y trasera) y una instrumentación digital austera en blanco y negro, fiel al estilo de la moto, pero donde también encontramos un puerto de carga USB.

Ver más

Prueba Ducati Scrambler 1100 Sport Pro 2020

La Ducati Scrambler 1100 Sport Pro 2020 es una de esas motos repletas de carisma, con un estilo propio, similares a otras de su segmento, pero diferente. Puede ser por su refinada estética, por su temperamental motor Ducati refrigerado por aire, o simplemente por el estilo Scrambler, propio de la marca. Sea como fuere, es una moto que atrae tu mirada desde fuera y tu atención desde "dentro", cuando la conduces.

Lo primero que podemos apreciar es el despliegue técnico de componentes de calidad, y no me estoy refiriendo únicamente a las pinzas Brembo o a las suspensiones Öhlins, que también, sino a todos esos detalles que se perciben bien hechos. Hablamos del tacto de las maletas, de los elementos móviles, el rematado de las soldaduras, la solidez del encaje de cada pieza con otra, la ausencia de cualquier holgura, la finura de cada pletina, siempre bien remachada y cepillada. Podría seguir así todo el día, pero creo que me habéis entendido. Hasta las piñas de plástico transmiten una calidez y una solidez propia de motos de antaño, cuando no se fabricaba nada en china. Estos pequeños detalles, estas pequeñas cositas son las que gustan. No hacen falta 170 cv ni tanta pantalla digital a color ultra bluetooth. Queremos motos buenas, y eso implica motos bien hechas. La Ducati Scrambler 1100 Sport Pro es así, y han acertado. Es cara, pero es de las motos que su valor más se acerca a su coste.

Charleta aparte, arrancamos la Scrambler 1100 Sport Pro y ... motor bicilíndrico en L refrigerado por aire de 2 válvulas por cilindro, distribución desmodrómica. Podrás ser un talibán de los 4 cilindros o de la filosofía japonesa, pero amigo, si no sientes nada al arrancar esta moto, será mejor que vayas al médico. Ese borboteo del escape, ese sonido tan profundo y ese tempo de las explosiones propio del motor en L de Ducati te enamorarán nada más arrancarla. La Scrambler 1100 Sport Pro es de esas motos que te gustará disfrutarla tanto en parado como en parado al ralentí, si me permiten la apreciación. Es una moto para disfrutar, y se nota desde el primer momento. Todo está bien ensamblado y pensado, y además tiene toda la pinta de haber sido pensado y diseñado por un apasionado de las motos y de su conducción.

Nos subimos a la Scrambler 1100 Sport Pro y ya vemos que es una moto alta, propio de una scrambler per sé, aunque bastante cómoda, todo hay que decirlo. Engranamos y "plock", la cadena baila unos instantes y sientes todas las mecánicas de la moto. Damos un poco de gas, y con solo un ligero giro del acelerador, ese bicilíndrico ya te pone en situación de marcha con mucho mucho par motor. Es peinar ligeramente el puño derecho que ya puedes soltar sin preocupaciones el embrague, el cual por cierto, un tacto exquisito. Solo la puesta en marcha está repleta de personalidad, con ese empuje desincronizado propio de los motores en L de Ducati, ese embrague de tacto deportivo pero agradable y, ese tren de rodadura compuesto por suspensiones de altísima calidad y neumáticos mixtos. Sin duda es toda una experiencia.

Empezamos a callejear y vemos como el manillar, el cual es relativamente bajo y plano, te mantiene en una ergonomía cómoda pero dominante al mismo tiempo. Sientes llevar al pequeño búfalo por los cuernos. Los virajes son fáciles, el manillar ofrece esta palanca necesaria para sortear el tráfico y, el par motor resuelve cualquier situación. Eso sí, lleno de temperamento. No es una moto que "cocee" en exceso, pero tampoco es la moto de "Barbie", ojo al tema.

Salimos de la urbe y empezamos a dar gas. Es una maravilla, y no por su potencia, sino por el generoso par, que tampoco es una cifra desmesurada pero si lo suficientemente alto como para ofrecer una aceleración portentosa y poder disfrutar. Mola ir acelerando y subiendo marchas a mitad de régimen, se las traga todas y te propulsa con mucha contundencia, da igual las rpm. Esta sensación solo es posible en motos de alta cilindrada, pero gracias a su estructura mecánica, la moto es muy estrecha y compacta, lo que se magnifica con ese gran manillar bajo y plano, al más puro estilo tracker.

Las curvas van llegando y el conjunto entero de la moto va negociándolas con mucha neutralidad. No es una moto precisamente agresiva ni te pide guerra. Tampoco es una moto pachona ni mucho menos. Es increíble pero, resulta cómodo curvear con ella, con su gran motor, pero sin precisar subir el ritmo o abrir más gas del que ya llevas. Eso sí, cuando ves una curva abrirse con bastante amplitud, enroscas y notas como un trailer de mercancias te empuja desde la parte trasera. Tal cual.

A todo esto, no lo hemos mencionado, pero dispone de tres modos de conducción (Active, Journey y City) los cuales pueden ajustarse según las particularidades de la carretera o conducción. Lo cierto es que entre Active y Journey no percibimos mucha diferencia, no así en el modo City, que anuló en gran medida el carácter desbocado de la moto, convirtiéndola en un dulce ternerito fácil de llevar. Además cuenta también con ABS en curva, que aunque resulte curioso, no llegué a percibirlo, por aquello de los neumáticos mixtos que pudieran no ofrecer todo el grip necesario en curvas asfaltadas, y el control de tracción regulable en 3 niveles. Este último si se mostró más presente durante la conducción en los niveles 3 y 2, mientras que el nivel 1 lo encontré perfecto, incluso para pistas.

En cuanto a las suspensiones, firmes, solidas y precisas por carretera... deportivas en pista. No quiero calificarlas de excesivamente duras en campo porque no lo son, pero si notas que es un tarado deportivillo. Por carretera es imposible sacarles un "pero". Incluso me atrevería a decir que, esta moto tal cual vine, le calzas unos neumáticos de circuito y podría ser, no solo un arma muy efectiva en pista, sino muy divertida. En campo mi poca experiencia me impide llevarla al límite, pero sé de buena fé que algunos ya lo han hecho y la moto ha respondido. Lo que si he podido hacer es meterme por sitios algo menos civilizados y observar como se desenvuelve. Nota final: notable muy alto. Debo reconocer que su hábitat natural es la pista de tierra suelta. Podrás triscar unas escaleras con ella incluso, pero es en la pista donde esos 86 cv son la potencia ideal. Lo suficiente como para desalinear el tren trasero y los justos para no matarte si no eres un especialista. Sinceramente la moto me ha gustado bastante.

Ver más

Conclusiones y opinión Ducati Scrambler 1100 Sport Pro 2020

La Ducati Scrambler 1100 Sport Pro es una moto con la que podrás hacer prácticamente de todo pero, con un toque extra de distinción y calidad. Es una moto que encara la ciudad como un león, sale del asfalto como un lince y dibuja curvas por carretera como una pantera. Además de todo eso tienes el añadido del clásico motor Ducati refrigerado por aire y su característica distribución desmodrómica, que le proporciona un plus de singularidad y distinción. Para mi, las Ducati, deben ser así. Estilo, carácter, diseño, y efectividad.

Mi opinión sobre la Ducati Scrambler 1100 Sport Pro es muy positiva, la considero una moto que derrocha calidad por todos lados, aunque "solo sea una moto de 86cv", da gusto subirse (quizá un poco alta para usuarios "medianos") y simplemente arrancar y salir desde parado. Es una moto con la que disfrutas desde el primer arranque, el ralentí, engranar las marchas y, salir desde parado. Puedes salir haciendo el cafre, o simplemente percibiendo las pistonadas del gran bicilíndrico, y como te va proyectando metros hacia delante, con una posición de conducción cómoda pero, dominante en el tren delantero. Es una gran moto porque es una gran Ducati.

Ver más

Galería de fotos Ducati Scrambler 1100 Sport Pro 2020

Fotos de acción Ducati Scrambler 1100 Sport Pro 2020

Fotos detalles Ducati Scrambler 1100 Sport Pro 2020

Colores Ducati Scrambler 1100 Sport Pro 2020

Deja un comentario

Volver a la home