Ya nos hemos subido a las Ducati Hypermotard 939 y su versión SP. Hemos aprovechado la presentación internacional celebrada cerca de Barcelona para tener el primer contacto con las versiones 2016 de esta gran supermotard italiana en las carreteras de Montserrat y en el asfalto del Circuito Parcmotor de Castellolí.


  • La novedad más importante de la Ducati Hypermotard 939 y sus versiones SP e Hyperstrada 939, está en su motor, un bicilíndrico con mayor cilindrada que su antecesora: 937 cc.
  • La parte ciclo y la electrónica se han visto retocadas para asegurar unas dosis de diversión y prestaciones todavía mayores.
  • Agilidad, diversión y prestaciones son las tres máximas de esta Ducati Hypermotard 939 con un extra de rendimiento en la versión SP.
  • Con esta actualización, la Hypermotard sigue siendo la reina de las supermotard de gran cilindrada.
  • La agilidad de la Hypermotard estándar en carretera es sensacional, pero nuestra experiencia en circuito con la versión SP nos ha dejado como un niño con juguete nuevo. Descúbrelo en nuestra prueba.

Ducati Hypermotard 939 y rivales

Hablar de las motos supermotard es hacerlo de unos vehículos para un uso muy específico, unas motos deportivas con unas características peculiares (posición erguida, manillar ancho, asiento alto, cotas offroad con ajustes de asfalto…). No se tratan de unos modelos superventas ni mucho menos, pero sí muy deseados por todos los que buscan emociones fuertes.

Highlights técnicos

Marca: Ducati
Modelo: Hypermotard 939
Año: 2016
Cilindrada: 937cc
Potencia: 113CV
Peso: 181kg
Precio: 13.290 € (Hypermotard SP 16.490 €)

Actualmente, en el tramo de las ‘supermoto’ de alta cilindrada y con un claro enfoque asfáltico, existen algunos modelos que luchan por este nicho, aunque con la última actualización, la Ducati Hypermotard 939 quiere asegurarse la fidelidad de los amantes de este estilo de motos radicales y de altas pulsaciones. Para ello llega con una edición renovada que se desdobla en tres versiones, la estándar, la SP (la más deportiva) y la Hyperstrada, con unas características concretas para hacerla más viajera. Además, con la nueva cilindrada del motor Testatretta 11º se posiciona como una moto respetuosa con las limitaciones de emisiones Euro 4, no por ello afectando a su rendimiento y prestaciones; ¡más bien al contrario!

Por tecnología y desarrollo, la Ducati Hypermotard 2016 va a tener que seguir peleando con dos contrincantes también italianas, la tricilíndrica MV Agusta Rivale 800 (13.895 €) y la Aprilia Dorsoduro 1200 (13.599 €), quizá no tan sofisticadas como la Hypermotard. Incluso podríamos tener en cuenta a otros nombres con cierta influencia del segmento como puede ser la Yamaha MT-09 (7.899 €).


Hypermotard 939: Cumplir la Euro 4 con las mismas prestaciones

La llegada de la legislación Euro 4 imponiendo límites más restrictivos de emisiones, ha provocado que los fabricantes hayan tenido que buscar soluciones para ‘capar’ sus motos. En el caso de Ducati, se han puesto las pilas y se enorgullece de ser una de las pocas marcas que ya tiene toda su gama al completo bajo esta normativa europea (a pesar del nuevo y un tanto bochornoso escape de la Ducati 959 Panigale…).

Para no perder prestaciones, los ingenieros de Borgo Panigale han optado por aumentar la cilindrada de la anterior versión de 821 a los 937 cc de la nueva Ducati Hypermotard 939 ampliando el diámetro (y muy poquito la carrera) de cada uno de los dos cilindros con disposición ‘en L’. Pero hay que reseñar que han mantenido el tamaño de las válvulas, no para buscar más prestaciones en altas sino para mejorar la respuesta y la entrega de potencia en el rango bajo y medio de las revoluciones. Interesante decisión.

ducati-hypermotard-939-2016-13

Y así se traduce en los datos declarados. Su potencia máxima aumenta unos leves 3 cv (113 cv a 9.000 rpm) y su par máximo se queda en 97,9 Nm a 7.500 rpm, un 10% más que la versión del 2013, una diferencia que alcanza incluso el 18% a medio régimen.

Estéticamente no hay muchos cambios. Sigue manteniendo las líneas agresivas que tanto sorprendieron hace casi diez años. La Hypermotard estándar está disponible en rojo (12.990 €) y blanco (13.190 €) mientras que la SP estrena una combinación de colores rojo y blanco basada en las Desmosedici de MotoGP. Por su parte, la Hyperstrada 939, el modelo más viajero, está disponible sólo en rojo, pero se distingue de sus hermanas por el color gris de su chasis multitubular (rojo en aquéllas).

Entre otras novedades importantes que reseñar, está la inclusión del indicador de marcha engranada en el cuadro de mandos y la tecnología LED en los intermitentes integrados de los paramanos.

La electrónica es básicamente la misma y sólo ha sido reconfigurada para que funcione aún mejor. Existen tres modos de conducción (Sport/Touring/Urban en la estándar y Race/Sport/Wet en la SP) según los cuales se gestiona la entrega de potencia y el comportamiento de los dos niveles del ABS (tres en la SP) y los ocho del control de tracción, ambos desconectables por supuesto.

Ya con el anterior modelo la marca italiana lanzó una versión viajera. En este 2016, aunque no la hemos podido probar, también llega la Ducati Hyperstrada 939, con la misma base que la Hypermotard pero con detalles que la hacen más apta para viajar: maletas, protecciones de motor, guardabarros más grandes, pantalla, asiento más bajo y cómodo, asideros para pasajero… Puede parecer una mezcla imposible esta tourer-supermotard, pero… ¿por qué no?


¡Al ataque!

En primer lugar, nos subimos a la Ducati Hypermotard 939 estándar. Si no estás acostumbrado, parece que te estás subiendo a un caballo. Su altura (asiento a 870 mm del suelo) es un factor determinante para los que se quedan por debajo de los 170 cm de altura o los que simplemente quieren comodidad a la hora de apoyar los pies en el suelo. Para hacerte una idea, esta altura, el manillar ancho y la posición erguida y adelantada me recordaron rápidamente a mi moto de enduro.

Arrancamos. A pesar de aumentar la longitud del escape por las susodichas nuevas normativas, el sonido sigue siendo estremecedor y totalmente identificable con la familia ducatista. El grupo puso rumbo hacia el santuario de Montserrat, visita obligada para los turistas de Barcelona y alrededores. Sus espectaculares montañas fueron testigos de nuestro test por las carreteras de la zona.

ducati-hypermotard-939-2016-prueba48

Rápidamente nos acoplamos a las exigencias del segmento y empezamos a sentirnos ágiles sobre la nueva Hypermotard 939. Curva a curva adquirimos mayor confianza en el comportamiento del chasis y nos empezamos a llevar bien con el tacto del acelerador tras padecer los primeros típicos traqueteos con el motor desmodrómico. A la vez empezamos a distinguir los detalles de calidad que hacen diferente a una Ducati: diseño de la instrumentación, manetas, paramanos rediseñados, retrovisores afilados (y quizá demasiado pequeños)…

Podemos asegurar que el piloto puede sentirse cómodo y confiado en la zona media del cuentarrevoluciones y sin mucha necesidad de estar cambiando de marcha. Eso sí, ten cuidado con enroscar el acelerador a fondo ya que su ligereza hace que te veas con la rueda delantera despegada del suelo mucho antes de que te des cuenta.

Tanto en el modo Touring como en el Sport, la respuesta es eminentemente deportiva y sólo en el Urban (Wet en la SP) se nota la diferencia con su potencia limitada a 75 cv. Pero es verdad que es la opción Touring la más lógica para el uso de esta versión, encontrando el compromiso óptimo entre rendimiento y seguridad. Uno de nuestros ‘peros’ podría dirigirse a la horquilla, demasiado blanda para una moto de este estilo y no regulable.

Seamos sinceros, sobre una supermotard vamos a ser agresivos y su comportamiento no nos defrauda en una carretera de montaña. Otra cosa es valorar si este tipo de moto es válido para ir al trabajo o para un tipo de uso más generalista…


 

SP: Puro nervio

Después llegó el momento de adentrarnos en el Circuito de Castellolí con la Ducati Hypermotard 939 SP, la versión más deportiva de la familia. Sus diferencias respecto a la estándar están orientadas a darte un plus de comportamiento y sensaciones para el circuito: Horquilla Öhlins totalmente regulable y con mayor recorrido (48 mm), monoamortiguador trasero totalmente regulable Öhlins, llantas Marchesini, neumáticos Pirelli Diablo Supercorsa SP (en vez de los Rosso II), modo de conducción ‘Race’, bomba de freno radial, mayor altura del asiento de estilo más deportivo, cubiertas de válvulas en magnesio y piezas de carbono.

El conjunto de la Ducati Hypermotard 939 SP se queda en 3 kg menos que la estándar (178 kg) y es una propuesta mucho más radical, si cabe. La altura del asiento es vertiginosa y el sonido del escape Termignoni (opcional y que aporta 4 cv extra) retumbaba como música celestial en el Circuito Parcmotor de Castellolí (Barcelona), con un día perfecto para probar esta estupenda deportiva.

ducati-hypermotard-939-sp-2016-prueba51

En circuito hay que acostumbrarse a esta postura tan erguida y tan alta, pero una vez que ya te has hecho su amigo, es realmente divertido trazar con la Hypermotard SP. Los cambios de dirección son rapidísimos, las tumbadas son aún más vertiginosas gracias a ese extra de altura (no crees que puedas inclinar tanto con una moto así) y los caballitos son constantes compañeros al salir de las curvas.

Al principio calentamos con el modo Sport y todas sus asistencias, pero luego nos lanzamos con el modo Race. Ahora sí, el motor tira hacia arriba sin miramientos, el control de tracción está al mínimo y el ABS sólo actúa en la rueda delantera con un nivel de actuación muy bajo y permitiendo derrapar lo que quieras con el tren trasero. Sinceramente, aquí es donde más cómodos nos sentimos, ya que es cuando puedes sentir totalmente a la bestia, incluidos los sustos que te puedas llevar, claro. Por eso, también es demasiado radical para utilizarlo en carretera abierta, donde el Sport sería el más apropiado y más que suficiente.

Las sensaciones son de diversión absoluta y de estar en una moto para correr… y poco más. No busques una moto práctica, ni que sea cómoda, ni que te permita apoyar los pies sin cierto vértigo o que te proteja del viento en la autovía. El concepto Hypermotard es muy específico, perfecto para el que ha sido concebido, pero ya.


 

Hypermotard 939 y SP: Conclusiones

Hay que decir que la nueva Ducati Hypermotard 939 2016 es una gran moto de base y divertidísima para el uso tan específico para el que se ha concebido, con un diseño italiano que nos sigue volviendo locos y algunas mejoras como el indicador de marcha engranada que se echaban de menos. Esperamos, eso sí, que la horquilla tenga un mejor ajuste y se pueda regular para terminar de completar un conjunto ya muy redondo. Si tus exigencias van a ser muy exquisitas, tu frecuencia de entrada en el circuito va a ser mayoritaria o simplemente te gusta lo más exclusivo, puede merecer la pena el esfuerzo de los 3.000 € de diferencia con la Hypermotard SP.

Aun así, hay que pensárselo muy bien teniendo en cuenta el precio tan exclusivo para el modelo de base (12.990 €) y los añadidos de la SP (15.990 €), sin duda un usuario muy específico y exquisito.

Galería de fotos de prueba: Ducati Hypermotard 939 2016

Galería de fotos de prueba: Ducati Hypermotard 939 SP 2016


 

Equipamiento

  • Casco: Scorpion Exo-2000 Evo Air Carb
  • Chaqueta: Dainese
  • Pantalón: Dainese
  • Guantes: Dainese
  • Mono: Dainese Laguna Seca