CFMoto 800 MT y CFMoto 700 CL-X a fondo

La marca asiática CFMoto desembarca en nuestro país su gama 2022, donde encontramos la esperada CFMoto 800 MT, su trail de alta cilindrada, y la CFMoto 700 CL-X Sport entre otras, su naked de alta pretensión. A continuación te contamos cómo van y nuestra opinión.


La marca asiática presenta su nueva gama 2022, entre las que encontramos dos modelos muy esperados y demandados por el público. Se tratan de la trail CFMoto 800MT, que viene en dos versiones (Touring/Sport), y la naked de diseño CFMoto 700 CL-X (también en diferentes versiones, siendo la novedad la Sport y la Heritage).

Por supuesto encontramos también el resto de modelos ya conocidos como la CFMoto 300SR, la CFMoto 650 GT o la CFMoto 650NK.

En nuestro caso tuvimos la oportunidad de probar bien a fondo las dos principales novedades, la CFMoto 800MT Touring (versión más equipada de la trail asiática) y la CFMoto CL-X Sport, la naked con acabado más deportivo.

Para ello acudimos al circuito de Balar, en Portugal, donde pudimos dar rienda suelta a estos modelos tanto en circuito de asfalto como por una pista de tierra en el caso de la 800MT.

Novedades gama CFMoto 2022

Opinión

Lo mejor

Podría mejorar

  • 800MT
  • Diseño
  • Instrumentación
  • ABS curva
  • 700 CL-X
  • Diseño
  • Componentes ciclo
  • Frenada
  • 800MT
  • Control tracción
  • Tacto gas
  • Precio
  • 700 CL-X
  • Geometría
  • Tacto gas

Prueba CFMoto 800MT 2022

La joya de la corona, la CFMoto 800MT, sin duda alguna la más esperada de la gama 2022 y la más deseada por todos los periodistas de la jornada. Muchos son los meses que llevamos oyendo hablar de esta moto, una trail polivalente con mecánica heredada de KTM 790, así como el diseño exterior obra de Kiska.

Para mejorar la jornada, tuvimos a nuestra disposición un pequeño circuito, donde comprobaríamos sus bondades asfálticas así como un circuito de tierra, donde explotaríamos su potencial off-road, a pesar de que sus neumáticos eran más de carretera que de tierra.

Antes de nada aclaramos que hay dos versiones, la CFMoto 800MT Sport y la CFMoto 800MT Touring, donde simplemente la Touring viene más equipada, además de ser más cara obviamente. Para conocer más sobre cada una te invitamos a que visites sus fichas técnicas:

Lo primero que apreciamos es un conjunto carrocería-volúmenes muy bien proporcionado, con sensación visual agradable y con un perfil cautivador. Se nota la mano de Kiska. Lo mejor viene cuando nos vamos acercando para poco a poco descubrir que, esos remates y soldaduras de los modelos chinos de antaño han pasado a la historia y que ahora descubrimos una moto mucho más cercana al producto estandarizado en Europa.

Nos subimos a ella y nos encontramos con una moto bastante accesible para gente bajita. Yo mido 1'69 y no llego con las dos plantas de los pies pero, soy capaz de hacer pie con control con ambas piernas, que no siempre sucede en motos trail. Las estriberas están bajas, facilitando una posición de rodillas muy cómoda, mientras que el manillar se me percibe algo estrecho para la envergadura de la "nave".

Arrancamos y descubrimos las pulsaciones del KTM 790, aunque con un sonido más grave y contundente. Iniciamos marcha y vamos haciéndonos a la moto poco a poco. En estos primeros compases vas apreciando lo mucho que ha avanzado esta gente, lo bien que navega la moto a baja velocidad, lo bien que se gestiona su horquilla de equilibrio, el buen tacto que transmiten los mandos y lo bien diseñada que está la interfaz de la instrumentación, la cual más que un tablero parece una smart TV.

En terreno asfaltado los Maxxis Maxxventura rinden perfectamente excepto algún apretón fuerte en segunda en curvas muy cerradas. Las suspensiones se perciben más asfálticas que endureras, por debajo de los 200 mm de recorrido. El comportamiento de la CFMoto 800MT es muy sorprendente en cuanto a su electrónica, gozando de dos modos de conducción, un ABS en curva que, de haber saltado ni me he enterado, y un cambio semi-automático sin pega alguna y a la misma altura que sus rivales europeas.

Quizá donde menos brille sea en la altura de las estriberas, que bajo mi juicio son muy bajas para lo cortito que es el recorrido de suspensión, tanto trasera como delantera, lo que supone que rápidamente acabes rozando estribos a cada lado.

Las suspensiones hacen su papel de manera correcta, pero también debemos señalar que ante un uso intensivo como puede ser un circuito ratonero, el hidráulico empieza a perder capacidad retentiva y saldremos "rebotando" de las curvas donde se aplique mucho gas. Nada como cerrar un par de clicks el rebote y la compresión y habremos recuperado la moto entera.

En cuanto al motor, dispone de toda la fuerza que puedes esperar de un motor KTM de 95 caballos, sin embargo falta refinarse un poco en la conexión puño de gas - motor, ya que el tacto y su gestión electrónica son un poco imprecisas a bajo regimen. En cuanto la moto coge un poco de "aire" (o revoluciones), esta falta de precisión desaparece y la moto se comporta como prolongación de tus extremidades.

En la prueba off-road nos dedicamos a hacer un poco el canalla, no era nuestra culpa que no viniese equipada con neumático más campero, por lo que con la cubierta trasera de tipo trail-asfalto bastaba con pellizcar el gas para ir de lado.

En este punto es donde podríamos echar en falta un control de tracción específico para off-road, pero lo cierto es que el buen funcionamiento de todo el conjunto no solo invitaba a divertirse, sino a prescindir de toda ayuda. Dicho y hecho, la CFMoto 800MT empezó a bailar por lo marrón, hasta tal punto que no eras consciente de los vaivenes e inercias de una moto de 230 kg.

Llegó el punto incluso que nos atrevimos a saltar un poquito (poca cosa), divirtiéndonos como enanos y comprobando como la CFMoto 800MT "aguanta con todo" ... excepto una maleta, que tristemente perdimos en un aterrizaje. Había que bajar el pistón un poco, pero resultaba difícil.

El único problema en estas circunstancias es el peso, quizá algo excesivo para la diversión que transmitía la moto. Eso y unos neumáticos más endureros.

Ver más

Prueba CFMoto 700 CL-X Sport

Llegaba la otra novedad de la gama 2022, la CFMoto 700 CL-X Sport, una naked con cierto pincelado retro pero de genética deportiva, con un poderoso motor y unos componentes de la parte ciclo que a primera vista cuesta creerlos. En su primera homologación la 700 CL-X contaba con pinzas radiales J.Juan, pero las unidades de prueba durante la jornada y, por tanto las versiones definitivas, contarán con, nada más ni nada menos que pinzas radiales Brembo Stylema monobloque, accionadas por bomba de freno radial y latiguillos metálicos. Podría tratarse de una broma si no fuera porque me recorrí visualmente la pinza centímetro a centímetro. Ojito que la cosa se pone seria.

Del mismo modo que sucede con la 800MT, con las 700 CL-X encontramos varias versiones, las cuales podéis conocer más en detalle visitando su ficha técnica:

La que tuvimos a nuestra disposición fue la 700 CL-X Sport, la versión más deportiva y con neumáticos más deportivos. No obstante la 700 CL-X Adventure ya la pudimos probar hace unos meses, tal y como podéis ver a continuación, sorprendiéndonos gratamente como con unos neumáticos de taco rapado la moto ofrecía una aptitud enduro muy buena.

Volviendo a la jornada de hoy, la 700 CL-X Sport es una moto puramente asfáltica, con cierta inclinación deportiva gracias a una posición de mandos muy agresiva con semi-manillares, aunque con una altura del asiento bastante baja para lo que esperas al ver la pretensión de los "semis". La ergonomía resultante era un poco rara, sin ser nada negativo, simplemente diferente, nuevo para mi, con un asiento bajo, unos estribos ligeramente adelantados y una posición de mandos relativamente baja.

Dos vueltas al circuito y ya te resulta totalmente natural. De hecho, de subirme en otra moto me sentiría raro. Es una moto con mucha personalidad y eso acaba embaucando. Sigo echando de menos un poco más de finura en la gestión del acelerador, pero por otro lado recibo un rendimiento del ciclo y chasis espectacular.

El chasis ofrece una rigidez impropia para una naked de carretera, mientras que el tren delantero se clava como un imán y muerde de forma inmediata y super directa. Si hay algo bestial en la moto eso es la frenada, madre mía. Por contra, la moto venía equipada con unos neumáticos Pirelli Angel, que por un lado está bien ya que mejoran mucho respecto los neumáticos chinos que traían antaño, pero por otro lado se trata de un modelo de neumático algo corto para la potencia y uso de esta 700 CL-X Sport.

En definitiva es una moto carismática, con bastante porte pero muy accesible para usuarios de baja estatura, con un motor temperamental, sobre todo a medio régimen, y con una frenada del Campeonato de España de Velocidad. Aún sigo sorprendido. Me moriría poder probar esta moto con unos neumáticos a la altura de los frenos ¡Debe ser una auténtica pasada!

Ver más

Deja una respuesta

Volver a la home