Probamos el nuevo casco Scorpion EXO-TECH

El nuevo Scorpion EXO-TECH es una de las novedades de Scorpion para la temporada 2019/2020. Se trata de un casco modular revolucionario con 180º de apertura. Nosotros lo hemos probado a fondo y te contamos todos los detalles y nuestra experiencia.


El nuevo casco Scorpion EXO-Tech es una de las principales novedades para esta temporada, se trata de un casco con un diseño revolucionario; su sistema de apertura de 180º de la mentonera lo desmarcan del tradicional casco modular. De este modo el nuevo Scorpion EXO-Tech se ubica en una posición de mercado sin competencia directa. Scorpion ha logrado una vuelta de tuerca más en la polivalencia y versatilidad que ofrecen los cascos modulares.

Gracias a su apertura de 180º el Scorpion EXO-Tech logra un equilibrio de pesos una vez abierto que reducen considerablemente la sensación de peso. Si bien no es un casco ligero (1700 gr), ningún modular lo es. Ahora, a diferencia de un sistema modular convencional, el peso queda muy bien centralizado cuando se levanta la mentonera.

En su posición cerrada actúa como un casco integral normal, aunque es cierto qué, gracias a su novedoso sistema de apertura en 180º, cuando está cerrado es algo más ancho en cuanto a dimensiones y/o proporciones. Dispone de una pantalla clara MAXVISIÓN con pinlock incluído, así como otra pantalla ahumada (400UV) interior retráctil. El interior es del tejido Kwikwick3.

El EXO-Tech está fabricado en policarbonato de alta resistencia y disponible en dos calotas (tallas XS > L y XL > XXL).

Experiencia en carretera y ciudad con el Scorpion EXO-Tech


El Scorpion EXO-Tech es uno de nuestros cascos fijos en la redacción. Un casco versátil, que lo mismo te sirve para probar una grand tourer como para salir un momento a una reunión al centro de la ciudad. Su polivalencia resulta una necesidad una vez la pruebas y te beneficias de ella.

El EXO-Tech es un casco a priori voluminoso si lo comparamos con un integral convencional. Si por el contrario lo enfrentamos a un casco modular, el tamaño es muy similar. Quizá es algo más ancho en la zona del anclaje de la pantalla, donde se encuentra el mecanismo de apertura.

La calota muestra un diseño similar al de un casco integral, con una elevación posterior a modo de "spoiler" trasero, y un una mentonera discreta. Lo que si puede diferenciarse más de un casco integral sería el diseño de la pantalla, con una forma particular para poder emplearse con y sin la mentonera. Aquí es donde encontramos una de sus múltiples virtudes; el EXO-Tech puede emplearse tanto con la mentonera cerrada y la pantalla exterior cerrada (recordemos que cuenta con una pantalla interior retráctil más oscura para condiciones de mucha luminosidad), como con la mentonera cerrada pero la pantalla elevada, al más puro estilo casco integral. También puede emplearse con la mentonera abierta y sin pantalla, como con la mentonera abierta pero la pantalla bajada.

  • Completamente cerrado (mentonera y pantalla)
  • Mentonera cerrada y pantalla abierta (como un integral)
  • Mentonera abierta y pantalla bajada (como un casco tipo Jet con pantalla)
  • Mentonera abierta y pantalla abierta (como cualquier modular)

El sistema de apertura de la mentonera es sencillo y fácil una vez lo has abierto y cerrado ya un par de veces, las primeras puede costar un poco. Una vez lo desacoplas, se voltea con suavidad hasta la parte posterior en un ángulo de 180º respecto la posición original cerrada. En esta posición, el peso de la mentonera que frecuentemente suele quedarse en la parte superior del casco en cualquier modular, con el EXO-Tech queda muy simetrizado, ofreciendo una sensación de menos peso.

Cuando te pones el EXO-Tech ves que, si bien no es tan compacto o "hermético" como un integral, tampoco tienes la sensación de llevar un casco más grande.

Sin duda alguna el nuevo Scorpion EXO-Tech nos ha gustado mucho sobre el papel, en las manos y en parado... Pero ha llegado hora de salir a carretera y probarlo. Para ello decidimos equiparlo en nuestra prueba de la BMW R 1250 RS 2019, una moto de alta cilindrada con la que hemos recorrido muchos kilómetros, incluso por ciudad.

Lo primero que vemos es lo ya comentado sobre su peso, que siendo ligeramente más pesado que un casco integral convencional, se percibe mucho más liviano que un modular. Luego, el campo de visión con la mentonera cerrada; es inmenso. Tiene una pantalla/visor muy amplio y mucho ángulo de visión. No es que se trate de algo inusual, pero si me impresionó muy positivamente.

Hablando de aspectos positivos, también tiene puntos a mejorar, como podría ser la sonoridad. No es un casco ruidoso, pero si existe cierta sonoridad del aire cuando se circula en cruceros elevados. No es molesto pero está ahí. Por contra, cuando abres la mentonera, cierto es que escuchas el aire de lleno pues está abierto, pero al no quedarse la mentonera en la zona superior del casco en su posición abierta/desplegada, no hay ningún silbido del roce con el aire (típico de la mentonera en otros cascos modulares).

Al margen de la sonoridad, debo volver a destacar un punto muy positivo y es la estabilidad que presenta el casco en marcha, tanto a baja como a alta velocidad. Además la BMW R 1250 RS tampoco es que disponga de una gran pantalla/cúpula frontal. La tiene, pero si vas muy erguido te da un poco el aire. En este aspecto el EXO-Tech está muy bien logrado gracias a la forma de su calota y su pequeño spoiler trasero.

Tras realizar una ruta de 300 km, tengo que reconocer que me quité el casco muy pocas veces, pero si jugué mucho con su apertura, llevándolo abirto en zonas de curvas lentas para poder disfrutar del olor de la montaña, o incluso con la mentonera abierta pero las pantalla exterior bajada así como la interior debido el sol incidente. El sistema de apertura es sencillo y muy rápido de abrir/cerrar, pero quizá las primeras veces tardes un poco en pillarle el punto (seguramente también sea debido a que nuestra unidad es nueva y haya que darle un poco de holgura a los mecanismos).

En ciudad debo reconocer que fui prácticamente con él abierto, y solo lo cerré una vez que circulaba detrás de un autobús de la EMT que contaminaba mucho. Para todo lo demás, el EXO-Tech iba siempre replegado a sus 180º grados de apertura y prácticamente caes en el olvido de llevar un casco modular, pues no pesa más de una zona o no te tira hacia atrás ni hacia delante. La mentonera es tan discreta y contenida que ayuda mucho al centralizado del peso una vez desplegada.

Sin duda se trata de un casco muy conseguido, con un equilibrio único en el mercado y que vale cada euro que cuesta. Tiene un precio de 299'90 €. Tiene una polivalencia de uso sin igual y además goza de un amplio abanico de tallas: XS>XXL.

Deja un comentario

Volver a la home