«Nos jugamos mucho», añade el Dr. Charte, jefe de los servicios médicos de MotoGP

El Dr. Ángel Charte, máximo responsable de los servicios médicos del Mundial de MotoGP, explicó detalladamente en el podcast 'Cambia el mapa' cómo será el exigente protocolo médico que seguirá el Mundial de MotoGP en su vuelta a la competición.


El Mundial de MotoGP está cada vez más cerca de la reanudación. Falta un mes para que los motores vuelvan a rugir en el Circuito de Jerez en una temporada que en la categoría reina arrancará con cuatro meses de retraso y que se presenta bastante atípica por la crisis del coronavirus.

Para salvar la temporada y seguir adelante, MotoGP se ha cerciorado de hacerlo en unas condiciones que garanticen la seguridad ante la pandemia del Covid-19. Con Dorna a la cabeza, se ha llevado a cabo un calendario de 13 carreras en Europa desde julio hasta noviembre, con la posibilidad de que haya hasta 17 si finalmente se puede correr en Argentina, Estados Unidos, Tailandia y Malasia a final de año.

Con tal de garantizar la seguridad en este regreso de la competición, MotoGP volverá con carreras sin público y con una restricción de unas 1.300 personas en el paddock, los cuales tendrán que seguir un estricto y efectivo protocolo que han realizado los servicios médicos de MotoGP, con el Dr. Ángel Charte a la cabeza.

El Dr. Ángel Charte, jefe de los servicios médicos de MotoGP (Foto: MotoGP.com)

El Dr. Charte (Hospital Dexeus-QuirónSalud), una eminencia de la medicina interna y jefe de los servicios médicos de MotoGP, desveló los puntos clave del protocolo en el podcast de MotoGP y DAZN "Cambia el mapa", presentado por Ernest Riveras e Izaskun Ruiz.

Para el Dr. Charte, a la hora de referirse a este protocolo «lo más importante como definición y titular sería "Seguridad médica total" y, sobre todo, responsabilidad de parte del personal que vaya a estas carreras. Ese sería el titular importante».

«Hemos llegado a hacer un protocolo de prevención y médico que creo que es de un nivel muy elevado, no sólo científicamente, sino también de forma profiláctica y efectiva», añade.

El máximo responsable de los servicios médicos del Mundial, advierte de la rigidez del protocolo: «En ese protocolo que hemos tenido que presentar ante el Consejo Superior de Deportes y el Ministerio de Salud, y en los Gobiernos de donde nosotros vamos a correr, es un protocolo muy estricto y muy rígido. Ya sé que muchos dirán que estamos en la Fase 3, en la nueva normalidad y todas estas historias, pero en la primera carrera vamos a ser muy encriptados, muy sectorizados y muy confinados».

En su interesante intervención en "Cambia el mapa", el Dr. Ángel Charte desgranó punto por punto cómo será el nuevo protocolo. Destacamos las pinceladas más importantes que comentó, explicadas por el jefe de los servicios médicos de MotoGP:

Antes de viajar, todos los miembros del paddock deberán pasar un test PCR y otro serológico, y tendrán que confinarse desde que pasen el test hasta que viajen al Gran Premio: «Lo primero que vamos a hacer es pedir a cada una de las personas es una prueba de PCR, que es la prueba genómica, la más efectiva del Covid-19, y luego una serología IgG IgM en la que podemos observar si el paciente ha estado, está o ha pasado la enfermedad. Eso será tres días antes de llegar al Circuito de Jerez. Por ejemplo, si los equipos llegan el lunes, tres días antes tendrán que hacerse la prueba PCR y serología por el método Elisa. Es un método que, en lugar de ser una punción en la punta del dedo, es una detección por vía sanguínea».

Habrá una aplicación en la que se vuelquen todos esos resultados y que determinará si la persona es apta para entrar al Gran Premio o no: «Cuando lleguen a Jerez lo volcarán en una aplicación, en la que nosotros tendremos nada más llegar a Jerez si la persona que venga está exenta de Covid-19. Se le dará autorización para entrar».

Se hará test aleatorios en el circuito, si se considera preciso. Habrá duras sanciones para quienes no cumplan las normas: «Nosotros nos reservamos en estos 15 días (en los que estén en Jerez), porque habrá un tema de sectorización y de confinamiento, nos reservamos la capacidad de hacer test aleatorios o PCR aleatorias. No sólo en sospechas, sino de forma aleatoria podemos ir a un box. Esto es por su bien, no por el nuestro, y es por el bien del Mundial. No podemos caer en la irresponsabilidad de que esto salga mal. Nos jugamos mucho y creo que esta primera carrera ha de ser muy, muy, muy estricta. Para esto hemos hablado con los directores de los equipos y se ha explicado esa rectitud, que será penalizada si no se cumple con la categoría más alta que puede haber en una penalización. Creo que todo el mundo puede entender a cuál me refiero».

El protocolo será único para todos los Grandes Premios, aunque se adaptará al protocolo sanitario que este vigente en ese momento en el que país en el que haya carrera: «Hay un protocolo único que está aprobado por el Consejo Superior de Deportes, que es el que hemos presentado y sobre el cual puedo decir que hemos sido felicitados. Pero cuando lleguemos a la República Checa, contactaremos, aunque ya lo hemos hecho, con las autoridades sanitarias checas y acoplaremos nuestro protocolo al suyo, porque estamos en su país. No difiere excesivamente». 

«Nosotros vamos a llegar a los países en una fase elevadísima de "nueva normalidad", pero aunque desescalemos de forma laxa cuestiones, sí que es verdad que mantendremos una estructura muy vigilante durante el resto del Mundial».

El paddock quedará sectorizado. Los equipos se dividirán y convivirán en diferentes "familias" o "sectores" sin mezclarse: «En realidad hemos sectorizado el paddock como cada familia. En equipos en los que haya dos motos, estará la "familia" de una moto y la "familia" de la otra. Esos están sectorizados y nosotros sabremos perfectamente la situación de cada uno y los contactos que pueden tener».

Los jefes de equipo deberán actualizar en todo momento la situación de los miembros de la estructura. Si alguno de ellos tiene algún síntoma relacionado con el Covid-19, será trasladado a una unidad de triaje que habrá en el circuito: «A partir de las 7 de la mañana, los jefes de equipo volcarán una serie de datos y de síntomas que recibirá de cada uno de sus miembros. El responsable será el jefe de equipo. Si el jefe de equipo tiene ocho personas, estas personas desde por la mañana y el resto del día irán volcando datos sintomatológicos. Nosotros vamos a funcionar más con los síntomas que con los test. ¿Por qué? Porque la clínica es lo que manda. El test PCR a partir del tercer día pierde validez. Pero si yo estoy en mi sector, convivo con nueve personas y no salgo de mi sector, difícilmente voy a contagiarme. El contagio vendrá si yo salto este confinamiento».

La Unidad de Triaje atenderá a aquellos que muestren algún síntoma relacionado con el Covid-19. En función de cómo sean los síntomas y de si requieren pruebas adicionales, tendrán que confinarse en el hotel o tendrán que ser trasladados al hospital: «Tendremos una "jaima" que se llamará Unidad de Triaje, que ahí el más mínimo síntoma será triado por mí y por mi equipo médico. A partir de ahí, decidiremos. El Covid-19 es un virus muy mórbido y muy letal, pero en cambio tiene su "nobleza": nunca altera ningún síntoma. Siempre se manifiesta de la misma manera: problema respiratorio, fiebre y lesión pulmonar grave. En eso, el virus nunca nos ha engañado. A partir de ahí, de ese triaje se aislará. Estaremos con los médicos con las EPI pertinentes y la gente que tenga contactos irá perfectamente uniformado en prevención. De ese triaje se trasladará por un circuito que hemos hecho en este caso hacia al Hospital de Jerez, donde tendremos una sala Covid a pesar de que ellos ya están desescalados. Ahí practicaremos las pruebas pertinentes, si hay que hacerlas allí, porque a veces hay asintomáticos. Esa persona quedará totalmente confinada en el hotel o en su habitación, y el que sea subsidiario de hospital será confinado en el hospital para pruebas radiológicas».

Absolutamente nadie quedará exento de este protocolo ni de tener que ser aislado si presenta síntomas, sea cual sea su condición en el campeonato: «Había un político que decía "Puedo prometer y prometo", y yo lo voy a cumplir a rajatabla. Nadie me ha presionado y nadie me presionará».

En caso de que un piloto se esté jugando el campeonato y una de las pruebas previas a un Gran Premio dé positivo, podría quedarse sin participar: «Se quedará en casa y repetirá la PCR a las 48 horas, y la volverá a repetir a las 72 horas. Si la segunda PCR es negativa, podrá venir; si la segunda PCR es positiva, no podrá venir».

Además de sectorizar el paddock y de dividir a los equipos en "familias" o "sectores", dentro de los boxes también habrá medidas de prevención. Las mascarillas, imprescindibles: «Estará controlado, porque además de ser una familia y estar codo con codo, tomarán las medidas higiénicas de la vía aérea y de tren superior, de manos y etc. Llevarán mascarilla y posiblemente en momentos que no estén en fase muy activa encima de la moto y del piloto, irá con máscara protectora facial».

No sólo tomarán esas medidas los mecánicos y demás personal del box, también los pilotos: «Con el piloto podremos hacer dos cosas: o no quitarse el casco, o si se lo quita, como los demás estarán protegidos con mascarilla y con careta facial, el piloto se lo colocará si así lo requiere».

Los comisarios también irán protegidos y los servicios médicos supervisarán el protocolo que sigan los comisarios: «Todos irán con EPIS pertinentes y protección facial. No podrán acercarse a los pilotos de forma vehemente».

Habrá revisiones diarias a todos los miembros del paddock. 

También se limitará el personal en las ambulancias y coches médicos en caso de que tengan que atender en pista algún accidente grave. 

La Clínica Mobile tendrá turnos más limitados y horarios escalonados para sesiones de fisioterapia y visitas de pilotos. 

Optimismo de cara al futuro: «Sí, con matices. Un médico siempre debe ser optimista con un enfermo, porque si no pierde el control del enfermo. Yo soy optimista, pero esto no se ha ido, esto sigue aquí. Dicen los epidemiólogos que esto volverá. No sé si volverá; a mí me crea sombras. Creemos que volverá, pero no lo sabemos seguro. Lo que sí puedo asegurar es que esto ha venido, sigue aquí y se quedará aquí. No sé si como '19', si como '33' o como '101'. Pero creo que el mundo, la globalización, nos va a llevar a una serie de nuevas enfermedades y creo que esta puede ser una de la que más daño nos haga».

Posibilidad de que en unos meses pueda haber carreras con público (fuera de Europa, si se celebran serán únicamente con público). Eso sí, pese al optimismo, el Dr. Charte sigue llamando a la prudencia: «Si continuamos de esta manera y en esta situación de desescalada, y con la poca presencia en las ciudades y en los hospitales de contagio de Covid-19, yo creo que sí. Tampoco sé las circunstancias en las que están Austin, Tailandia, Malasia y Argentina. Creo que hay que esperar. En septiembre podríamos plantearnos muchas cosas, pero ahora sería un suicidio. Cuanto más volumen de personas, más incidencia de contagio. El virus sigue estando aquí, no se ha ido; le hemos cortado la autopista por controles médicos y el virus va ahora culebreando. No sabemos qué pasará dentro de tres meses. De momento estamos bien y está claro que hay que ser optimistas, pero nos jugamos mucho en este Mundial. Carmelo y Carlos Ezpeleta, y la FIM están de acuerdo conmigo en que no vamos a arriesgar ni el más mínimo ápice».

Deja un comentario

Volver a la home