El Movistar Yamaha, preparado para MotoGP 2017

Nueva etapa para el Movistar Yamaha en MotoGP. El nuevo proyecto oficial de la firma de los diapasones se ha presentado este jueves en el Distrito Telefónica de Madrid, donde Valentino Rossi y Maverick Viñales han comparecido por primera vez como compañeros de equipo y han desvelado cómo serán las nuevas Yamaha YZR-M1 2017.



Hace poco más de dos meses, el Circuit de Valencia bajaba el telón de la temporada 2016 y sólo dos días después inauguraba la acción de 2017 con unos test que traían consigo bastante expectación y en los que el nombre de Maverick Viñales brilló con luz propia en sus dos primeras jornadas con Yamaha. Poco más de dos meses después de la última cita del pasado año y poco más de dos meses antes de la primera del presente curso, en ese punto intermedio, se establecía el momento perfecto para empezar a familiarizarse a todos los efectos con las múltiples novedades que habrá en la parrilla de MotoGP 2017. Y este jueves llegaba el turno del Movistar Yamaha.

Al igual que hace dos años, el Distrito Telefónica de Madrid era el escenario escogido por el Movistar Yamaha para la inauguración oficial de una nueva etapa de este proyecto en el que la compañía de telefonía sigue siendo el patrocinador principal. La estructura de fábrica de la marca de los diapasones arranca una nueva era con Valentino Rossi y Maverick Viñales formando equipo bajo el lema #WeChooseToMakeHistory (#ElegimosHacerHistoria), con el que Yamaha busca recuperar la corona de MotoGP. Todo ello teniendo en cuenta que el piloto que aportó las tres últimas a las vitrinas de Iwata, Jorge Lorenzo, vestirá de rojo a partir de mañana.

Los focos de esta presentación estaban bien repartidos entre Rossi -por ser Rossi, esa leyenda que aún sigue en la pomada-, Viñales -por ser la gran novedad de esta presentación- y la nueva Yamaha YZR-M1 -porque la filtración de una imagen hacía pensar que cambiaría notablemente su decoración-.

El acto arrancó con puntualidad a las 11:30h., presentado por Izaskun Ruíz y Dylan Gray, quienes fueron dando la palabra a los dos grandes protagonistas de la presentación, los pilotos. Valentino Rossi fue el primero en tomar la palabra haciendo caso a los galones que el italiano tiene dentro de la fábrica sobre un recién llegado que promete ponerle las cosas difíciles: «Vuelvo a tener un compañero muy fuerte después de Jorge. Maverick me impresionó desde el primer día en Yamaha. Espero que podamos trabajar juntos para mejorar la moto y que podamos estar en el podio en cada carrera», aseguraba el italiano, que añadía la importancia del test privado de Sepang que hicieron a finales de noviembre: «Descubrimos que la moto tiene un gran potencial».

Maverick Viñales fue el siguiente en hablar, luciendo por primera vez sus nuevos colores y alimentando un poco más la gran expectación que ha generado desde el primer momento la llegada a Yamaha de un piloto como él, de sólo 21 años, que está llamado a ser el futuro de la marca en MotoGP y que posee uno de los mayores talentos vistos en las últimas décadas. El gerundense tiene claro que dar un salto de calidad hacia Yamaha esconde un único objetivo: el título. «Estoy muy contento con el equipo. Espero dar lo mejor de mí mismo y voy a trabajar muy duro. 2016 fue un gran año para mí pero espero que este sea mejor», sostiene Mack. «El año pasado cuando seguía a la Yamaha me pareció una moto realmente rápida. Espero que con mi pilotaje podamos exprimir al máximo la Yamaha. El objetivo en Sepang es trabajar sobre todo de cara a Qatar, tratando de hacer una moto que sea fuerte a final de carrera. En pretemporada tengo 9 días en los que trabajar al máximo sobre la moto», añadía el piloto español a la hora de hablar sobre la pretemporada, que arrancará el próximo 30 de enero en Malasia. Por último, ensalzaba al que será su compañero de equipo este año:«No sé cuál es el secreto de Valentino. Cada año el nivel de MotoGP sube, pero Valentino sigue arriba». Tras el turno de declaraciones, llegó el momento de hacerse la primera foto juntos como compañeros de equipo luciendo los mismos colores.

La presentación no tuvo nada que ver con la de 2016, en la que la tensión era más que evidente después de lo que había sucedido el año anterior, y es que por el momento parece que la relación entre los dos componentes del equipo es bastante cordial. Eso se reflejaba hasta en la cara de Lin Jarvis, mucho más relajado y sonriente. El británico comparecía junto a Massimo Meregalli y Kouchi Tsuji para explicar que los objetivos de Yamaha vuelven a pasar por el título. Meregalli reafirmaba su sorpresa sobre el gran rendimiento de Viñales desde el primer momento: «Sabíamos que se adaptaría rápido pero no esperábamos que lo hiciera todo tan rápido».

La reluciente Yamaha YZR-M1 de 2017


Pero sin duda la que acabó acaparando toda la atención fue la Yamaha YZR-M1 de 2017. Pasadas las 12:15h. llegó el momento cumbre de la puesta de largo, en la que ambos pilotos destaparon las mantas y mostraron cómo será la nueva Yamaha de MotoGP 2017. Pese a que se había especulado en diversos medios con un cambio radical de la decoración, lo cierto es que no ha sido así. La principal modificación es que el color azul gana peso en la parte baja de la moto, desapareciendo el verde, que sólo se mantiene en el logo de Movistar y en el de Monster, los dos patrocinadores principales del equipo.

Ambos pilotos posaron con sus nuevas armas para esta temporada, con la consigna clara de que ambos van a pelear por el título, algo que desde Yamaha buscan con ahínco con tal de repetir la triple corona obtenida en 2015. Comienza una nueva etapa, una nueva era, y el renovado proyecto de los tres diapasones ya está en marcha. El próximo 30 de enero, en Malasia, llega la primera prueba de fuego. A partir del 26 de marzo en Qatar comenzará la acción de verdad. El Movistar Yamaha quiere hacer historia.