Test Tailandia MotoGP 2018: Malas sensaciones para Rossi y Viñales

Valentino Rossi y Maverick Viñales arrancan con problemas en Buriram. Han sido octavo y undécimo, respectivamente, en una jornada marcada por la igualdad. En Yamaha no están satisfechos y apuntan a la electrónica como principal desventaja respecto a Honda y Ducati.


La preocupación con la que Yamaha cerró hace menos de tres semanas los test de Sepang ha vuelto a salir a relucir en la primera jornada en Tailandia. El comienzo en Malasia fue muy alentador en los dos primeros días, pero a partir del tercero se tornó en unas dudas que, por el momento, desde la firma de los diapasones no consiguen resolver.

Las sensaciones son mejores con el nuevo chasis, que toma como referencia el de 2016, pero la electrónica sigue siendo un gran quebradero de cabeza para la firma japonesa y para sus dos pilotos oficiales, que hoy han sido octavo -Rossi- y undécimo -Viñales-. Así las cosas, las impresiones de los dos pilotos del Movistar Yamaha no eran buenas nada más cerrar el día.

«Estoy bastante preocupado, dado que nuestros técnicos están teniendo dificultades con la centralita Magneti Marelli. A diferencia del chasis o el motor, lo bueno de la electrónica es que es algo de números. Puedes resolverlo en un día, pero no es fácil», exponía Rossi en declaraciones recogidas por ‘GPone’.

El italiano, que hoy cumple 39 años, ve aspectos positivos en la nueva moto, pero asume que ahora mismo es complicado incluso luchar por el podio: «Puedo pilotar bien la moto, tanto en la entrada de curva como en la frenada, incluso mejor que el año pasado. Sin embargo, mirando la tabla de tiempos es complicado, ya que hoy estoy por detrás de tres Ducati. Si quiero pelear por el podio, hay que dar un paso adelante», comentaba Valentino.

Sin ahondar mucho en ello, el de Tavullia volvía a declarar que los problemas principales son con la electrónica, donde Honda y Ducati están marcando la diferencia respecto a ellos: «Desafortunadamente, con la electrónica tenemos la misma desventaja que el año pasado. Ducati y Honda han conseguido entender algo que nosotros no hemos entendido. Por tanto, tienen una aceleración diferente respecto a la nuestra y como consecuencia acusamos esa diferencia».

Así las cosas, la preocupación vuelve a ser en distancia de carrera, donde el año pasado acusaron mucho desgaste del neumático trasero: «Cuando tienes que hacer 26 vueltas en carrera, tratando de luchar por el podio, este aspecto resulta fundamental. Tenemos que seguir nuestro trabajo de desarrollo, no hay otras soluciones», finalizaba Valentino.

Viñales: «Tendremos que tomar otra dirección, esta no es la correcta»


Y si las impresiones de Rossi no eran buenas, igual sucedía en el caso de Maverick Viñales. El piloto gerundense, 11º a poco menos de medio segundo del registro con el que Crutchlow ha liderado la jornada, acababa contrariado: «Ha sido un día difícil. Nos hemos concentrado en la puesta a punto, pero no ha habido mejoras respecto a Sepang. Mañana tendremos que tomar otra dirección, ya que esta no es la correcta y estamos muy lejos de los mejores».

Viñales también apuntaba a la electrónica como el punto débil de la Yamaha: «Tenemos que trabajar en la electrónica, que es el aspecto en el que más sufrimos. Las sensaciones son prácticamente las mismas que en 2017, particularmente en lo que respecta a la entrada en curva, donde parece que estamos como hace un año».