Entrevista a Chicho Lorenzo: «Démosle un poco de cariño al Mundial de MotoGP, que se lo merece»

A Chicho Lorenzo, padre de un piloto que ya es cinco veces campeón del mundo de motociclismo –tres de ellas de MotoGP–, hay que reconocerle que está haciendo un trabajo excepcional por el motociclismo. De su experiencia vivida con Jorge Lorenzo se inició un camino, el de la formación de jóvenes pilotos, que le ha llevado a crear una red de escuelas con una gran actividad internacional. La clave del trabajo de Chicho se basa en una eficaz contención de costes –lo que facilita el acceso a este deporte a familias con recursos limitados– y la máxima igualdad de condiciones, lo que promueve la evolución de los pilotos.

En un momento en el que el motociclismo está falto de cariño –y sobrado de enfrentamientos–, nos sentamos para tener una tranquila conversación con un hombre que no ha sido esquivo a situaciones polémicas pero del que, desde mi experiencia personal, sólo puedo decir que todo lo que he recibido de él ha sido profesional, correcto y cordial.

Y como el objetivo de nuestras entrevistas siempre es tratar de ofrecer la cara más amable de personajes que merecen ser escuchados, en esta entrevista no encontrarás ni una coma que nos lleve hacia asuntos polémicos sino a tratar de subrayar y poner énfasis en lo que, de una manera u otra, sirva para hacer nuestro modesto homenaje al motociclismo.

Porque, tal y como me pidió Chicho, «démosle un poco de cariño a este título, que MotoGP –y el motociclismo– se lo merece».

 

Jorge ha sido el piloto más completo de esta temporada. Ha sido muy constante y al final ha logrado un nuevo título. Pero este año hemos visto a un Valentino sorprendentemente competitivo, a un Marc que ha tenido muchas caídas y a un Dani que ha terminado el año de forma brillante. Desde tu punto de vista, siempre muy analítico, ¿cómo definirías a cada uno de los cuatro “magníficos”?
Yo veo a un Valentino Rossi muy inteligente que ha sabido dar la vuelta a una carrera deportiva que parecía que iba cuesta abajo y se ha transformado para ser el mejor Valentino de su trayectoria. Ha sabido cambiar su forma de pilotar desde un estilo que venía de los años 80 para adaptarse y sacar el máximo partido al nuevo estilo que han traído los pilotos más jóvenes. Su punto débil quizás esté en los límites físicos de tener ya 36 años, los reflejos ya no son los mismos. Este año ha hecho una temporada impresionante, algo que es evidente después de estar todo el año liderando el campeonato.

Marc Márquez es extraordinariamente ambicioso, tiene una fe en sí mismo tremenda y siempre lo tiene todo muy claro. Su pilotaje es anárquico, visceral, creativo, no sigue una línea repetitiva, siempre está improvisando, busca el combate y se ve que disfruta mucho con esa manera de pilotar, aunque esto le lleva a cometer errores cuando él mismo se mete presión y necesita llegar a su límite, como hemos visto este año, que ha tenido cinco.

A Dani Pedrosa, después de casi toda una vida en la que ha compartido pista con mi hijo, le tengo mucho cariño y siempre lo he visto como un piloto que tiene una gran fortaleza mental que ha sabido remontar situaciones difíciles. Tiene un pilotaje muy fino como corresponde a un piloto de poca envergadura que está obligado a ser técnico si quiere ser rápido, aunque creo que, sin dejar de ser él mismo, ha adoptado algunos rasgos del pilotaje de su compañero de equipo y ahora pilota con más agresividad esa Honda. La lucha con Valentino en Aragón fue impresionante y me gusto ver a un Dani tan fuerte.

Respecto a Giorgio, es muy perfeccionista y muy inconformista, y eso es algo que transmite a su pilotaje. Se dice que es el piloto más técnico de la actualidad, pero yo creo que es el piloto más técnico de la historia.  Es muy regular y no suele cometer errores, aunque hemos visto, en contadas ocasiones, que bajo mucha presión también ha tomado decisiones equivocadas; ha sabido sacar lo mejor de sí mismo cuando las cosas se ponen especialmente difíciles, como en la última carrera de la temporada.

Es inevitable hablar sobre lo que sucedió en Sepang. ¿Cuál es tu punto de vista de este asunto?
A mí me gusta escarbar para tratar de dar con la raíz de los problemas y creo que Pedrosa, con quien estoy completamente de acuerdo, lo resumió muy bien cuando dijo: «Necesitamos normas claras».
Pienso que en estos momentos no hay una correspondencia clara entre las infracciones del reglamento y los castigos. Hemos visto como en ocasiones se han aplicado diferentes sanciones para las mismas situaciones y, cuando el árbitro no es tajante, claro, justo y no actúa siempre de la misma manera, aparecen problemas como éste. Volveremos a encontrarnos situaciones como estas u otras parecidas en el futuro y espero que no acaben así, porque hay que tener siempre muy presente que este es un deporte de alto riesgo, en el que puede pasar cualquier cosa y esta ambigüedad y sensación de falta de claridad añade más peligro.

En el FP3 de Sepang, tanto Marc como Valentino jugaron a “el perro y el gato” actuando de una manera claramente sancionable aunque, en lugar de sanción, se le dio bombo en las redes. De hecho, por actitudes como esa, se ha sancionado en 54 ocasiones en la temporada 2015. Le pregunté su opinión a un piloto de Moto3 que había sido sancionado por algo parecido y su respuesta fue: «Es que son Valentino y Marc»…
Con estas cosas se tiene que ser muy claro. No se puede ser ambiguo porque eso va en contra del deporte. Ya hay suficiente pelea en la pista, que va mucho más allá de los deportistas para abarcar también a las marcas, a los equipos, a los preparadores, a los presupuestos… Si además de toda esta rivalidad, los reglamentos no transmiten sensación de estabilidad y claridad, lo que conseguimos no es positivo para nadie.
Cuanta más igualdad y justicia haya en la pista, mejor para todos.

Es también inevitable hablar sobre lo que ha traído consigo este incidente…

Yo creo que todo esto es inevitable. Cuando surge algo que trae tanta polémica, ya no puedes impedir que genere toda esta expectación, que a su vez, hace que el asunto se haga mayor. Yo creo que sería bueno que los pilotos aceptaran sus errores y pidieran disculpas por ello. Eso calmaría mucho las cosas.

La caída de Argentina, el adelantamiento de Marc en Laguna Seca, el adelantamiento de Valentino en Aseen… ¿Crees que Dorna, la FIM o el entorno de los pilotos podrían/deberían haber frenado antes esta situación?
Volvemos a lo mismo. Lo que necesitamos son normas claras y lo necesitamos ya. De todo esto tenemos que aprender porque ha sido una semana muy mala que ha decepcionado a mucha gente que ama este deporte y que lo que quieren ver son luchas limpias en la pista.

Tu hijo acaba de lograr su quinto título de Campeón del Mundo y el tercero de MotoGP. Me gustaría que, echando la vista atrás, hagas una valoración de su trayectoria.

Tratando de verlo objetivamente, creo que la trayectoria de Jorge es impresionante. Tiene récords de precocidad, ha superado momentos muy difíciles, tiene una regularidad impresionante y ha conseguido llevar el pilotaje fino, elegante y efectivo hasta sus límites. 

Para mí lo más importante es que, una vez superó la difícil etapa de sus inicios en el Mundial, siempre ha sido un caballero en la pista. Me hace sentir muy orgulloso que mi hijo, no sólo sea un gran deportista de élite, sino que sea un piloto limpio y todo un caballero.

¿Cómo ves el futuro a medio plazo de Jorge?
Yo creo que mientras Jorge esté motivado, va a seguir dándolo todo para mejorar y continuar evolucionando. Yo espero que le quede mucha “mecha”, pues Dani Pedrosa, que tiene dos años más que él ha recuperado su mejor nivel, mientras que Valentino Rossi con 36 años está en su mejor versión. Así que espero que todavía tenga mucho tiempo de buenos resultados y de éxitos.