El Pons Racing rompe con Barberá tras su positivo en un control de alcoholemia.

Después de conocerse el positivo en un control de alcoholemia de Héctor Barberá, el Pons Racing ha rescindido el contrato con el piloto valenciano.


El Pons Racing ha decidido rescindir su contrato con Héctor Barberá después de que el piloto valenciano se convirtiese en noticia en las últimas horas tras dar positivo en un control de alcoholemia, donde registró una tasa de 0.69 miligramos de alcohol por aire espirado. La infracción tuvo lugar este jueves en Valencia y, por ello, Barberá ha sido condenado a 22 días de trabajos sociales y ha recibido la retirada del carnet durante 12 meses.

Pero el error de Barberá no sólo conllevará eso, sino que además se queda sin equipo en el Mundial de Moto2. El Pons Racing ha emitido un comunicado este viernes que reproducimos a continuación:

«A raíz de los últimos acontecimientos sucedidos en Valencia con el piloto Héctor Barberá la noche del 07/06/18, hoy 08/06/18 PONS Racing y Héctor Barberá rescinden el contrato de mútuo acuerdo que les unía para la presente temporada 2018 .

PONS Racing quiere agradecer los servicios prestados de Héctor Barberá y le desea lo mejor en el futuro».

Así las cosas, el equipo que capitanea Sito Pons no sigue adelante con el piloto valenciano, que este año bajaba de categoría para tratar de asaltar el título de Moto2. Sin embargo, el inicio de temporada no estaba siendo positivo para el de Dos Aguas, que en las seis primeras carreras de la temporada había acumulado sólo 10 puntos, marchando en la 19ª plaza del campeonato.

La infracción extradeportiva, la tercera en lo referente a la seguridad vial, ha sido el desencadenante para que el equipo decidiera rescindir el contrato, algo que según la nota de prensa ha sido de mutuo acuerdo. Por el momento, Barberá se queda sin moto en el Mundial y el Pons Racing tendrá que buscar un sustituto para el valenciano de cara a las 13 carreras que quedan esta temporada.

Barberá: «La palabra ‘Arrepentimiento’ se queda corta»


Por su parte, Barberá ha anunciado también la noticia en sus redes sociales, donde ha publicado un post a modo de comunicado en el que cuenta lo sucedido y muestra su arrepentimiento por ello, además de confirmar que a partir de Montmeló no seguirá con el Pons Racing.

Héctor Barberá: «Escribo esta nota para aclarar lo sucedido hace dos noches en Valencia. Imagino que todos habéis leído las informaciones periodísticas que han aparecido desde entonces. No voy a entrar demasiado en los detalles. Fui a la fiesta de cumpleaños de un buen amigo y a la salida me paró la Policía Municipal y me hizo un control de alcoholemia. Di positivo, aunque mi actitud fue correcta en todo momento y en el propio informe policial señalaron que mi condición física era buena. Esto no me disculpa, en absoluto. Asumo mi error y acepto las consecuencias. Lo peor es lo que tiene que ver con mi familia, mis amigos y mi pareja, pero también con mi carrera profesional. A partir del próximo Gran Premio de Cataluña no continuaré compitiendo con mi actual estructura.

Incluso aquellos que penséis que es merecido, que puede ser, entenderéis que es un momento muy duro para mí. La palabra ‘arrepentimiento’ se queda corta para expresar lo que siento. Me he tomado muy en serio mi paso a Moto2, aunque las cosas no estén saliendo bien. Estoy entrenando más que nunca y trabajando muy duro.

Insisto una vez más en que asumo las consecuencias de lo que ha pasado. No voy a dejar de luchar aunque las cosas sean difíciles, y esta será la actitud que voy a seguir manteniendo. Pido disculpas a quien le haya afectado esta situación, y doy las gracias a los que me apoyan en un momento como este».