Quartararo y Rodrigo comparten lesión y éxito

Fabio Quartararo, pole en MotoGP; y Gabriel Rodrigo, pole en Moto3, se operaron del síndrome compartimental hace menos de dos semanas.


Síndrome compartimental: dícese de «una afección seria que implica aumento de la presión en un compartimento muscular. Puede llevar a daño en nervios y músculos, al igual que problemas con el flujo sanguíneo», según indica el portal médico Medline Plus.

En el motociclismo, dicha afección es una de las más comunes, por no decir que suele ser inevitable. Afecta a los antebrazos y en la mayor parte de los casos se manifiesta cuando los pilotos saltan a Moto2 o MotoGP. Según la tendencia que ha tomado este deporte en los últimos años, parece que hay dos tipos de pilotos: los que se han operado del síndrome compartimental y los que se acabarán operando de ello algún día. Luego hay excepciones como Marc Márquez, uno de los pocos que no ha tenido que pasar por quirófano para someterse a esta operación.

Pues bien, los dos últimos que han llegado al club de los pilotos operados de síndrome compartimental han sido Fabio Quartararo y Gabriel Rodrigo. Ambos se operaron la misma semana, el 4 y 3 de junio, respectivamente; ambos han conseguido la pole en Montmeló, sólo 11 y 12 días después.

En el caso del piloto francés, pasó por el quirófano para ser intervenido por el Dr. Xavier Mir. Sólo se operó del brazo derecho y este mismo jueves recibió el fit por parte del equipo médico de MotoGP para poder competir este fin de semana. Fue el más rápido el viernes y también este sábado, dominando en lo que va de fin de semana el FP2 y FP4, y consiguiendo la pole en la Q2. Es su segunda pole de la temporada.

«Las máximas vueltas que he dado, sin medicación, han sido nueve. Con la motivación de salir primero y ya en carrera piensas en otras cosas, más que en el dolor. No me voy a infiltrar, ya que creo que el brazo no se puede infiltrar. Tampoco tengo un dolor que sea insoportable, es una pequeña molestia porque me tira un poco la cicatriz. Infiltración no, tomaremos algo si acaso», comentaba Fabio Quartararo tras acabar primero en Montmeló. Mañana tendrá la última oportunidad de arrebatarle a Marc Márquez el récord de ser el piloto más joven que gana una carrera de MotoGP.

Por su parte, Gabriel Rodrigo ha conseguido su primera pole de la temporada. En su caso, había más hermetismo sobre la operación. Él mismo lo ha confirmado este sábado tras hacerse con la primera plaza de parrilla. El hispano-argentino fue intervenido de los dos antebrazos. «Me operé el lunes después de Mugello. Parece que esto de operarse del síndrome da suerte», decía ‘Gabri’ en referencia a las intervenciones de dos de los poleman en Montmeló.

Rodrigo guarda muy buenos recuerdos del Circuit de Barcelona-Catalunya, ya que aquí consiguió el año pasado su primer podio en el Mundial. Pese a que corre con pasaporte argentino, esta es la otra carrera de casa para el piloto nacido en Barcelona: «Estoy muy contento, porque para mí esta también es mi casa. Es muy especial. También el año pasado conseguí mi primer podio, así que sería muy bonito conseguir aquí mi primera victoria o volver a subir al podio, porque llevamos muchas carreras rondándolo y ya toca», explica el piloto del Gresini Racing, que ha acabado cuarto en tres carreras esta temporada (Argentina, Austin y Le Mans).

Las 24 vueltas de la carrera de MotoGP y las 21 de la prueba de Moto3 serán las que determinen cómo está realmente la recuperación de los dos pilotos tras su paso por el quirófano hace menos de dos semanas. Por ahora, están estrenando cicatrices de la mejor manera posible.