Pol Espargaró: «Cuando pensaba en ir al Repsol Honda, tenía claro que esto es 'o todo, o nada'»

Fallece Fausto Gresini

Marc Márquez: «En 2020 aprendí que carreras hay muchas, pero que cuerpo sólo hay uno»


«Quiero ser Campeón del Mundo con Honda algún día», dice Pol

«No me puedo permitir un año tratando de adaptarme a la moto y sin ningún resultado», comenta Pol Espargaró, que afronta con ambición su nueva etapa en MotoGP con el Repsol Honda. Después de cuatro años en KTM y de acabar quinto la pasada temporada, para su primer curso en HRC se pone como objetivo intentar pelear por estar entre los tres primeros del Mundial.


Jornada de ilusiones renovadas para Pol Espargaró. El piloto de Granollers afronta su octava temporada en MotoGP siendo la gran novedad en el Repsol Honda Team, equipo al que se une después de haber llevado las riendas del proyecto de KTM durante las últimas cuatro temporadas.

Espargaró, cuyo fichaje por HRC se confirmó el pasado mes de julio, llega al equipo más laureado de la historia en su mejor momento. El pasado curso acabó quinto el campeonato, logrando cinco podios y dos poles, sus mejores números con diferencia desde que llegó a MotoGP allá por 2014. Tiene claro que Honda le ha fichado para conseguir resultados desde el primer momento y, pese a que sólo tendrá cinco días de pretemporada para intentar adaptarse a la RC213V y su crítico tren delantero, es plenamente consciente del desafío y quiere luchar en su primer año por acabar entre los tres primeros del campeonato.

Después de la presentación del Repsol Honda, Polyccio ha comparecido ante los medios de forma telemática y vestido por primera vez con los colores que defenderá, al menos, hasta 2022.

Pol Espargaró, durante la rueda de prensa del Repsol Honda

Pese a que sus rivales no le han metido por ahora en las quinielas por el título, intentará dar la sorpresa: «Lo que sé es que intentaré estar lo más arriba posible lo antes posible, que eso va a ser complicado. Entiendo que no estoy en las quinielas porque en el pasado los pilotos que se han subido a la Honda, han sufrido. Es una moto que a priori no se ve fácil, y la adaptación que han tenido los pilotos antes que yo no ha sido lo que todo el mundo esperaba. A lo mejor por eso no entro en quinielas. Este año voy a escuchar muchas voces, así que tengo que inhibirme un poco, centrarme en mi trabajo y tratar de unirme lo antes posible a mi equipo, a mi estructura, y hacer piña. Estoy seguro de que va a ser muy, muy duro, sobre todo el inicio de temporada, con el poco rodaje que voy a tener, y la presión va a ser muy alta. Pero no entrar en las quinielas también nos quita un poco de presión, al menos al principio. Intentaremos sorprender este año».

Sólo tendrá cinco días de pretemporada con la Honda y todos ellos serán en Qatar, donde también se disputan las dos primeras carreras del año. Pese a todo, considera que no se puede permitir mucho tiempo para adaptarse a la RC213V: «No me puedo permitir un año tratando de adaptarme a la moto y tratando de ayudar a Honda sin ningún resultado. No puedo permitirme esto. Honda no ha pensado en mí para esto, para un desarrollo. Ellos tienen al piloto de pruebas y él es el que se encarga del desarrollo de la moto, y de ver cómo mejorar el tren delantero. A mí Honda me quiere ganando, como es obvio, y haciendo buenos resultados. Desde el primer día tengo que apretar los dientes. Sí que es cierto que el tren delantero de la Honda parece frágil. En KTM era mi punto fuerte, donde yo me apoyaba más para hacer el tiempo, pero en Honda también son buenos en ese punto. Es una moto con la que se puede ganar tiempo en frenadas fuertes, así que intentaré aportar todo lo que he aprendido en KTM, todo lo que aprendí en Yamaha y todo lo aprendido en mi carrera deportiva, para intentar echar un cable si los resultados no salen, si la moto no la encuentro como a mí me gusta. Juntos, como equipo, intentaremos dar el máximo, pero sin duda desde la primera curva en Qatar voy a dar el 100% y si eso me conlleva alguna caída durante los test para ver el límite del tren delantero, es lo que hay, no tengo mucho tiempo».

Coger confianza con el tren delantero de la Honda, su principal objetivo en cuanto se suba a la RC213V: «De la adaptación, lo que ahora me concierne más es saber cuánto voy a tardar en adaptarme al tren delantero, porque para mí es muy importante. En las frenadas es donde yo me siento más cómodo, entrar frenando con agresividad, y es donde yo siempre he ganado el tiempo. No soy bueno en paso por curva y no me gusta ese estilo de pilotaje como en otras fábricas en las que estuve (Yamaha), y necesito esa confianza con el tren delantero. Voy a trabajar muy duro en eso y voy a arriesgar tanto como sea posible en el test para ver los límites del tren delantero, a pesar de que con eso me puedo caer. Pero es primordial para mí».

Viene de ser quinto en el campeonato en 2020 con KTM y, aunque es consciente de las dificultades, se pone el top 3 del Mundial como objetivo: «Los resultados no los sé. Es complicado. El año pasado fue muy bueno y terminé quinto, empatado a puntos con el cuarto, que fue Dovi. Fue un año muy completo, con podios y con poles. Terminar por delante del cuarto va a ser muy, muy complicado. Estamos hablando del top 3 del Mundial. Pero sin duda, es el objetivo que tengo, el que me he planteado. Quiero ser Campeón del Mundo con Honda algún día. Eso pasa por ganar carreras, hacer podios e intentar luchar por todas las carreras que pueda en lo más alto del cajón». 

El Repsol Honda, una apuesta de 'todo o nada': «Sin duda. Lo tenía muy claro. Cuando pensaba en moverme al Repsol Honda, tenía claro que esto era 'o todo, o nada'. He visto los resultados de pilotos con mucho talento y muy buenos que han pasado por aquí, que su carrera no ha seguido. Entiendo qué significan estos colores y entiendo la responsabilidad que tengo ahora mismo. Además, si Marc a priori está fuera en los test de Qatar, encima con un poco más de presión, porque a lo mejor voy a tener que hacer resultados antes de lo previsto, sin mucha experiencia, y eso va a ser duro. Pero sin duda, ahora tengo las herramientas para conseguirlo. Marc en los últimos años ha sido el mejor, indiscutiblemente, y estos colores requieren de unos resultados que tienen que estar a la altura. Así que voy a intentarlo».

Quiere romper la maldición de su lado en el box del Repsol Honda de los últimos años. Nadie que no sea Márquez gana carreras en el Repsol Honda desde Valencia 2017 (Pedrosa): «Espero que sea hora de romper la maldición y que sea yo quien lo haga, pero que no lo haya conseguido nadie desde tiempos de Pedrosa, denota una dificultad muy elevada. Que esta moto es complicada, es crítica y es compleja, y que tiene un estilo de pilotaje muy marcado para hacer resultados. Ese estilo de pilotaje es el de Marc, porque es el que ha liderado el equipo en los últimos años, ganando carreras y títulos. Hay que intentar mimetizar lo que él hacía, sus técnicas y lo que utilizaba para ir rápido, y todo ello en un periodo de tiempo muy corto, porque no puedo esperarme hasta mitad de temporada. A mitad de temporada el tren de luchar por los tres o cinco primeros ya habrá pasado. La adaptación tiene que ser rápida, a pesar de sólo tener cinco días. Va a ser complicado, es una moto difícil, pero voy a tener que apretar tanto como pueda y arriesgar desde la primera curva en Qatar».

Le hubiese encantado seguir con el staff técnico que tenía en KTM tras cuatro temporadas, pero confía totalmente en su nuevo equipo. Ramón Aurín será su jefe de mecánicos: «Evidentemente, me hubiera gustado llevarme a prácticamente todo el equipo. Desde los mecánicos hasta los electrónicos, ingenieros... Todos. Levantar un proyecto como el que levantamos sólo se consigue haciendo piña con gente muy buena trabajando y con una relación muy dura y resistente entre el equipo. Después de cuatro años, prácticamente era mi familia. Pasamos tantos momentos duros, sobre todo al principio del proyecto, que al final la unión era muy grande y dejarlos es lo que más duro se me hizo. Más que abandonar el proyecto de KTM, abandonar a esa gente que tanto me había ayudado. Por otro lado, en el Repsol Honda los integrantes son gente que ya conozco, con mucha experiencia y muy buenos. A Ramón Aurín lo conozco desde hace mucho tiempo, habla mi idioma y al final también la cultura es muy importante en momentos críticos, y eso me va a ayudar muchísimo».

Jenny Anderson, quien fuese su telemétrica en KTM, estará trabajando este año con Marc Márquez: «Es la persona que más me conoce, me conoce al 1000%. Sabía lo que me gustaba, cómo me gustaba el freno motor, cómo me gustaba el control de tracción, el consumo de gasolina en comparación con los demás pilotos, la potencia que me gustaba al salir de las curvas, lo que necesitaba para sentirme cómodo, cómo me expresaba... Prácticamente me conoce más Jenny que mis padres, deportivamente hablando. Marc tiene a su lado a una ingeniera muy, muy buena, que me conoce a la perfección. Aun así, tenemos una relación muy buena, pero ya no es de amigos, sino que es rival». 

Por ahora, no se plantea correr las 8 Horas de Suzuka, prueba de resistencia que ganó dos veces (2015 y 2016) con Yamaha: «(Ríe) No lo sé, de momento no. Me lo pasé muy bien, pero dos poles consecutivas y dos victorias es difícil mejorarlo. Así que ya veremos».