Espargaró terminó como el más rápido del viernes en Red Bull Ring

Tras dominar la primera jornada del GP de Austria, Pol Espargaró considera que la primera posición de este viernes «es real» y habla sobre su sensación de enfado tras lo que pasó en Brno: «Trataré de seguir así de enfadado en el resto del fin de semana, porque parece que funciona».


Pol Espargaró ha empezado con fuerza en Red Bull Ring. Después del cruel desenlace de la carrera de Brno, el piloto de KTM ha querido transformar todo aquello en motivación y lo ha plasmado así desde la primera jornada del GP de Austria, en la que ha sido el más rápido tras el 1:24.193 que ha marcado en el FP1. En la segunda sesión, deslucida por la lluvia, Espargaró ni siquiera ha salido a pista. «Acabar primero sienta bien y es bonito, pero es sólo un entrenamiento libre. Hemos conseguido lo que buscábamos en este entrenamiento, porque se preveía lluvia por la tarde y habíamos planeado poner un neumático nuevo al final para hacer un tiempo. Todos han hecho esa misma estrategia. Por ahora es sólo el FP1 y entre otras cosas teníamos que entender el circuito y los neumáticos. En eso hemos avanzado, pero queda mucho trabajo y mucho Gran Premio», decía como balance del viernes.

El de Granollers admite que ese primer puesto del viernes no es, ni mucho menos, algo casual: «Al final, es un primer puesto real. Sí que es cierto que sólo es el FP1 y que no todos tienen la mejor puesta a punto, ni todos se han adaptado desde el FP1. Pero es real, porque todos hemos salido con los mismos neumáticos y todos hemos montado neumáticos nuevos al final para hacer un buen tiempo. El tiempo es el que es, y ha sido rápido. Ha sido casi el mismo tiempo que Dovizioso el año pasado en FP1, y en el segundo libre Marc sólo fue dos décimas más rápido. El tiempo es el que es, y es bastante rápido. Sí que es cierto que en el FP2 no se ha podido rodar y queda esa duda de que si hubiésemos podido seguir ahí, si hubiésemos podido mejorar un poco más el tiempo o si los demás también. Queda esa duda que seguramente podremos resolver en el FP3 mañana, en caso de que sea en seco».

NombrePol Espargaró
Dorsal44
PaísEspaña
Ver ficha completa

El piloto español considera que tiene una sensación de enfado tras lo ocurrido en Brno. Un feeling que espera mantener porque le ha dado motivación y resultados este viernes: «Yo no diría que estoy más concentrado, ya que es algo que siempre intento. Quizá mi cara era más de enfado (Ríe). Es más la sensación que tengo ahora mismo. No hay presión extra, siempre que venimos aquí tenemos mucha presión, aunque sin gente en el paddock te quita mucha presión. Por supuesto que ahora el nivel de presión en el equipo es alto, porque las expectativas son altas, también en un circuito el que solemos hacer buenas carreras. Pero, honestamente, no siento esa presión. Solamente intento hacerlo bien, hacer una buena vuelta, hacer una buena carrera y completar un buen fin de semana. Trataré de ser lo más rápido posible con las condiciones que tengamos el domingo. Por el momento, pienso que hoy hemos un buen trabajo. Trataré de seguir así de enfadado en el resto del fin de semana, porque parece que funciona».

Sobre las causas de ese enfado, expone que esa sensación viene de haberse quedado tan cerca del objetivo de la victoria en Brno: «Después de tanto tiempo en este proyecto, estar tan cerca de conseguir algo y no poder hacerlo es doloroso, y es lo que estoy tratando de lograr. Por eso tengo esta sensación de enfado, porque creo que tenía la velocidad para estar donde Binder estuvo en Brno, pero no pude demostrarlo. Para mí lo peor es caer en el principio de una carrera, porque entonces no puedes demostrarte lo que eres capaz de hacer. Si pierdes en un final de carrera, estás enfadado para al menos has mostrado todo tu rendimiento. Pero no poder hacerlo es súper, súper, súper doloroso. Para mí, es la peor sensación en una carrera y así es como fue».

Pol admite que, posiblemente, este sea el Gran Premio en el que ha salido con más rabia en toda su carrera, pero que esa rabia el lunes en Brno fue aún mayor: «Puede ser que haya sido el fin de semana en el que haya salido más enrabietado. Pero creo que el día que más enrabietado salí fue el lunes de test en Brno, ahí sí que lo disfruté muchísimo y me fue muy bien. Evidentemente, tengo muchas ganas de este fin de semana después de lo que pasó el fin de semana pasado, y de no poder acabar la carrera. Tengo ganas y, además, es un Gran Premio especial para el equipo, por lo que un buen resultado aquí sería muy importante para ellos y para mí también. Se ha sumado todo y también es un circuito que se me da bien. Tenía muchas ganas de salir a pista».

Sobre el incidente con Zarco que le dejó fuera de carrera en la República Checa, no quiere ni hablar de ello ni hablar con el francés: «No voy a sacar nada positivo hablando más de este tema. Es algo pasado, es algo que no se puede tirar para atrás y hablar de más es inútil».

De cara a este fin de semana la velocidad punta será una de las claves. Ve a la KTM RC16 bien en ese apartado, pero considera que las Ducati en ese aspecto están en otra liga, algo que ha podido comprobar yendo detrás de Dovizioso: «Mirando los papeles, por supuesto que no estamos al nivel de las Ducati. He estado detrás de Dovizioso en el FP1 y vuelan en las rectas. Es increíble lo rápido que van; especialmente cómo traccionan y cómo salen de las curvas. Es increíble y es lo que les permite alcanzar esa velocidad».

Deja un comentario

Volver a la home