Espargaró (17º el viernes), tendrá que pasar por la Q1

Pol Espargaró pasará por la Q1 en Qatar tras clasificar 17º en la primera jornada de entrenamientos libres. El de Granollers, aún en su primera fase de adaptación a la Honda, todavía no logra sacarle partido a una vuelta a la RC213V. Esa adaptación se vio también lastrada por tener que usar neumáticos precalentados durante el viernes.


Si hay algo que le está costando a Pol Espargaró en su adaptación a la Honda, eso está siendo el hecho de poder sacarle el máximo rendimiento a la RC213V a una vuelta, lo que dentro del paddock se conoce como time attack.

En ese momento en el que hay que atacar al crono, Espargaró sigue sin tener toda ni la confianza ni la experiencia con la RC213V como para sacarle partido a una vuelta, algo que se reflejó en el GP de Qatar cuando acabó 12º en la Q2 y también en el viernes del GP de Doha, en el que fue 17º y, por tanto, se vio relegado a tener que pasar por la repesca este sábado.

A esa falta de experiencia de Espargaró en el time attack hay que sumarle el hecho de que en el segundo Gran Premio del año Michelin ha puesto a disposición de todos los pilotos seis neumáticos precalentados (dos duros, dos medios y dos blandos), que realmente son compuestos que no se han utilizado en un fin de semana de Gran Premio y se han 'reciclado' para otro en el que el circuito cumpla las mismas características. Dichos compuestos no ofrecen las mismas condiciones de agarre que un neumático completamente nuevo, y es por ello que se genera una diferencia de sensaciones sobre la moto entre un compuesto precalentado y uno a estrenar.

Pol Espargaro MotoGP Qatar GP Doha

Así lo explicaba al detalle el propio Pol: «En la asignación de neumáticos tenemos distintos compuestos que habían sido ya calentados. Tenemos dos neumáticos de cada compuesto que han estado precalentados del fin de semana anterior: dos de blandos, dos de medios y dos de duros. Esto es lo mismo para todo el mundo, no quiero utilizar esto como una excusa. No es que yo tenga más o que me perjudique más que a los demás. Lo que quiero decir con esto es que hoy (por ayer), por ejemplo, hemos tenido que utilizar uno precalentado y otro para hacer el tiempo. Cuando pones esto las sensaciones cambian sensiblemente porque este neumático tiene menos agarre que el que no ha sido calentado. Eso es así por un tema químico, ya que el neumático cuando se calienta y se enfría se endurece, y entonces cuando yo intento apretar con el neumático que está precalentado tengo unas sensaciones con la moto, y cuando tengo que apretar con el neumático que toca para hacer el tiempo, la sensación es otra», mencionaba Pol.

El piloto del Repsol Honda se guardó un neumático completamente nuevo para el final, pero venía de rodar con uno precalentado y no supo sacarle partido al extra de agarre que le ofrecía el nuevo, lo que además le hizo cometer varios fallos: «Tengo más agarre y eso está bien, pero no soy capaz de utilizar ese grip como se debe y cometo muchos errores por ese extra de agarre que tengo. Debería ser lo contrario, debería poder utilizarlo a mi favor, pero dependiendo de cómo conduzco lo utilizo en mi contra, me voy largo o llego con demasiada velocidad a las curvas, y eso no me permite sacar mi pilotaje. Es algo que a una vuelta se paga caro. Lo que ha pasado no es algo que no podamos hacer, ya que el tiempo de corte 1:53.9, lo que hice el fin de semana pasado, pero he cometido demasiados errores en la vuelta que tocaba y estoy fuera para mañana. Mañana es otro día y tenemos los neumáticos que tocan para intentar hacer la clasificación e intentaré luchar al máximo para estar lo más arriba posible».

Pol Espargaro MotoGP Qatar GP Doha 2

La inexperiencia en el time attack con la Honda la sigue considerando clave para no haberse podido meter directamente en la Q2. Aun así, con su ritmo en tandas más largas sí está satisfecho: «Totalmente, cuando pongo el neumático para apretar las vueltas tienen que ser perfectas porque tienes exceso de agarre, por lo que puedes parar la moto más rápido con el freno trasero, o puedes utilizar más freno delantero. Pero no soy capaz, de momento me cuesta; de vez en cuando lo hago y de hecho el fin de semana pasado me salió el primer día, pero tengo problemas aún cuando intento hacer más de lo que puedo. Por ejemplo en la primera vuelta venía en el primer sector más rápido que el 1:53.9, pero luego he cometido errores estúpidos que me hacen perder más tiempo de lo que gano y eso no ayuda, así que tanto en el ritmo como en la carrera no tengo problemas porque podría hacer muchas vueltas en ese tiempo, pero en 'time attack' me falta más, más experiencia. Mañana tenemos otra oportunidad, no es el fin del mundo».

Los errores de precipitación pueden llegar, entre otras cosas, con la exigencia que se pone el propio Pol pese a que apenas lleva ocho días de rodaje con la Honda. El de Granollers es consciente de su auto-exigencia, pero reconoce que es algo que va en su carácter: «Puede ser que sí, pero es que siempre ha sido así. Hasta en KTM cuando las cosas no salían y estaba de los últimos, yo quería ganar la carrera. Esto va con distintas personalidades y yo me exijo al máximo, y si no salen las cosas me fustigo demasiado hasta que salen bien. Es cierto que lo veo cerca, pero no está tan cerca como lo veo. El fin de semana pasado el ritmo era para estar de los cinco primeros, pero nos faltó esa vuelta. Lo veo tan cerca que eso me hace precipitarme y me hace cometer errores. Eso por un lado es bueno, porque está cerca, pero por otro es malo porque con esa precipitación no soy capaz de conseguirlo cuando debo. El tiempo que nos separa de la gloria al desastre han sido dos décimas, que no es nada. Eso es lo que me pone nervioso y lo que más me enfada es que soy capaz de estar ahí. No es como antes que estaba muy lejos y tenía que mejorar. Ahora somos capaces, pero nos falta ese momento para hacer ese time attack, que por ahora no lo tengo».

Deja una respuesta

  • Facebook
  • Linkedin
  • Pinterest
Volver a la home