Pol Espargaró habla sobre los posibles fichajes de KTM

El piloto de KTM destaca que le gustaría llegar a un acuerdo para renovar con la marca austriaca y que vería con muy buenos ojos la llegada de alguno de los referentes de MotoGP como posible compañero de equipo.


Inmerso en su segundo año como piloto de KTM, Pol Espargaró está deseoso de poder arrancar una temporada que dará el pistoletazo de salida con unas expectativas mucho mayores a cómo empezaban en 2017 en el debut de la marca austriaca. Por el momento, el año no ha empezado nada bien para el piloto de Granollers, que se perdió la última jornada y media de los test de Sepang tras una fortísima caída, y que tampoco pudo estar en Tailandia por ser operado de una hernia días antes de que arrancasen esos entrenamientos.

Así las cosas, Pol sólo ha podido subirse a su KTM RC16 en una jornada y media de las seis de pretemporada que se han celebrado. Apenas ha podido probar novedades y sacar conclusiones en este invierno, por lo que parte con desventaja respecto a sus rivales. Pese a no estar plenamente recuperado, no quiere perderse lo que falta y forzará para acudir a los test de Qatar, los últimos antes de que empiece el Mundial: «No sé en qué condiciones, pero estaré en el test de Qatar. He empezado a entrenar un poco con la bici, todavía me duele, pero voy mejorando», comenta el catalán en una entrevista con la web oficial del campeonato, motogp.com.

El piloto de KTM desvela que la hernia -y consiguiente operación- no se produjo exclusivamente a raíz de la caída que sufrió en Sepang: «Tras la caída, me dolía la espalda, pero antes de la caída ya tenía dolor; no se puede decir que estuvieran relacionadas. El dolor era grande y planteamos dos opciones: operar después de Tailandia y perderme Qatar, u operar antes de Tailandia y no estar en Buriram».

KTM exigirá resultados


Como es lógico, a medida que va creciendo el proyecto de KTM en MotoGP, las metas son mucho más ambiciosas. En el primer año, ni a Espargaró ni a Smith se les exigió resultados puesto que la RC16 era una moto nueva y que empezó en el ‘farolillo rojo’, pero de cara a este año los austriacos ya se marcan como uno de los objetivos estar entre los diez primeros: «El segundo año es el más difícil. Nosotros vamos dando pasos, el trabajo se va simplificando, pero ya hay más presión. El año pasado era gratis en cuanto a resultados. Será un año largo y duro, pero bonito. Lo hablamos con los directivos: si acabamos el año pasado en los 10 primeros, tenemos que seguir ahí, lo que significaría que hemos hecho un buen trabajo», comenta Espargaró en la entrevista con motogp.com.

Precisamente sobre el futuro ahondó el español, que al igual que el resto de pilotos de fábrica, acaba contrato a finales de este año. ‘Polyccio’ deja claro que se siente muy arropado en KTM, entre otras cosas porque «es un sistema muy diferente al japonés y me gusta muchísimo». Espera poder continuar más años dentro de la órbita naranja: «Estoy muy a gusto: si ambas partes llegamos a un acuerdo, sería bueno para mí y también para la marca».

La firma de Mattighofen ha acumulado muchos cantos de sirena sobre posible fichajes de cara al futuro, ya que es una marca que llega con bastante potencial, que no para de crecer y que tiene como objetivo tentar a algún piloto de los denominados top para esta nueva oleada del mercado de fichajes. Además de Zarco, los nombres de Márquez o Pedrosa también han sonado, y Espargaró no esconde que estaría encantado de recibir como compañero de box a alguno de los actuales pilotos del Repsol Honda o a algún otro de máximo nivel: «Si por ejemplo fuera Márquez o Pedrosa, o cualquier otro, me encantaría que viniera. No sé si la moto está preparada para acoger a un piloto top como Marc por ejemplo, porque ellos están acostumbrados a llevar una moto que pueda luchar por ganar carreras y yo creo que la moto está un poco lejos de eso, pero creo que el camino a seguir es ese. Tarde o temprano esta moto será ganadora», afirma el menor de los Espargaró.

Al de Granollers le gustaría jugársela con las mismas armas con alguno de los actuales referentes de MotoGP. Con Márquez, por ejemplo, ya firmó preciosas luchas en el pasado tanto en 125cc como en Moto2: «En el caso hipotético de que viniera Marc, estaría orgulloso aunque me ganara, porque estaría luchando con una moto que he visto nacer. Cuando viene un piloto de ese talento, si eres capaz de ganarlo, tu caché sube», concluye el principal abanderado de KTM en la categoría reina.