Espargaró reivindica el mérito de los pilotos de KTM tras la primera victoria

Pol Espargaró responde a quienes quitan mérito a la evolución y primera victoria de KTM, y lo achacan nada más que al rendimiento de la moto: «Cuando las Yamaha ganan no se quejan de la velocidad, cuando ganan las Ducati no se quejan del agarre trasero, y ahora todo el mundo se queja y dicen que nuestra moto es increíble…».


Después de que una caída tras un toque con Zarco le privase de su primera opción de victoria en MotoGP con la KTM, Pol Espargaró asegura que en estos cuatro días ha pasado página y que ya está centrado en el GP de Austria, primera de las dos citas consecutivas que se van a celebrar en Red Bull Ring: «El reset está hecho. Es pasado, ahora estamos en Austria y hay que mirar para esta carrera», comentaba el piloto de KTM.

Tras tres años y medio de arduo trabajo en MotoGP (más uno y medio de desarrollo previo) con Espargaró presente desde que arrancó el proyecto en la categoría reina, KTM parece haber encontrado el camino para pelear por los podios y por las victorias. Del fondo de la parrilla en Qatar 2017 a la primera posición de Brno 2020, el camino no ha sido sencillo, pero los de Mattighofen parece que han llegado para quedarse.

Algunos elogios en los últimos días han llegado con medias tintas por parte de los rivales. Los test previos en Brno y Austria, la influencia de los neumáticos en la carrera de la República Checa y el rendimiento de una marca que aún tienen concesiones, ha hecho que algunos rivales pusieran en tela de juicio estos resultados. Sobre cómo influyeron los neumáticos, Pol Espargaró responde con claridad: «Los neumáticos son los mismos para todo el mundo. Recibimos los mismos compuestos, la misma cantidad que el resto de fábricas, así que es lo que es. Los usamos mejor que los demás, nuestra electrónica era mejor que la de los demás y nuestra moto era mejor que la de los demás. Es exactamente lo mismo que en el pasado, cuando ellos eran más rápidos que nosotros. Esto es una competición y fuimos más rápidos durante el fin de semana», reivindica Espargaró.

Mientras que Aleix Espargaró apunta al nivel del motor de KTM RC16 como la clave del éxito («Me pasaron como si mi moto fuese una Moto2», ha dicho), Quartararo expone que fueron los neumáticos la clave del triunfo en Brno. Ante eso, Pol responde de forma contundente: «Fuimos más rápidos que los demás. Cuando las Yamaha ganan no se quejan de la velocidad punta, cuando ganan las Ducati no se quejan del agarre trasero, y ahora todo el mundo se queja y dicen que nuestra moto es increíble… Es divertido escuchar todo esto, quiere decir que estamos haciendo las cosas muy bien. También puede ser que los pilotos estemos haciendo un buen trabajo, ¿no? No sólo la moto influye en este trabajo. Porque si es sólo la moto lo que importa en este trabajo entonces sería Yamaha quien gana y no Quartararo, Ducati quien estaba ganando y no Dovizioso, u Honda la que gana y no Márquez. Cuando alguien gana es porque son muy buenos y muy rápidos, pero cuando los otros ganan es porque la KTM es muy buena. Es gracioso. Los pilotos son buenos, la moto funciona y los resultados están ahí. Eso es todo».

Sobre los cambios que han influido en este gran paso adelante de la marca austriaca respecto al año pasado, Espargaró asegura que no ha habido nada radical para ello: «No hemos cambiado tanto. En la pretemporada hicimos algunos cambios, pero no para decir que tenemos un motor increíblemente más rápido que el año pasado. No, hemos trabajado mucho en electrónica, el nuevo motor es un poco más rápido que el del año pasado, un chasis con el que buscábamos algo más de consistencia... Pero ninguna locura, sólo pequeños pasos en cada parte de la moto y al final ha marcado una gran diferencia. En la República Checa no sé cuánto influyeron las condiciones a nuestro favor y en contra de los otros, pero lo iremos viendo en cada carrera y al final del campeonato comprobaremos nuestro nivel. Es absurdo decir ahora que la KTM es la mejor moto de la parrilla, sólo por el fin de semana pasado. Necesitamos mostrar ese rendimiento durante todos los fines de semana que vienen, y si lo conseguimos, entonces a final de año estaré de acuerdo en eso de que nuestra moto es una moto ganadora. Pero tenemos que ir despacio y viendo qué pasa en las siguientes carreras».

Pese a que algunos rivales ya meten a KTM en las quinielas por el título incluso para esta temporada, Espargaró es más prudente: «Pensar en luchar por el título es precipitado. No puedes pasar de estar el 11º el año pasado y aspirar a ganar este año el título mundial. Además, después de la última carrera, si teníamos algunas opciones se han esfumado bastante, al menos en mi caso. Lo que podemos hacer este año es, como diría el 'Cholo', ir carrera a carrera y ver dónde podemos hacer nosotros alguna diferencia como hicimos en la República Checa y cuántos puntos podemos coger. Tenía muy claro que este año no quería cometer errores y no lo he cometido, pero aun así tengo un cero en el marcador. Es una pena, porque para el final del campeonato lo voy a pagar muy caro. Es lo que no quería al inicio de temporada. Para luchar por un campeonato tan corto como este tienes que estar delante todas las carreras y ya tenemos un cero, así que al menos en mi caso va a ser muy, muy complicado».

Y respecto a si irse ahora de KTM rumbo al Repsol Honda ha sido la decisión correcta, el #44 espera a 2021 para pronunciarse sobre ello: «Lo diré el año que viene... No tengo ni idea. En cualquier caso, Márquez, el número uno de Honda, no está aquí y es muy difícil de decir. Ahora estoy contento porque la KTM funciona, el año que viene será otro año y ya veremos qué pasa».

NombrePol Espargaró
Dorsal44
PaísEspaña
Ver ficha completa

Deja un comentario

Volver a la home