«Rodar con una MotoGP en mojado y con slicks es muy peligroso, te puedes caer incluso recto»

Tras el primer flag to flag después de tres años (desde Brno 2017), Pol Espargaró habló sobre este procedimiento de cambio de moto, el cual considera peligroso, sobre todo por el hecho de haber tenido que rodar con neumáticos de seco cuando empezó a llover fuertemente en Le Mans. El piloto del Repsol Honda, que acabó octavo en lluvia, hizo un balance positivo de su fin de semana en Francia tras los avances mostrados en seco.


Pol Espargaró cerró en Le Mans el que posiblemente fue su mejor fin de semana desde que debutó con Honda. El piloto catalán asomó la cabeza con asiduidad en las posiciones delanteras en condiciones de seco y también durante los entrenamientos que se disputaron en lluvia, aunque cuando la pista empezó a mojarse en carrera no pudo mantener esa dinámica.

El de Granollers fue de los que apostó por el neumático blando de lluvia y la apuesta no le funcionó, acabando octavo la carrera y por detrás de las Honda de Álex Márquez (6º) y Nakagami (7º). Aun así, Pol volvió a sumar y ya está décimo del campeonato, a tres puntos de la primera Honda, que en estos momentos es la de Nakagami.

Espargaró hizo una buena salida desde la octava posición y llegó a situarse quinto, pero un susto importante a la salida de la curva 10 precedió a un sándwich con los pilotos del Petronas Yamaha que acabó con Morbidelli por los suelos y con Pol tocándose con Rossi, perdiendo ambos muchas posiciones. Valentino dijo ante la prensa que Espargaró había sido agresivo en ese lance y el #44 dio su punto de vista: «El problema fue que Morbidelli llegó muy caliente, cometió un error frenando, me sacó fuera y por eso yo acabé tocando a Valentino. Me he encontrado con Valentino en el paddock, hemos hablado brevemente y estaba de acuerdo conmigo, así que no sé por qué ha dicho eso y me ha dicho a mí otra cosa. Pero es claro que Franco frena muy tarde, me toca y entonces yo toco a Valentino, pero es algo que puede pasar en las carreras».

El del Repsol Honda se queda con la parte positiva del fin de semana, que no es otra que las buenas sensaciones que tuvo en seco: «Sin duda, ha sido un buen fin de semana en condiciones de seco y hemos tenido también buenos momentos en agua, pero en carrera se nos ha torcido un poco la situación en agua y no he sido lo rápido que me hubiera gustado o igual de rápido que en seco, y en lluvia he sufrido más con el neumático blando trasero. Pero creo que en seco el desarrollo del fin de semana ha ido muy bien, he sido competitivo y he estado entre los cinco primeros prácticamente en todos los entrenamientos menos en la qualy, que estaba entre los tres primeros hasta que me caí. Hay que coger también las cosas positivas, no sólo las negativas, y de este fin de semana tenemos muchas cosas positivas que sacar. Aquí al menos hemos sido competitivos y hay que seguir trabajando duro, porque en Mugello empieza otro fin de semana y luego viene seguido Barcelona. Esto no para y nosotros tenemos que ser competitivos y mejorar. Estamos entre los diez primeros del Mundial y tenemos que mirar sólo para arriba».

Espargaró cree que el de Le Mans es un buen punto de partida y espera constatar en Mugello el pase adelante que empezaron a dar en el test de Jerez: «Tenemos que mirar hacia arriba y aspirar a más. Ha sido un fin de semana positivo, tampoco es un fin de semana normal en Le Mans y hay que empezar de cero en Mugello, ver si lo que hemos hecho funciona, si traccionamos bien y ver lo que nos depara. Pero creo que estamos teniendo días positivos».

Preguntado sobre el procedimiento flag to flag y las peculiaridades del cambio de moto en mitad de la carrera, Pol Espargaró daba su punto de vista sobre ello: «Estamos un poco atados, porque tampoco podemos hacer mucho más. Primero, porque dependemos todos de un horario televisivo, que eso es lo que marca todas las pautas, así que se tiene que hacer un flag to flag porque no se puede retrasar muchísimo la carrera. Yo creo que el procedimiento es peligroso; aquí lo ha sido, ha sido muy peligroso. Rodar con una MotoGP en condiciones de agua y con neumáticos de seco es muy peligroso, te puedes caer incluso recto, y eso a mí no me gusta. Habrá a gente a la que le guste este tipo de cosas, peor no es bueno para nuestro deporte este tipo de momentos. Por ejemplo tenía a Mir que se ha caído prácticamente recto con el slick. Creo que es realmente peligroso», comentaba Pol.

Aun así, reconoce que es complicado pulir el sistema de cambio de moto y que la única decisión para evitar los riesgos que entraña sería parar la carrera cuando empieza a llover: «Tampoco hay otra forma de hacer un cambio de moto que no sea de esta manera. Si no paras la carrera completamente no puedes hacer nada. Lo que quiero decir es que todo el procedimiento es muy básico, pero tampoco puedes hacerlo más complicado porque no tienes las herramientas. Hay dos motos, tres mecánicos, hemos reducido tanto como hemos podido los riesgos con los mecánicos usando casco y limitando a las personas del pit lane, pero no puedes hacer más. Si queremos cambiar la situación, que a mí me gustaría, sería que en esos momentos en los que llueve tanto con neumáticos de seco se parara la carrera. Evidentemente, quitas la emoción de flag to flag, que a muchos les gusta», reflexiona el piloto del Repsol Honda.

Deja una respuesta

Volver a la home