Cuenta con más de 40 ediciones a sus espaldas

Como cada año, una semana después de la visita de sus majestades los Reyes Magos, la concentración motorista invernal de Pingüinos volvió a Valladolid. Como no podía ser de otra manera, las temperaturas que acompañaron durante buena parte de la concentración volvieron a hacer honor al nombre de la misma.


De nuevo la capital de Castilla y León ha acogido una nueva edición de Pingüinos y, aunque en este caso no se ha llegado al récord de la edición 2023 donde se registraron 43.316 inscritos, la cifra de 38.550 ha fijado unos buenos datos para la que es el referente de las concentraciones invernales.

Ya se preveía "buen tiempo" para lo que acostumbra en estas fechas en la ciudad del Pisuerga y es que lo habitual en esta época del año con nieblas, heladas y alguna lluvia (nieve) se habían descartado a principio de semana.

Con estas previsiones dio comienzo el jueves con ganas de lo que se avecinaba y con un espacio, que si bien, no cambia en demasía, todos los años recibe arreglos de cara a ofrecer más comodidad y un mejor entretenimiento durante la estancia en la concentración.

El viernes como todos los años fue el "inicio" real, con multitud de motos congregándose en el "nido" y llenando el pueblo de Mojados de moteros en un desplazamiento de más de 3.000 personas para disfrutar de las exhibiciones de Freestyle y el sol que acompañó. No obstante el plato fuerte fue la "Nochevieja Pingüinera", donde se despide el año motero con las ya tradicionales campanadas y los 12 piñones, campanadas que fueron dedicadas al gran número de pilotos españoles que han conseguido éxitos durante la pasada campaña. Como es habitual, la música, la fiesta y el concierto principal de Siloé cerraban la noche que precedía al día grande.

concentracion pinguinos 2024 4El sábado es el día marcado en el calendario por todos los amantes de esta concentración y por la afición de Valladolid, quienes cada año se lanzan a la calle para saludar, chocar la mano y pedir ruido a los miles de motero que recorren el famoso desfile de banderas para acabar en la acera de Recoletos. La temperatura acompañó y se pudo disfrutar de un desfile sin lluvia y sin un excesivo frío, ya que en ningún momento del sábado se tocaron temperaturas negativas, algo que ayudó sin duda, a la gran afluencia de público que otro año más esperaban a los moteros en las calles.

Una vez en Recoletos, la exhibición de Freestyle a cargo de Mikel Melero, Pedro Moreno y Greg Rowbottom deleitó a la gente con saltos espectaculares, aunque es verdad que se echa de menos a clásicos del stunt como Emilio Zamora o Narcís Roca entre otros…Llamadme nostálgico pero un mix de ambas exhibiciones sería algo espectacular.

El segundo plato fuerte del día se dio con el desfile de antorchas. La organización, en un claro acierto, cerró dicho desfile (o lo intentó) a las personas que habían podido obtener el ticket para la antorcha, ya que se repartieron antorchas equivalentes al número de fallecidos en las carreteras. Si bien es cierto que, aunque se buscó esa solemnidad y respeto, como cada año volvió a haber gente que se coló en la caravana, disfrazados de vacas, ranas, haciendo cortes de inyección, tocando cláxones o quemando rueda…es bastante difícil por no decir imposible que se de un respeto a este desfile que lleva sin verse (pese a los esfuerzos de la organización) desde tiempos donde se realizaba en Puente Duero. Ojalá algún día esa gente pueda entender lo que representa este desfile y se deje de hacer el "macarra" por las calles de Valladolid.

concentracion pinguinos 2024 8No obstante, y aunque sigue siendo un punto a mejorar en cuanto a esos detalles o a como salen de juntos o separados los moteros, es espectacular la imagen de Valladolid de noche abarrotada mientras las motos se abren paso entre el humo de las bengalas…simplemente hay que vivirlo. Tras finalizar en acera Recoletos, se realizó un acto con gaitas para honrar la memoria de los que ya no nos acompañan y de nuevo, aunque la organización pedía por favor silencio, multitud de cortes de inyección y cláxones no dejaron disfrutar al 100% de un momento tan especial.

El último evento grande se acercaba y no fue otro que la quema de la falla que da fin a la cita (aunque quedan horas de fiesta) y que se produjo entre una sutil lluvia que si bien, no llegaba a molestar del todo, hizo que la temperatura de la noche fuese de las más altas que recuerdo en una edición de de Pingüinos.

Unos fuegos artificiales ponían fin a la quema y daban paso al concierto principal de Efecto Pasillo, lo que no era más que el inicio de una larga noche en el nido compartiendo anécdotas, batallas y vivencias.

Pingüinos se despidió con la lluvia, y con la entrega de los Pingüinos de oro, que han ido a caer en Beatriz Neila, confirmada para correr el Mundial Femenino de Motociclismo y para Victor López, quien ha sido el primer y único español en ganar una carrera en la mítica Isla de Man.