«La caída ha sido por cabezón»

Pedro Acosta disfruta de su primera jornada como piloto de MotoGP y la cierra a sólo 1.2 del mejor tiempo, en 18ª posición y con una caída al final. «Llega en un momento en que si ‘device’, que si quítalo, que si frena, que si la curva, que si tal... Al principio se me ha hecho bola», decía sobre su primera toma de contacto.


Extraordinaria primera comparecencia de Pedro Acosta como piloto de MotoGP. El murciano se ha estrenado en ese nuevo rol este martes durante los test de Valencia, completando un total de 70 vueltas en su primera jornada a los mandos de la KTM RC16 del GasGas Tech3, en la que ya lucía su nuevo dorsal #31.

La jornada ha sido muy completa para Acosta, que con total naturalidad y una sonrisa de oreja a oreja, decía que se iba de Valencia «muy contento». Ha acabado 18º, pero a sólo 1.2 segundos del mejor tiempo de Viñales, un resultado óptimo para su primera toma de contacto. El día ha terminado con un error, una caída leve en la curva 2, que también se la toma como parte del aprendizaje.

Esto era todo lo que comentaba Acosta en la amplia comparecencia que ha ofrecido ante la prensa española en el Circuit Ricardo Tormo:

test motogp valencia 2

Foto: Jesús Robledo

Balance muy positivo, adaptación a la KTM RC16 y peculiaridades de la MotoGP: «Hoy me voy contento, me voy muy contento. Ha sido todo; desde la primera foto a las 9:00h hasta haberme caído a las 17:00h. Me voy contento por todo el día, porque hemos empezado sin tocar botones, sin tocar 'devices', sin tocar nada. Sólo para ver qué era una MotoGP y para ver las sensaciones que me daba. Hemos ido cometiendo errores sobre la marcha, porque a la que empezaba a ir rápido, a tocar botones y me equivocaba en alguna vuelta, había curvas que hacía con la curva abajo del todo. Y me daba por pensar: 'Yo creo que esto va muy abajo, esto no es normal'. Hemos ido dando pasos muy sólidos durante el día, que esto era muy importante. Era muy importante entender cómo trabajaba la electrónica en distancias largas, los neumáticos, los frenos... Hacer una idea general, y las cosas que me sirvan para ir rápido, aprenderlas ahora que estamos haciendo una base, y que de aquí a un tiempo vengan naturales o cuando llegue alguna herramienta que me ayude a ir rápido, para saber cómo usarla».

Le hemos preguntado sobre lo que más le ha sorprendido de la MotoGP: «Ya no es la moto en sí, es la cantidad de gente que hay alrededor. Aunque venga de un equipo grande de Moto2, ahí un piloto tiene a cinco personas y aquí había unas 20 ó 30 personas alrededor escuchando lo que yo decía. Y a lo mejor 10 de esas 20 sólo dan dos consejos para hacer la vida un poco más fácil. Es verdad que la moto corre, corre mucho, y llega en un momento en que si ‘device’, que si quítalo, que si frena, que si la curva, que si tal... Al principio se me ha hecho bola. Cuando iba a desbloquearlo, estaba ya en la curva», respondía a la pregunta de MOTORBIKE MAGAZINE.

test motogp valencia 22

Foto: Jesús Robledo

¿Qué es lo más diferente que ha encontrado en la MotoGP respecto a cualquier otra moto que haya probado?: «Todo. Se basa todo más en la preparación para salir a pista, que luego en la pista. Tienes que calentar los discos antes de salir del pit lane, porque en la primera vuelta de la primera tanda, la moto no frenaba, y son más difíciles luego de calentar. Es verdad que cuando luego llegas a la temperatura, todo es más estable. Con los neumáticos igual, hay que ser progresivo, porque a la que se enfría un poco, cuando he estado probando salidas notas que toda la moto se mueve. Es mucho más la preparación de cómo frenar, de cómo activar los 'devices para la recta, de cómo llegar a la curva, no tener muchos movimientos... Porque un movimiento tonto te desestabiliza en la frenada y frenas muchos metros; no es como en Moto3, que frenas y te metes».  

Buen trabajo con el equipo técnico, capitaneado por Paul Trevathan: «Han estado muy abiertos todo el día, en el sentido que si quería cambiar algo en cada salida, sólo tenía que decirlo. Los que saben son ellos. Mi técnico, Paul Trevathan, lleva en el proyecto de KTM desde que se hizo la primera moto. Sabe cómo trabajar y llevar a un piloto que se sube por primera vez; no ya a una KTM, sino a una MotoGP, para que entienda cómo se tiene que trabajar en una MotoGP y cómo hacerlo más fácil. Lo único fácil que hay aquí es la recta de meta, porque todo lo demás no es recta».

Sobre la caída: «Ha sido por cabezón; veía a la gente haciendo bastante paso por curva, ¿y por qué no lo iba a hacer yo?»


La caída en la curva 2 al final de la jornada: «Ha sido una caída por ser cabezón y querer entrar. Con la MotoGP hay muchas rectas que dejan de ser rectas, porque te vas peleando con la moto. Cuando ha hecho el caballito, me he quedado a la izquierda y he pensado: 'Voy pa' dentro’. Estaba viendo a gente que estaba haciendo bastante paso por curva, ¿y por qué no lo iba a hacer yo?».

Cosas de bicampeón...: «De eso olvídate, que aquí ya no vale eso. Pero tenía que probarlo para saber qué no había que hacer. Se me ha acumulado la faena en ese momento. Frenas, 'device', vete para la derecha… se ha acumulado todo. Pero ha sido una tontería, un arrastrón, que es bueno experimentar ahora que estamos empezando. Ahora sabemos que no hay que ser así de cabezón y que más vale una vuelta más que volver en scooter al box».

Sobre si le fastidia tener que esperar ahora tres meses antes de volver a subirse a la MotoGP: «Estoy contento, porque hemos hecho un primer día bueno, un primer día constante, con paso firme y creo que esto me va a ayudar a irme con una idea clara de lo que es MotoGP, y de lo que son los neumáticos, los frenos, el equipo... y todo. Ahora a mejorar el físico, a entender qué me puede ayudar a ir algo más rápido o cómodo», respondía a MOTORBIKE MAGAZINE.

test motogp valencia 13

Foto: Jesús Robledo

Estado físico tras la primera toma de contacto con la MotoGP: «Muy bien. Es verdad que he llevado la misma moto todo el día. Para Malasia ya abriremos un poco más los manillares y haremos más tonterías, porque me han dicho que Valencia no es el circuito más físico del año. Es verdad que hemos acabado bien y la moto me ayuda a conducir más con las piernas y a descargar los brazos. Creo que este invierno me ayudará a dar un paso adelante».

No ha probado a rodar detrás de otros pilotos ni probar cómo se comporta la MotoGP con rebufos: «Demasiada faena teníamos. No queríamos perder tiempo en cosas que antes o después llegarán. Hoy era importante coger una base para entender cómo funciona la electrónica, los frenos, los neumáticos, el dashboard que tiene 25.000 luces, activar los devices... Ha sido un día de hacer una base sólida más que de seguir a alguien».

Sobre los consejos de Mika Kalio y Dani Pedrosa, los probadores de KTM: «Kallio ha estado viniendo durante el entrenamiento. Por tonterías más que nada, para avisar de cómo había que quitar los 'devices', a veces los quitaba muy tarde y un simple movimiento en el brazo te hace descolocarte un poco para toda la frenada. Con Dani (Pedrosa) sí que he estado hablando en el parón de la comida, ha venido a verme al camión antes de subirme a la moto por primera vez, para darme consejos bastante generales, de principiante, en el sentido de "estate atento a esto, si aflojas va a pasar esto..." Para que me tomase mi tiempo y no pasara 'de cero a cinco', sino que fuera poco a poco al principio, y luego fuese de forma progresiva. Ha sido sobre todo lo que me ha ayudado a no hacer errores muy al principio, para coger una inercia de cara a la tarde». 

No le sorprende, para nada, el buen estreno de Marc Márquez (4º) con la Ducati: «Lo de que Márquez iba a ir bien en Ducati, creo que era un secreto a voces más que una incógnita. Para mí no era una incógnita. Sabemos quién es Marc Márquez y todo lo que ha hecho en los últimos 10, 11 ó 12 años. No puedes esconder eso. No puedes esconder la persona que tú llevas dentro. Me ha alegrado verle de nuevo arriba, porque el chaval no se merecía todo lo malo que le estaba pasando».