«La segunda moto tenía algo que no funcionaba bien»

Todo le estaba yendo sobre ruedas a Pecco Bagnaia en Le Mans hasta que llegaron los minutos finales de la Q2. El italiano, ya asentado en ese momento en la segunda plaza, quiso sacar algo más para arrebatarle una pole de récord a Jorge Martín y llegó a rodar 94 milésimas por debajo de su tiempo en el segundo sector. Sin embargo, el vigente campeón se fue al suelo y ahí empezó su calvario.

Pese a que su caída se saldó sin consecuencias, le obligó a disputar la carrera sprint con la segunda moto, para no arriesgar más de la cuenta con una primera moto que ya había sido reparada.

Y con la segunda, el desastre fue total en la Sprint: se le levantó la moto en la salida y pasó de la segunda posición a la decimoquinta, perdiendo toda opción de hacer un buen resultado. Pero en la tercera vuelta se salió en la curva 7 después de un trallazo de su Ducati, lo que le dejó último y le llevó a abandonar la carrera.

Minutos después del jarro de agua fría del abandono, que le deja tercero del campeonato a 29 puntos de Martín, Bagnaia explica en el micrófono de DAZN que se debía a un problema en su segunda moto, pero sin especificar de qué se trataba: «Estamos mirando todo. Ya en la vuelta de formación he notado algo, y después en la vuelta de calentamiento me he ido largo en la curva 7, donde me he ido fuera después en la carrera. Han pasado cosas un poco extrañas en estas dos o tres vueltas. Lo único que ha cambiado es la moto. Esta mañana la hemos cambiado y la segunda tenía algo que no funcionaba bien, o no como yo me esperaba. Desde la salida se ha levantado la rueda delantera mucho y después, cuando iba detrás de otros, hacía cosas extrañas, con mucho wheelie… Así que nada, están mirando. No es fácil entender lo que ha pasado, pero vamos a intentar mejorar para mañana».

Bagnaia salió a la Sprint con la segunda moto, con la que tuvo malas sensaciones desde la vuelta de formación: «Estaba lista ya la primera, pero por no arriesgarnos hemos decidido salir con la segunda moto. Y nada, es algo que puede pasar».

El italiano, que sumó su segundo 'cero' al sprint de la temporada, explicaba más problemas que había sentido en esas tres primeras vueltas y se mostraba optimista con su ritmo para mañana: «Seguramente durante todo el fin de semana éramos de los más rápidos. En ritmo creo que somos de los tres más fuertes y la carrera de hoy podría haber sido algo bueno para mañana, pero no he tenido la posibilidad de hacer nada. Cuando me he ido fuera ha sido en una situación en la que no me tenía que ir fuera. En la curva anterior he perdido la rueda delantera cuando aceleraba, que no es algo que deba pasar. Miraremos bien todo para mañana. Sacamos lo positivo de hoy, que somos muy rápidos. Si llueve, será otra situación. Pienso que tenemos el potencial para estar delante».