Paolo Simoncelli habla sobre su hijo y sobre algunas cuestiones de MotoGP

El padre de Marco Simoncelli ha hablado sobre las posibilidades que hubiera tenido su hijo en MotoGP de no ser por su fatídico accidente en Sepang. También ha analizado la situación de su equipo, el SIC58 Squadra Corse, en su primer año mundialista. Y deja un apunte interesante sobre la retirada de Valentino Rossi: «Puede llegar tranquilamente hasta los 45 años».



La temporada 2017 ha acogido el regreso de Paolo Simoncelli al paddock del Mundial de MotoGP después de aquel trágico 23 de octubre de 2011 que acabó con la vida de su hijo, Marco, en el circuito de Sepang. Ahora Paolo capitanea el SIC58 Squadra Corse, un equipo que nació en 2013 en el CIV, se expandió en 2015 en el FIM CEV y ya está en el Campeonato del Mundo de Moto3.

El desembarco mundialista ha sido con dos pilotos, Tatsuki Suzuki y Tony Arbolino, que están cumpliendo con creces las expectativas en este primer año del equipo al máximo nivel. «Nos hemos presentado bien, con dos pilotos, una bonita imagen. Diría que el balance es positivo, tanto para nosotros como para aquellos que nos han seguido», comenta Paolo Simoncelli en tuttomotoriweb.com sobre el rendimiento de su equipo pasado el ecuador de la temporada. Tatsuki Suzuki se ha dejado ver con cierta asiduidad en el top 10 y Tony Arbolino ha dado alguna sorpresa como en Sachsenring, donde una desafortunada caída le dejó fuera de la quinta posición a pocas vueltas del final.

(Foto: SIC58 Squadra Corse)

(Foto: SIC58 Squadra Corse)

El máximo responsable del SIC58 Squadra Corse no quiere cerrar puertas a una estructura que poco a poco sigue creciendo y, aunque sabe de las dificultades que entraña llegar a MotoGP, no le pone techo al futuro del equipo ni a los objetivos que puedan llegar a conseguir algún día: «Digamos que esto no se debe decir, pero soñar no es un pecado y a veces perseguir los sueños ayuda a trabajar mejor. Entonces, ¿por qué no?», comenta.

Preguntado por su hijo y sobre cuál puede ser el motivo por el que entró en el corazón de tantos aficionados, Paolo lo tiene claro: «En mi opinión, el secreto de Marco era su simpatía, su naturalidad, ser normal. Creo que esta palabra, normal, es tan simple como importante, algo que ya no son los pilotos de hoy. Inmediatamente piensan que se han convertido en fenómenos y se transforman. El niño simpático de 12 o 13 años, cuando tiene 16 o 17 llega a ser casi insoportable».

A la hora de hablar hasta dónde cree que hubiera llegado su hijo y en qué posición estaría actualmente de no ser por aquel fatídico accidente, Paolo Simoncelli no tiene duda y apunta que ya hubiera ganado alguna corona de la categoría reina: «Marco sería ya Campeón del Mundo al menos dos años en MotoGP, porque la 1000 era su moto y sería su moto. Habría resuelto muchos problemas de peso que la 800 le generaba. Sobre todo hubiera podido utilizar la gasolina como el resto, mientras que con la 800 empezaba siempre con el grifo de la gasolina un poco cerrado a causa del peso. Seguramente hubiera sido un Campeón del Mundo de MotoGP, muy querido por la gente porque seguramente no hubiera cambiado».

Por último, también ha hablado sobre Valentino Rossi, el que fuera el gran amigo de su hijo en los circuitos, y la dilatada carrera deportiva del piloto italiano. Para Paolo, ‘Il Dottore’ no tiene por qué pensar aún en la retirada: «Rossi se tendrá que retirar tarde o temprano, es normal, les ha pasado a todos, tiene casi 40 años. Pero no lo veo como una prioridad, lleva una vida atlética muy respetable, se entrena todos los días. Todo ello se merece mucho respeto, no veo por qué debe pensar en la retirada. Puede llegar tranquilamente hasta los 45 años».