Primera toma de contacto con los modelos franceses

Nos ponemos a los mandos de las novedades de Orcal, con un planteamiento mucho más moderno y completamente diferente al resto de la oferta retro de la marca francesa. Las SK01 y SK03 apuestan por una imagen más actual pero, sobre todo, original en el segmento naked y además sorprenden a la competencia por su equipo de música integrado.


En 5 tweets

  • Receta habitual que emplea una mecánica con origen chino, aunque convenientemente adaptada, al igual que su más directa competencia.
  • Ambos modelos comparten parte ciclo y componentes. Diferenciadas por el motor y el sistema de seguridad de la frenada, con el lógico distinto peso y prestaciones.
  • Estética muy definida y musculosa pero con un toque elegante fruto de su acertada combinación cromática.
  • El equipo de música integrado aporta un valor añadido diferencial y que es un inédito argumento de venta en el segmento naked.
  • En nuestro catálogo puedes ver la ficha técnicas de la Orcal SK01 y Orcal SK03.

Si eres seguidor de Motorbike Magazine, ya sabrás de la existencia de la novedosa marca francesa Orcal, que cuenta con casi una década de existencia en nuestro país vecino y desde hace un par de años está presente en España gracias a su incorporación al emprendedor e inquieto Grupo Keeway-Benelli. Hasta ahora Orcal se había especializado en la oferta retro con sus modelos Astor, Sprint y Sirio, todas ellas de 125 cc. Pero ahora nos sorprende con la más actual gama SK, que atienden al concepto naked y en la que los dos modelos que la componen atienden a las cilindradas de 125 y 300 cc.

Esta nueva oferta naked llega haciendo ruido ¡mucho ruido! Además de aportar una estética muy sugerente y que sin duda no deja indiferente, donde destacan esas más que generosas tomas laterales que le dan tanta personalidad a su estética ¿inspiradas en las de la gama MT de Yamaha? y realzan su musculosa silueta. Por cierto, en su cara interior se han alojado los altavoces que dan vida al equipo de música que llevan incorporado las Orcal SK01 y SK03. Toda una primicia en el segmento naked. Aunque recordamos un similar precedente en nuestro mercado en aquella singular CSR Custom 250 Automática que disponía de toma USB y reproductor de cassette… En definitiva un accesorio de entretenimiento más habitual en los modelos Gran Turismo de renombre.

Equipamiento

  • Casco: HJC RPHA 11 Deroka.
  • Chaqueta: Spidi Firebird.
  • Pantalón: Spidi J&K EVO.
  • Guantes: Spidi TX-PRO.
  • Botas: Oxtar.

Opinión

Lo mejor

Podría mejorar

  • Estabilidad.
  • Agilidad.
  • Cambio suave.
  • Imagen original.
  • Música incorporada.
  • Ergonomía para tallas grandes.
  • Vibraciones motor SK03.
  • Tacto embrague.

Precio, rivales y posicionamiento de las Orcal SK01 y SK03

El segmento de las naked 125 está más que animado y cuenta con una oferta pero que muy amplia, en su mayoría de origen asiático. Si nos centramos en el producto más moderno, como se encuadra la Orcal SK01, que tiene un precio de 3.399 € y está provista de motor refrigerado por líquido y suspensión trasera más elaborada mediante monoamotiguador, por debajo de esa cifra encontramos a la Keeway RKF 125 por 2.899 € -suministrada también por la misma que importa las Orcal- y diferenciada por su frenos menos elaborados y la menor capacidad del depósito; las nuevas Zontes U125 y Z2 125 que comparten un precio de 2.995 €, idéntico al de la Hanway Furius NK 125 S. Por encima de la Orcal está la SWM Varez 125 por 3.895 €, la Suzuki GSX-S125 4.349 € (la más veterana del lote), la Kawasaki Z125 4.550 € (con seguro gratis), Honda CB125R 4.625 € (también conocida y exitosa en sus ventas), las europeas Aprilia Tuono 125 por 4.749 € (también de la más veteranas y provista de cúpula) y la popular KTM 125 Duke por 4.849 €. Por último encontramos a la Yamaha MT-125 4.899 €, renovada la temporada pasada.

Por su parte, el nicho de las naked de 300 no es tan populoso como el de las 125, aunque a la Orcal SK03 no le falta competencia. Como la Zontes R-310 presentada hace ya tres años y que destaca por su concepto de diseño muy vanguardista con esos mandos remotos para la apertura del depósito y piñas retroiluminadas por un precio de 3.495 € (con actual promoción); la CF Moto 300NK, que emplea idéntico propulsor que la Orcal y aporta un más actual panel TFT por 3.595 €; la Voge 300R con su doble disco de freno delantero por 3.695 € (además en promoción por 2.995 € la versión 2020). Todas ellas por debajo del precio de la SK03, situado en 3.799 €.  Por encima encontramos a la Benelli BN302 (importada también por los mismos de Orcal), disponible en tres colores y por 3.999 € incluye seguro y su financiación; la Honda CB300R con su concepto Neo Sports Café a imagen del modelo de un litro y por 4.625 €; la Yamaha MT-03 5.499 € con un poco más de cilindrada y rendimiento muy superior; y por último y recientemente actualizada BMW G 310, que completa por arriba en presupuesto la actual oferta, con un coste de 5.590 €.

Ver más

Novedades técnicas y características

Músculo refinado

Ambos modelos comparten parte ciclo ya que el proyecto original pertenece a la marca Senke y que desarrolló para su SK250-k. Orcal prefirió orientarlo al más actual segmento de 300 y, además, desdobló el proyecto dando vida al modelo de 125; que sobre idéntica base mecánica incorporó el conocido y fiable motor con origen Derbi/Piaggio y que, entre otras marcas, también emplea FB Mondial.

Ambos propulsores disponen de cuatro válvulas DOHC y refrigeración líquida. No comparten ninguna de las cotas internas al tener los motores procedencias distintas. En la SK01 el cilindro tiene un diámetro por carrera de 58x47 mm para lograr sus 124,2 cc y en la SK03 aumentan hasta los 78x61,2 mm para alcanzar los 292 cc reales. Tampoco emplean el mismo sistema de alimentación, que en la 125 se confía a un sistema de inyección Minarelli y en la SK03 lo realiza Bosch. El rendimiento declarado para la primera es de 14,5 CV a 9.500 rpm de potencia máxima y par motor de 11 Nm a 7.500 rpm, y de 27,5 CV a 8.750 rpm y 25 Nm a 7.200 rpm en la hermana mayor. El silenciador cuenta con una atractiva doble salida pero, siendo muy críticos en el plano estético, la línea de escape no queda tan integrada como el resto del diseño. Además, está situada por debajo de la quilla que montan las SK. Entendemos que por la actual homologación Euro 5 que cumplen ambos modelos y que ha agrandado de manera exponencial los actuales silenciadores.

La otra gran diferencia entre ellas es el tipo de sistema de seguridad empleado para la frenada. En la 125 se conforma con uno combinado (CBS) de ambos ejes, como permite la homologación por su cilindrada. Solución aplicada básicamente por una política de contención de costes –en Francia la SK01 sí monta ABS– y en la SK03 monta el obligatorio y siempre más eficaz ABS. Por cierto, éste suministrado por la alemana Bosch.

Diferencias que suponen un que el peso entre ambas sea de 7 kg, al declarar en vacío 149 kg para la SK01 y que alcanza los 156 kg en la 300. Para el depósito se anuncia idéntica capacidad de 15,5 litros, así que no será difícil superar los 300 km de autonomía, que deberían ser muchos más en la 125. Aunque en esta primera toma de contacto no pudimos comprobarlo.

Como decimos, ambas comparten parte ciclo y el tren delantero dispone de una horquilla invertida con barras de 37 mm de diámetro y 105 mm de recorrido; un solo disco de contorno lobulado de 300 mm de diámetro mordido por una pinza de cuatro pistones con anclaje radial; y dispone de llanta de aleación en la que se monta muy acertadamente un neumático occidental de Metzeler en medida 110/70-17”.

El bastidor es una estructura multitubular de acero con el motor colgado al que se ancla un basculante de similar concepto tubular. Provisto de un sencillo sistema de suspensión mediante monoamortiguador. Para el freno trasero emplea un disco de 240 mm que detienen la rueda de 150/60-17”. Medida más que generosa para una 300 y ya para una 125 no digamos. La distancia entre ejes es de 1.410 mm. Alcanzando una longitud máxima es de 2.050 mm y la anchura de 775 mm.

La altura del asiento está situada a unos accesibles 810 mm y el pasajero queda alojado a mayor altura fruto de la forma a diferente nivel del asiento. Lo que permite el apoyo trasero del cuerpo pero también limita el perfecto acople a las tallas de mayor envergadura. Con mis 1,76 cm ya se notaba, sobre todo al inclinarse sobre el depósito al intentar adoptar una postura más aerodinámica al coger velocidad.

El resto de la ergonomía no plantea ningún inconveniente, quedando alojados todos los mandos en su sitio como si se tratase de nuestra moto habitual. Mencionar que el tacto de la maneta del embrague de la SK03 denota cierta resistencia, eso sí, poniéndonos en plan exquisito. No así la palanca del cambio de marchas que destaca por su facilidad en las inserciones y la precisión con la que trabaja. Además, el escalonado de las relaciones resulta correcto. Los responsables de la marca nos advirtieron que para nuestro mercado en la SK03 habían optado por montar un piñón de 15 dientes para alargar algo más el desarrollo.

Equipamiento inédito

El sistema de alumbrado y señalización es mediante LED –como se va democratizando la eficaz solución tecnológica- aunque para el cuadro de relojes las SK se conforman con un panel LCD. Eso sí de diseño, y en el que destacan las escalas para el régimen del motor y el consumo instantáneo, situados en ambos extremos. La información de la velocidad es mediante dígitos de generoso tamaño, junto a ésta encontramos la relación del cambio engranada y debajo el nivel de combustible disponible. Además de los habituales contadores para los recorridos total y parcial. Todos ellos con un tamaño algo más grande de lo habitual, lo cual resulta todo un acierto, sobre todo, para los que ya andamos algo escasos de la vista de cerca. Como curiosidad, un pequeño testigo en azul con forma de llave de contacto que al accionar el contacto ya siempre queda encendido confirma que todo está correcto en su mecánica.

Bajo el cuadro, en la zona delantera del depósito, encontramos el inédito equipo de música. Una unidad de reducidas dimensiones pero al que no le falta un pequeño display, y que permite oír la radio y los archivos musicales del teléfono móvil. Por cierto, se oye a un volumen impresionante y no hay rastro ni de los altavoces (ya aludidos) ni de la antena, que también va integrada y no sobresale por algún lado.

Ver más

Prueba Orcal SK03: Con la música a otra parte

Nos subimos a la SK03 sin mayor novedad al acceder a ella. Contacto y el arranque es mediante un tirador hacia abajo ¿otro guiño a las Yamaha MT? en lugar del habitual botón a presión. El sonido que emana por su doble salida de escape es particular pero muy contenido al ralentí. Todo está en su sitio, así que primera y comprobamos que la 300 sale con ganas y mantiene el régimen requerido con absoluta solvencia. La inserción de las marchas deliciosa y sólo un tanto empañado por el accionamiento del embrague, que no es que tenga una dureza especial pero no está en sintonía con el tacto del cambio de marchas, y suponemos que es debido a la lógica resistencia de los muelles de la maza del embrague. Más tarde, en la 125 comprobamos que no era igual. El abundante par motor permite que enseguida nos movamos en la sexta marcha, y que aguanta sin problema en el repecho que encontramos durante la prueba. Eso sí, las vibraciones provenientes del motor son constantes y en toda la gama de revoluciones. Aunque en ningún caso llegan a ser del tipo insoportables.

Las suspensiones se muestran firmes e invitan a explorar las prestaciones de la SK03, aunque no son incómodas y trabajan acertadamente ante las pequeñas irregularidades que vamos a encontramos. Los frenos trabajan bien y el ABS actúa sólo en caso necesario. Al menos con el asfalto seco, como realizamos esta primera toma de contacto, hay que provocar intencionadamente su actuación. Además, el tacto ofrecido por sus respectivas palancas es correcto y además no encontramos excesivos juegos muertos en sus recorridos.

Por los espejos, la visión de lo que ocurre a nuestra espalda es acertada. Sólo al ganar velocidad, como decimos, con nuestra talla al acoplarnos de forma aerodinámica notamos que la forma del asiento impide desplazar el cuerpo un poco más atrás. Por el contrario, las rodillas van perfectamente acopladas y las prominentes tomas laterales no interfieren en su alojamiento.

La lectura de la información del cuadro de mandos es correcta de un simple vistazo y ni siquiera en las condiciones a pleno sol afectan en su consulta.

Ver más

Prueba Orcal SK01: Piano, piano...

La 125 no se queda atrás y su motor de casi 15 CV también le permite salir de manera voluntariosa. Como es lógico, el régimen de giro habitual se sitúa en la zona más alta de su escala pero no es necesario llevarlo al corte del régimen para extraer lo mejor de él. Obviamente, los repechos del recorrido los acusa en mayor medida pero el cambio de marchas actúa rápido y el par motor disponible permite superarlos a costa de la lógica reducción de marchas. Con ella no acusamos el nivel de vibraciones detectado en su hermana mayor, y el accionamiento del embrague resulta claramente más grato por su tacto blando.

El conjunto aporta la necesaria estabilidad y a la hora de callejear se muestra ágil y dispone de un buen ángulo de giro. La frenada combinada no implica los incómodos hundimientos inesperados de la horquilla a diferencia de otros modelos que confían en el sistema CBS. El ir calzada con idéntica medida que su hermana mayor, y además con neumáticos Metzeler, redundan en su seguridad y mayor eficacia cuando de lo que se trata es de disfrutar de la conducción más desenfrenada.

Ver más

Conclusiones y opiniones

La gama SK de Orcal aporta savia nueva al animado segmento de las naked de acceso. Con un planteamiento original por su diseño aunque priorizando el aspecto económico, aunque en el apartado de rivales ya hemos comprobado que ambos modelos, SK01 y SK03, se encuentran en mitad de la tabla económica frente a la durísima competencia. Virtudes no les faltan a las Orcal, como ya hemos descrito, y las pegas son totalmente asumibles por lo que resultan unas candidatas idóneas para iniciarse en las bondades de ir en moto. Aunque creo que los de talla más grande no encontrarán una posición cómoda a la hora de aprovechar todo su potencial. Eso sí, los más animados y marchosos encontrarán en ellas el aliado perfecto gracias a su exclusivo equipo de música incorporado.

Galería de fotos Orcal SK01 y SK03

Acción

Detalles

Vídeo oficial

 

 

Deja una respuesta

Volver a la home