Nueva ocurrencia

Proponen la idea de que los conductores se animen a registrar infracciones en sus móviles y las suban a redes sociales para que la Guardia Civil y la DGT puedan imponer las multas correspondientes.


Nueva ocurrencia para la DGT. ¡Y no es de Pere Navarro! Ha sido el fiscal general para la Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, el que ha sugerido la creación de una legión de conductores 'de bien' que sirvan para denunciar las infracciones de otros conductores. ¿Y cómo podría llevarse a cabo esta sorprendente idea? Parece que gracias a los teléfonos móviles que llevamos en nuestros bolsillos, podría ser viable, según el fiscal. Vas tan tranquilo en tu vehículo y cuando presencias una infracción, puedes grabarla para que haya pruebas del delito y subir el documento a las redes sociales. De esta manera, la Dirección General de Tráfico podría poner multas casi automáticamente.

Tampoco es nuevo del todo. La Guardia Civil ya ha utilizado vídeos grabados por conductores particulares como prueba para denunciar infracciones. Aun así, el fiscal quiere que los conductores se 'chiven' de otros usuarios de la vía cuando realicen malas conductas. Más allá de casos particulares difíciles de discernir como excesos de velocidad sutiles (¿cómo probar un exceso de velocidad a 140 km/h por autovía?), se apunta a otros comportamientos peligrosos como no respetar las distancias de seguridad, saltarse el semáforo en rojo o un stop o realizar adelantamientos indebidos.

¿Medida disuasoria? ¿Nueva maquinaria de recaudación? ¿Las dos cosas? Los smartphones particulares se podrían convertir en la nueva arma de la DGT para poner fin a ciertas infracciones y, de paso, imponer sanciones que no podrían ser probadas sin la presencia o la denuncia de agentes de la guardia civil, drones o helicópteros.

El objetivo de Vargas es que sea absolutamente normal coger nuestro móvil, grabar una infracción y subirla a la red social correspondiente o enviarla a la Guardia Civil o a la DGT. De esta forma, habría de facto una red de chivatos de la DGT desplegada por toda la red de carreteras españolas.

Quizá hay que matizar ciertas cuestiones. Animar al conductor a coger el móvil para registrar una infracción mientras conduce no parece muy responsable... ¡O paradójicamente podría ser grabado por otro usuario al cometer esta imprudencia! Por otro lado, también entra aquí en conflicto con la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD), ya que nadie puede hacer fotos/vídeos de otra persona (o sus datos, como la matrícula) sin su consentimiento y, aún menos, subirlo a una red social.

Veremos si la ocurrencia de Bartolomé Vargas se queda en una 'idea feliz' o incluso llegan más lejos y alguno se la toma en serio...

Deja una respuesta

Volver a la home