90 km/h, límite único en todas las carretera secundarias

El gobierno ha aprobado la homogeneización del límite de velocidad a 90 km/h en todas las carreteras convencionales sin tener en cuenta el ancho de arcén practicable como hasta ahora.


El último Consejo de Ministros de 2018 del gobierno de Pedro Sánchez se ha despedido del año con una medida que afecta al Reglamento General de Circulación. Concretamente, se trata de la modificación del artículo 48, que se refiere a los límites de velocidad en las carreteras convencionales pasando a ser de 90 km/h en todos los casos. Hasta ahora, los límites para turismos y motocicletas eran de 90 ó 100 km/h según tenían o no metro y medio de arcén practicable.

Esta modificación afecta a unos 10.000 km de carreteras españolas con el objetivo de reducir la siniestralidad, según han indicado desde el Ministerio del Interior y la Dirección General de Tráfico, e intentar cumplir así con rebajar la tasa de fallecidos en accidentes de tráfico de 37 por millón de habitantes (39 en el año 2017) establecida en la estrategia Seguridad Vial 2011-2020. Además, desde la institución gestionada por Pere Navarro se recuerda que 7 de cada 10 accidentes con víctimas mortales se dan en las carreteras secundarias, donde cada año lamentamos unas mil muertes.

En la Unión Europea la tendencia ha sido también la de rebajar a 90 km/h la limitación en las vías sin separación de ambos sentidos e incluso algunos a 80 km/h. Los camiones, por su parte, rebajan también la velocidad, en este caso a 80 km/h. Los autobuses se mantienen en 90 km/h, pero los que no llevan cinturón de seguridad no podrán circular a más de 80 km/h.

La nueva limitación entrará en vigor el 28 de enero para dar tiempo a las administraciones a sustituir las señalizaciones.