21 de junio, fin del estado de alarma

Entramos en la 'nueva normalidad' y analizamos cómo movernos en moto y desde cuándo por todo el territorio de España y Europa. La DGT plantea además los problemas de aglomeraciones y atascos de este retorno a la actividad, justo donde la moto puede ser una gran solución; la solución.


A partir del domingo 21 de junio, llega a toda España la denominada por el gobierno de España como 'nueva normalidad', una situación similar a la conocida hasta el pasado 14 de marzo, pero con las irremediables precauciones frente al coronavirus, una pandemia que aún está circulando por todo el mundo.

Una de las principales condiciones a las que se enfrenta la sociedad después de las fases de desescalada y gran diferencia con el periodo de estado de alarma es la movilidad en varios planos:

  • Libertad de movimiento por toda España y la Unión Europea: 21 de junio.
  • Libertad de movimiento con países fuera del Espacio Schengen: 1 de julio.
  • Sin límites de tiempo ni horarios.

Una de las mayores preocupaciones que tienen las administraciones y las autoridades sanitarias es la posibilidad de que se produzcan aglomeraciones en el transporte público, donde además se han establecido reducciones de aforos en trenes, metro, tranvía, autobuses o taxis. La imposibilidad de mantener la distancia social de 1,5 metros o 2 m establecidos, puede hacer propicio el contagio del Covid-19.

Este miedo puede hacer que muchos tengan la tentación de pasarse al transporte privado, la mayoría al coche, por lo que esto puede producir un aumento del tráfico, de los atascos y de los problemas de aparcamiento en las ciudades, sobre todo en las horas punta.

Por tanto, la moto y el scooter (y también la bicicleta en distancias cortas) se posicionan como una clara salida a la crisis del coronavirus:

El organismo dirigido por Pere Navarro ha dejado entrever que algunas medidas implementadas durante el peor momento de la pandemia en nuestro país, podrían ser beneficiosas de ahora en adelante.

Para empezar, la DGT ha hecho un llamamiento para reducir la hora punta. A pesar de la anulación y el fin de las clases en los colegios y el teletrabajo que aún se practica en muchas empresas, la intensidad del tráfico se ha ido incrementando ya en muchas zonas de nuestro país según avanzaba la desescalada.

Desde Tráfico indican que la hora punta dibuja atascos en los accesos y calles de las ciudades y aglomeraciones en el transporte público. «Si consiguiéramos que en cada vehículo fueran dos personas, reduciríamos a la mitad el número de vehículos en los accesos y bajaría de forma importante la congestión y la contaminación», señala Pere Navarro. No le falta razón, en esta ocasión.

La DGT ha querido aprovechar para incitar a cambiar ciertos ámbitos, algo que más allá de buenas palabras, puede ser difícil aplicar en ciertos ámbitos o sectores.

Se quiere incentivar el uso de la bici, el servicio público de bicicletas, taxi compartido, aceras más amplias. También se habla del teletrabajo o la flexibilización del horario para no coincidir con la hora punta... Una vez más, no hay mención explícita a la moto y sus grandes ventajas desde el punto de vista sanitario y de movilidad.

A fin de cuentas, muchas buenas palabras, pero nada nuevo que la mayoría de las empresas, los trabajadores y el conjunto de la sociedad civil hayan tenido ya que llevar a cabo por su propia seguridad y productividad.

Deja un comentario

Volver a la home