Los propietarios, 'en bragas'

La nueva administración de la marca británica, bajo el paraguas del gigante TVS, se ha eximido de la responsabilidad de reparar los 35 defectos encontrados en la Norton V4 SS, la superbike desarrollada por la anterior propiedad dejando a sus propietarios 'en bragas'.


La marca británica, ahora bajo el paraguas del gigante indio TVS, ha decidido abandonar la producción y el servicio técnico de la Norton V4, el modelo estrella del catálogo en la época en la que la firma era dirigida por Stuart Garner. En TVS se han querido 'limpiar las manos' de los errores del pasado, pero poco después sí que se comprometieron a hacer entrega de los modelos a los clientes que ya habían realizado su depósito.

Sin embargo, hace unas semanas, el nuevo director general, John Russell, hizo llegar a los propietarios de las Norton V4 SS una carta en la que se refería a sus derechos a reparar una serie de defectos importantes detectados en sus motos. En concreto, se trata de nada menos que una lista de 35 defectos entre los que podemos encontrar fallos de la batería o los latiguillos de la gasolina, pero con veinte de ellos considerados críticos en cuanto a la seguridad, otros diez que necesitan una revisión más profunda que pueden revelar aún más problemas y cinco catalogados como de 'servicio' que deberían ser reparados más fácilmente.

«Estos problemas han sido detectados durante nuestro programa de test y evaluación de la Norton V4 SS», reza la carta. Sin embargo, este proceso está incompleto y creen que pueden encontrar aún más problemas, por lo que la actual administración cree que es inviable reparar todos estos fallos y se exime de la responsabilidad sobre las motos fabricadas por NMUL (siglas oficiales de la anterior propiedad de Norton) incitando a la vez a los clientes a reclamar contra los antiguos responsables.

A partir de aquí, Russell recomienda no conducir las Norton V4 SS porque no se garantiza su buen funcionamiento y la seguridad a bordo. Para intentar contentar a los propietarios de la superbike británica, ofrece precios especiales para una futura y próxima Norton V4, ya con los problemas solventados, y asistencia técnica para intentar encontrar soluciones a los problemas detectados, aunque reinciden en eximirse de esa responsabilidad legal. Sin duda, uno de los puntos más escabrosos y que deja a los propietarios en una situación muy delicada o, más directamente dicho, 'en bragas'.

Deja una respuesta

Volver a la home