Hayden regresa al lugar en el que logró dos de sus tres victorias en MotoGP

La llegada de Nicky Hayden al Mundial de Superbike ha propiciado que vuelva a competir en Laguna Seca tres años después de su última participación allí como piloto de MotoGP.


La figura de Nicky Hayden siempre estará asociada a Laguna Seca, el trazado en el que rescató en dos ocasiones al motociclismo estadounidense de una sequía sin precedentes en el Campeonato del Mundo. En plena decadencia tras el título de Kenny Roberts Jr. en el año 2000, Estados Unidos veía en Hayden a su gran esperanza de futuro. Desembarcó en MotoGP en 2003, en la misma temporada en la que también llegó a la clase reina Colin Edwards. Nicky llegaba de ganar en 2002 el AMA Superbike y Colin lo hacía tras conseguir su segundo título del Campeonato del Mundo de Superbike.

Sin embargo, la llegada de ambos se produjo en condiciones muy distintas; mientras Hayden lo hizo en el Repsol Honda Team, Edwards aterrizó en MotoGP como piloto de Aprilia. Hayden, siete años más joven que su compatriota y piloto oficial de la marca del ala dorada, se presentaba en MotoGP con unas expectativas de futuro muy buenas. Sin embargo, el piloto de Owensboro (Kentucky) no tuvo una adaptación fácil a la categoría reina y en sus dos primeros años sumó únicamente un total de cuatro podios.

Y entonces, en 2005, llegó Laguna Seca a MotoGP. El trazado llevaba 12 años fuera del campeonato y sólo lo conocían los pilotos locales, así que partían con una gran ventaja en una pista tan sinuosa y peculiar como la californiana. En aquellos momentos Laguna Seca se convirtió en el único circuito estadounidense del calendario, un auténtico soplo de aire fresco para el póquer de pilotos que formaba parte de la parrilla de la categoría reina por aquel entonces -Hayden, Edwards, Roberts Jr. y Hopkins-.

Nicky-Hayden-Laguna-Seca-2005

Casi de la nada surgió un inspirado Nicky Hayden que había arrancado aquel 2005 de una forma bastante discreta pero que, corriendo en casa, se transformó por completo. No lideró la primera sesión de entrenamientos libres, pero arrasó en el resto del fin de semana, logrando su primera pole en MotoGP y también su primera victoria tras imponerse de forma incontestable. Colin Edwards fue segundo, haciendo efectiva su experiencia en esta pista para acabar superando a su entonces compañero Yamaha, Valentino Rossi.

El dominio exhibido por Hayden en Laguna Seca marcó un punto de inflexión en su trayectoria, puesto que a partir de ese momento encadenó podios con una mayor constancia y acabó tercero en 2005, luchando hasta la última carrera por el subcampeonato.

Aquella actuación en el trazado del “Sacacorchos” en 2005 pilló a todo el mundo por sorpresa, pero al año siguiente llegó como líder del campeonato allí y además con una victoria ya en su casillero tras ganar a Edwards en Assen en uno de los finales de carrera más raros de la historia. No hizo unos buenos entrenamientos -clasificó sexto- pero volvía a ser el gran favorito para la victoria. Las Suzuki destrozaron los neumáticos en las primeras vueltas de carrera y Hayden superó a Vermeulen para marcharse en solitario. Volvió a ganar en la montaña rusa de Laguna Seca, la que a la postre sería su tercera y última victoria en MotoGP, y dio un paso de gigante para el título que acabaría cosechando en Valencia. Ahí se acabaron prácticamente sus buenos resultados en el trazado californiano, donde sólo volvió a subir al podio en 2008 y lo hizo en el tercer peldaño.

Nicky-Hayden-Laguna-Seca-2006

 

¿Habrá factor sorpresa en Superbike?


El retorno de “Kentucky Kid” a Laguna Seca, un circuito en el que MotoGP corrió por última vez en 2013, genera la duda de si en el Mundial de Superbike será capaz de dar la campanada como ya hizo hace justo 11 años en la categoría reina. El debut de Nicky en SBK no está siendo malo, pero sí algo irregular. Es sexto del campeonato y ya cuenta con una victoria después de un recital bajo la lluvia en Sepang.

Este fin de semana llega una de las grandes oportunidades de la temporada para él. Corre en casa, delante de un público que estará entregado y que esperará verle brillar en California de la misma manera que en la década pasada. Por currículum y galones, es uno de los grandes candidatos para poner en jaque este fin de semana a los Rea, Sykes, Davies y compañía, que no podrán bajar la guardia ante un Nicky Hayden que vuelve a su jardín.