Jorge Lorenzo y Valentino Rossi han desvelado en Barcelona la nueva Yamaha YZR-M1 con la que ambos tratarán de luchar por el título una vez más después de un 2015 inmejorable para los intereses de la firma de Iwata.

El parón invernal está cada vez más cerca de llegar a su fin. Faltan dos semanas para que las MotoGP rueden por primera vez en este 2016 en el circuito de Sepang, escenario de los primeros entrenamientos del año. Ante la cercanía de la vuelta a la actividad, llega el momento de presentar los nuevos proyectos para esta temporada.

El Movistar Yamaha ha sido el primero en realizar su puesta de largo, eligiendo Barcelona para ello. El edificio Diagonal 00 de la ciudad condal ha acogido la presentación de la estructura que ganó todo en 2015 y que espera repetir los éxitos con una dupla de plenas garantías como la que forman una vez más Jorge Lorenzo y Valentino Rossi.

Por parte de Yamaha, Lin Jarvis era el primero en tomar la palabra. El Team Principal hacía un gran balance de 2015 e incidía en la importancia de los cambios que entrarán en vigor en 2016 -llegada de Michelin y electrónica unificada-.

Después era el turno de los pilotos. El primero en aparecer era Valentino Rossi, subcampeón de 2015, que volvía a la acción después de un invierno alejado de los focos. Más apagado de lo habitual, el astro italiano aseguraba su intención de empezar este curso igual de fuerte que el anterior, en el que ganó la cita inaugural en Qatar, y afirmaba que será difícil repetir un año como el pasado: «Tengo que esforzarme mucho para estar al nivel de 2015, pero las ganas son las mismas». El italiano quiere pasar página ya tras la conclusión de 2015, un año en el que realizó un fantástico papel pero que no fue suficiente para lograr el título: «Evidentemente el final de 2015 fue difícil. De todos modos, estoy contento por cómo fue la temporada, ya que disfruté y pude luchar por el título hasta la última carrera. Pero eso ya es pasado».

Tras la intervención de Rossi llegó el momento de Jorge Lorenzo. El vigente campeón de MotoGP dejó claro que ya se encuentra trabajando en su forma física para intentar llegar al inicio de la pretemporada en las mejores condiciones posibles. El balear espera que la M1 continúe al mismo nivel que el pasado año: «La moto era muy completa y equilibrada, lo que nos permitió a Valentino y a mí conseguir muchos podios y victorias. Espero que este año sea igual, eso significaría que tanto él como yo podemos luchar por el título nuevamente».

Minutos después, y con un ambiente muy poco distendido, los dos pilotos destaparon las mantas que cubrían sendas M1, mostrando la moto con la que intentarán reeditar los grandes éxitos cosechados el año pasado. En cuanto a decoración no hay cambios relevantes, salvo una franja gris en el depósito. Precisamente ése es uno de los principales detalles que prepara Yamaha en la nueva YZR-M1, puesto que es posible que incorpore el depósito en el colín, una novedad que ya se pudo ver en los test de Valencia. El próximo 1 de febrero en Sepang llegará el estreno del proyecto de Yamaha para este 2016.

Contenido relacionado

Deja una respuesta