El fabricante francés aprovecha el EICMA para presentar un nuevo lubricante de competición, el Motul 300 V² 10W50.


Motul es una de las marcas de lubricantes con más presencia en el mundo de la competición. De hecho, es el patrocinador principal de tres de las 18 citas del Mundial de MotoGP: el GP de Holanda, el GP de Japón y el GP de Valencia, que se disputará este fin de semana en el Circuito Ricardo Tormo de Cheste. El fabricante francés no deja de innovar en sus productos para competición y durante esta semana van a presentar uno más en el EICMA.

Motul desvelará su nuevo lubricante para motor, el 300V² 10W-50, para uso en competición, en el prestigioso Salón de la Moto de Milán. Este nuevo lubricante es una evolución directa del legendario 300V y aportará un rendimiento extra validado por los más destacados equipos de fábrica, con sus aplicaciones en carretera y en todoterreno. Ha sido formulado a partir de bases renovables, está compuesto por menos materiales fósiles puros y presenta una menor huella de carbono durante el proceso de fabricación.

Más de cuatro décadas han pasado desde que Motul lanzó su gama 300V. Fue en 1971 cuando esta empresa, pionera en lo referente a los lubricantes sintéticos, lanzó un aceite de motor especialmente diseñado para su uso en competición, el laboratorio más exigente en el que ha sido testado con el paso de los años este producto. Se trata de uno de los aceites de referencia, utilizado en las carreras más prestigiosas de todas las disciplinas.

Según apunta Motul, estas son las características principales que ofrece el nuevo 300V² 10W-50:

  • En uso todoterreno, baja resistencia de película de aceite a bajas revoluciones para ofrecer un mayor par motor. También aporta un control de fricción optimizado, ofreciendo mayor adherencia del embrague para una mejor motricidad; así como una alta estabilidad al cizallamiento ofreciendo mayor fiabilidad en la caja de cambios.
  • Para su uso en carretera/circuito, aporta una baja resistencia de película de aceite a altas revoluciones, ofreciendo una mayor potencia máxima. Entre sus ventajas también se encuentra la estabilidad a la oxidación optimizada, ofreciendo mayor vida útil del aceite; y también la limpieza de motor mejorada, aportando un rendimiento de motor constante.
  • No sólo ofrece un alto rendimiento, sino que además este nuevo producto tiene una base orgánica que limita su impacto medioambiental gracias al uso de materiales primas renovables no fósiles, y a la reducción de un 18% en la huella de carbono durante el proceso de fabricación.

Todos los interesados en descubrir este nuevo lubricante 300V² 10W-50 pueden hacerlo en primicia a partir del 9 de noviembre en el EICMA 2017 en el espacio de Motul, situado en el Hall 22 – Stand 36.