La guerra comercial entre EEUU y la UE se recrudece

El efecto de la guerra comercial entre Estados Unidos y la Unión Europea por los subsidios de la UE a la aeronáutica Airbus afectará a las motos europeas. El gobierno de Donald Trump prepara una lista de nuevos aranceles para casi 1500 productos, una decisión que, por el efecto recíproco, también podría afectar a las marcas estadounidenses.


Donald Trump es uno de los personajes públicos que más titulares se lleva diariamente. Sus amenazas, sus políticas o sus declaraciones vía Twitter son reflejadas en los medios y lo convierte en uno de los políticos que más está polarizando la opinión en todo el mundo. Una de las últimas polémicas levantadas por el presidente de los Estados Unidos ha sido el anuncio de que el país americano podría empezar a aplicar nuevos aranceles de importación de entre el 10% y 25% a productos cuyo origen sea la Unión Europea, una acción que ha sido autorizada por la Organización Mundial del Comercio (OMC) y que aviva aún más la guerra comercial en la que nos estamos viendo en diversos frentes por todo el globo.

Productos agroalimentarios como el vino, las aceitunas o el aceite de oliva preocupan sobre todo a España, pero se trata de una situación que afecta a todos los países de nuestro entorno como el queso gouda neerlandés o el parmesano italiano y otros sectores tan variopintos como el textil, la cerámica... y, sí, también las motos.

Tanto motocicletas como ciclomotores y el resto de componentes de origen europeo están en la lista que publicó la presidencia estadounidense en abril. Se trata de una decisión que responde en esta ocasión como represalia contra los subsidios europeos a la empresa aeronáutica europea Airbus y que afecta a la competitividad de la estadounidense Boeing.

Los 1473 artículos de aquellas listas se reducirán, ya que de lo contrario superaría los 15.200 millones de euros, una cifra que duplica el límite establecido por la OMC a la importación anual. Por tanto, habrá que ver a qué productos afecta finalmente o se trata de una nueva estrategia de presión.

Si los nuevos aranceles entraran en vigor, afectaría a todas las marcas europeas de motos (BMW Motorrad, grupo Piaggio, Ducati, MV Agusta, GasGas, Husqvarna, Quadro, Sherco...) y otras de accesorios como Pirelli o Continental, un duro varapalo debido a que el mercado estadounidense es muy importante. El precio de venta de las motos europeas se vería incrementado, por lo que sería más difícil comprar uno de nuestros modelos para los estadounidenses.

Como suele pasar en las guerras comerciales, la UE tiene a su vez guardado un as en la manga con una serie de aranceles ya autorizados por la OMC pero sin aplicar. Lo primero, contra las importaciones de Boeing en nuestro continente, pero seguramente aplicarían nuevas 'sanciones' contra otros productos por el efecto de reciprocidad y que afectarían entonces a las importaciones de Harley-Davidson o Indian si incluyen a las motos.

Veremos en qué queda esta guerra comercial que, por lo que parece, no beneficia a nadie. Recordemos cómo han discurrido en los últimos meses los episodios de tensión por las amenazas y las decisiones a un lado y a otro del Atlántico...