«Hemos decidido dos cambios a modificar en el actual reglamento: seguridad y costes» afirma Corrado Checchinelli

El Director de Tecnologías de MotoGP Corrado Checchinelli asegura que seguirán tomando medidas para regular las innovaciones aerodinámicas que todas las fábricas de la máxima categoría están incluyendo en sus prototipos. El italiano aclara que, tras petición de la FIM, la organización celebraba una Comisión de Seguridad donde han decidido atacar dos puntos: la seguridad y el control de costes.


El primer test del año en Sepang ha terminado por confirmar una nueva tendencia que cambiará la estética de la mayor categoría del motociclismo: los apéndices aerodinámicos en los carenados -para ser precisos-, conocidos alerones o aletas. Tanto Ducati, que fue pionera, como Yamaha, Honda, Suzuki, Aprilia y KTM, esto es, todas las fábricas del campeonato, mostraban carenados con apéndices que suponían un paso más en lo visto en anteriores campañas. Antes esta tendencia, la organización ya reguló y seguirá regulando.

Corrado Checchinelli, director de tecnologías del campeonato, declaraba al medio italiano GPOne que se está trabajando para limitar este uso. Según el técnico italiano, la Federación Internacional de Motociclismo -FIM- demando revisar el caso, y tras una reunión de los máximos responsables de la organización con los pilotos en una Comisión de Seguridad se terminará limitando, de nuevo, la forma de los carenados.

«Hemos decidido reescribir dos de las normas. La primera tiene que ver con la seguridad: hemos decidido especificar que en las motos no puede haber cualquier parte externa del carenado que presente riesgo de chocar unos con otros. La segunda tiene que ver con los costes, y consiste en limitar la libertad que hay actualmente para trabajar en la aerodinámica» introduce Checchineli.

«Habrá algunos elementos prohibidos, e introduciremos números en términos de ángulos que se permitirán para evitar peligro»

Las fábricas intentan sortear las limitaciones, y tal como afirma Corrado “Casi todas las fábricas han optado por encajar las alas en el carenado, creando estructuras cerradas”, lo que hace que, aunque con una estructura distinta, las alas siguen estando presentes en MotoGP después de su regulación para 2017.

«Las formas de los carenados son ahora menos peligrosas que antes, pero desde nuestro punto de vista no es suficiente. Se ha visto que las normas de seguridad no son lo suficientemente fuertes, porque dependen de un juicio subjetivo final». expone Chechinelli.

Cabe recordar que la decisión de si un carenado es seguro o no depende de la evaluación final y del visto bueno de un nombre propio, el director técnico Danny Aldridge. «El director técnico debe juzgar y decidir el diseño final, velando por la seguridad. El problema es el peso que tiene esta decisión subjetiva. No hay criterio matemático y no hay números escritos. La propuesta para 2019 es que habrá algunos elementos prohibidos, e introduciremos números en términos de ángulos que se permitirán para evitar peligro».

«Debo añadir que no estamos en contra de los estudios aerodinámicos que pretenden conseguir una mayor carga aerodinámica en la moto, siempre que las marcas continúen presentando carenados que mejoren la aerodinámica y la seguridad, también a un coste razonable», sentencia Checchinelli.