Rossi no ganaba en mojado desde Indianápolis 2008

Valentino Rossi vuelve a recuperar el liderato de la general tras completar de manera casi perfecta las 20 vueltas del GP de Gran Bretaña sobre el asfalto de Silverstone literalmente empapado. Un pasito por detrás de sus dos mayores rivales durante todo el fin de semana, Lorenzo y Márquez, parece que la climatología se puso de acuerdo con el astro italiano para que durante el domingo a muchos se nos pasara por la cabeza la frase hecha de: "la suerte del campeón". Valentino volvía a ganar sobre el agua desde que MotoGP y el huracán Katrina coincidiesen en su visita a Indiana, allá por agosto de 2008.

El mundial de MotoGP hacía su parada en Silverstone para celebrar el GP de Gran Bretaña, duodécima prueba del año. Tras arrasar en Brno, Lorenzo le quitada el liderato de la general a Rossi, y aún tendría uno de sus circuitos favoritos por delante para aumentar su renta al frente de la provisional antes de afrontar la recta final del campeonato. Con Lorenzo habiendo ganado en el antiguo aeródromo británico durante 2012 y 2013, y tras haber sido el único piloto capaz de disputarle la victoria a Márquez en la pasada edición, era vox populi que Jorge saldría reforzado de Northamptonshire, y que la carrera estaría entre el #93 y #99, siempre que se disputase en condiciones normales...

No tanta suerte...

Sin duda Valentino de haber corrido en seco no habría tenido esa facilidad para llegar a la cabeza. A los tiempos nos remitimos. El ritmo de Lorenzo y Márquez se mantuvo durante las tres primeras sesiones de libres en el 2:02, hasta el FP4, donde con algo más de temperatura -21°C del FP3 a 34°C en el FP4- Márquez llegó a sorprender alcanzando un ritmo de 2:01 alto, de hecho, hizo una última salida a pista en la que enlazó hasta seis vueltas en esos registros, solo una hora más tarde que la de la carrera, lo que decía mucho de Marc y sus opciones de victoria. Mientras tanto, Valentino, en esa misma sesión por poner el mismo ejemplo, mantuvo un ritmo de 2:03, llegando a parar el crono en 2:02 en solo dos de sus 12 vueltas cronometradas en esa tanda. Como diría Rossi, era El día de la Marmota, la historia se repetía de nuevo, y tendría que sacarse de la manga un tiempazo en el Qualy para ser cuarto, y por supuesto, tendría que jugársela en carrera si quería estar delante.

Valentino Rossi - Motorbike MagazinePero amanecía el domingo, y ¡Bingo!, llovía en Silverstone. «Desde que me desperté y vi que el suelo estaba mojado ya tuve claro lo que tenía que hacer», declaraba Valentino tras la carrera. Una situación desfavorable se convertía en una oportunidad de oro. De llegar a Misano, un circuito donde solo aspira a ganar, en desventaja, Rossi le daba la vuelta a la tortilla y en el Adriático, de ser un fin de semana exitoso para él, no hará más que comprar casi todas las papeletas para llevarse el título de este año.

Pero no todo fue una alianza entre el piloto con más títulos en activo y los elementos. Para Il Dottore, igual que para todos, había charcos, y los tiempos no salen solos. Valentino se colocó primero ya en la segunda vuelta marcando, junto a Crutchlow, el primer 2:21 del día. Su ritmo bajó al 2:20 con Márquez ya a rueda, y terminó por descender hasta el 2:16.4 en la vuelta nueve, el giro más rápido de la carrera. El actual campeón mostraba el mismo ritmo mientras que el grupo trasero no bajaba del 2:17. El desenlace lo sabéis, high-side de Márquez en la primera curva de la vuelta 12 mientras Rossi, con su habilidad innata para mantenerse en pie sobre dos ruedas -llueva o truene-, se situaba a 12 puntos de su perseguidor en la general, Lorenzo. Como bien decía Nieto, la de Silverstone ha podido ser una carrera decisiva para el desenlace del mundial.

Análisis del vuelta a vuelta - click aquí

Análisis de la vuelta rápida - click aquí

Análisis de las velocidades máximas - click aquí

Deja una respuesta

Volver a la home