La rueda de prensa del GP de Qatar tenía bastantes alicientes antes de comenzar. Valentino Rossi y Marc Márquez volvían a coincidir en la misma sala por primera vez desde el incidente de Sepang, compartiendo mesa con el vigente campeón, Jorge Lorenzo; y con Pedrosa, Iannone y Viñales cerrando un plantel de lujo.

En 5 tweets...

  • Comparecencia con ambiente muy distendido.
  • La tensión quedó aparcada a las primeras de cambio.
  • Pese al frío reencuentro entre Rossi y Márquez, parece que la polémica queda ya a un lado.
  • «Estamos aquí de nuevo para empezar una temporada y espero que haya de nuevo una gran lucha», dice Rossi.
  • «Tengo 20 rivales y he de luchar contra todos ellos. Es el objetivo para este año», añade Márquez.

Tras más de cuatro meses de parón, la actividad del Mundial de MotoGP ya está en marcha. Antes de que se empiece a hablar en pista mañana con los entrenamientos libres, para seis pilotos –Lorenzo, Rossi, Márquez, Pedrosa, Iannone y Viñales– era el turno de ponerse delante de los micrófonos en la primera rueda de prensa del año.

La comparecencia generó bastante expectación, por ser la primera del año y por las heridas que podían quedar abiertas después del final de 2015. Pero nada más lejos de la realidad; una tranquila rueda de prensa iba a servir para quitar -por fin- hierro al asunto. Como era de esperar, no hubo ni saludo, ni acercamiento, ni menciones por parte de Rossi y Márquez ni antes, ni durante, ni después de la comparecencia. A priori, era algo obvio. La frialdad era evidente, pero también quedó claro que no había ganas de volver a encender la llama. Y eso es lo más importante.

MotoGP Qatar 2016

La única pregunta sobre la rivalidad entre el 46 y el 93, Rossi la zanjaba sin añadir leña al fuego: «La rivalidad es algo extra en los deportes del motor. Pero bajo mi punta de vista, no va a suceder nada en particular. Todo el mundo va a trabajar para terminar delante y no tiene que pasar nada». Una buena respuesta para dejar de remover la polémica. Pese a que volvió a mostrar puntualmente su disconformidad con las últimas carreras de 2015, el italiano está dispuesto a pasar página: «Las cosas sucedieron así pero eso ya es pasado. Ahora estamos aquí de nuevo para empezar una temporada y espero que haya de nuevo una gran lucha». Por su parte, Márquez mantuvo un discurso similar al de su rival: «En ocasiones luchas por superar a un rival, pero yo tengo 20 rivales y he de intentar ganar a todos ellos. Ese es mi objetivo para este año». Por fin llegó el momento de hablar de motociclismo y mañana, cuando se apague el semáforo y arranquen los primeros entrenamientos libres, dará comienzo lo realmente importante.