Sepang ha sido reasfaltado por completo

Pese a los entrenamientos de pretemporada que se celebraron en Malasia el pasado mes de febrero, Michelin parte prácticamente de cero este fin de semana en la penúltima cita de la temporada. El trazado fue reasfaltado hace unos meses y la reforma de la curva 15 son los principales cambios que se han introducido en el circuito de Sepang. Las altas temperaturas y la humedad, dos condicionantes más en otra prueba de fuego para la marca francesa.




La gira transoceánica se ha convertido en una carrera de obstáculos para Michelin en su regreso a MotoGP. Después de las muchas y variopintas caídas de Motegi y del difícil examen de Phillip Island, donde el frío tuvo una alta incidencia en las caídas registradas, la marca francesa llega ahora a Malasia con el objetivo de pasar otra de las grandes pruebas de la temporada.

La marca francesa ya tuvo la posibilidad de probar sus neumáticos en Sepang tanto en los test de pretemporada de 2015 -múltiples caídas- y en los del presente curso, pero esas pruebas no les valdrán de mucho a los de Clermont-Ferrand por dos razones: la primera, que la escalofriante caída que sufrió allí Loris Baz en plena recta de meta provocó que los del Bibendum empezasen a introducir carcasas mucho más duras en sus compuestos traseros, que nada tiene que ver actualmente con los que se utilizaban allá por febrero. La segunda razón es que el circuito de Sepang ha sufrido notables cambios desde que la caravana de MotoGP pasó allí en los entrenamientos de pretemporada, ya que el trazado fue reasfaltado, se eliminaron los baches y se llevó a cabo una reforma en la última curva, que ahora cuenta con un pronunciado peralte.

motogp-malasia-2016-michelin_08

Así las cosas, Michelin parte prácticamente de cero en un trazado que, por sus condiciones meteorológicas -fuerte calor, humedad y alta probabilidad de lluvia-, ya es de por sí un gran desafío. No obstante, no llegan totalmente a ciegas puesto que a mitad de temporada pudieron hacer unos test con Cal Crutchlow y dos probadores gracias a los cuales tuvieron la ocasión tomar unas mínimas referencias sobre las que empezar a trabajar. Y fueron mínimas porque en esos entrenamientos celebrados a principios de julio las condiciones no fueron las más apropiadas para rodar y extraer conclusiones fiables, como ha confirmado el propio Crutchlow en los últimos días.

«El circuito ha cambiado desde que probamos allí en febrero, así que la mayoría de los datos tomados entonces son irrelevantes en cuanto a niveles y agarre al trazado, pero se realizó un test a mediados de temporada, así que tenemos una base para trabajar en la preparación de este fin de semana», afirma al respecto Piero Taramasso, responsable de Michelin en MotoGP.

Con dos rectas largas y dos fuertes frenadas al término de las mismas, así como otra gran apurada en la curva 4, la estabilidad del tren delantero se antoja fundamental y ese está siendo uno de los puntos más delicados para Michelin. Así lo corrobora Taramasso: «El circuito cuenta con dos largas rectas y muchas zonas de frenado con dificultad, la estabilidad de la parte delantera es importante en Sepang. También existe un número alto de curvas, por lo que el agarre de la tracción trasera también se deberá tener muy en cuenta», comenta sobre las características del circuito y los puntos a tener en cuenta.

Para satisfacer la demanda en Malasia, habrá tres compuestos delanteros disponibles: blando -franja blanca-, medio -sin franja- y duro -franja amarilla-; y dos traseros: medio- sin franja- y duro -franja amarilla-. Las gomas traseras serán asimétricas y tendrán el refuerzo en flanco derecho.

Las previsiones hablan de probabilidad de lluvia para los tres días, algo usual en un país donde las tormentas repentinas están a la orden del día. Por tanto, los neumáticos de agua pueden volver a contar con un gran protagonismo. Los nuevos peraltes en algunos puntos del trazado estarán a prueba, ya que fueron realizados para evacuar el agua y evitar charcos. Habrá dos compuestos de lluvia delantero y trasero: blando -franja azul- y medio -sin franja-. También llevarán el intermedio -banda plateada- porque las condiciones cambiantes no son, ni mucho menos, descartables.

A todo esto cabe añadirle las altas temperaturas que se esperan, siempre rondando los 30ºC, lo que cierra un cóctel exigente para Michelin. Sin embargo, confían en superar sin problemas este fin de semana: «El trazado puede alcanzar temperaturas muy altas y lo hemos tenido en consideración antes de decidir la asignación de neumáticos. Sabemos que será otra prueba complicada para nosotros, pero por esto estamos en MotoGP y cuanto más sepamos, llegaremos a ser mejores», concluye Piero Taramasso. Llega el decimoséptimo examen del curso para el suministrador único de neumáticos de MotoGP.