Récord de la pista, pole, vuelta rápida, victoria, y la carrera más rápida en la historia de Jerez

Jorge Lorenzo se va de Jerez consiguiendo el Grand Slam: pole, vuelta rápida y victoria. Pero no solo eso. El balear ha conseguido este fin de semana ser el autor de la vuelta más rápida nunca dada al trazado andaluz, batiendo el récord absoluto de Marc Márquez y superando la barrera del 1:38. Por si fuera poco, la carrera del domingo de Jorge fue la más rápida en la historia de Jerez desde que albergara el primer Gran Premio en el año 87. Hoy más que nunca, podemos decir que Lorenzo ha recuperado la mirada del tigre.

Imágenes | Repsol Honda Team

jorge lorenzo - motorbike magazineLa de Jerez ha sido una cita muy distinta a la anterior en Argentina. Una sola elección de neumáticos, un solo ritmo ganador y además, un solo piloto a batir. La combinación de duro delantero y medio trasero (medio delante y blando detrás en las Open) era la única opción viable respecto a gomas. Ser capaz de rodar en 1:38 y además batir a Lorenzo la única vía para ganar el GP. Con el 99 abriendo la parrilla, la carrera se decidiría en la salida. Falta de tacto en el embrague de la Yamaha del cuatro veces campeón añadirían suspense a la situación, después de haber visto problemas cuando ensayaba la salida en entrenos. Pero a la hora de la verdad Jorge no falló, salió primero y ahora se sumerge en la lucha por el título, a 20 puntos del líder Valentino Rossi.

Lorenzo´s Land

El ritmo de Lorenzo se establecía en el 1:39 bajo durante todo el fin de semana. El sábado, incluso demostraba que, de no subir tanto la temperatura, no tendría problemas en enlazar vueltas en 1:38 alto. Además de esto, en la sesión clasificatoria, terminaría bajando al 1:37, algo que no ha hecho nadie jamás en Jerez. Jorge Lorenzo era el claro favorito en la primera carrera europea del año. Mientras tanto, al otro lado del box, el ritmo de Valentino era unas décimas más lento -1:39 alto-, la misma situación que se vivía en el garaje de Honda, con Márquez completando el simulacro del FP3 en 1:39 medio, la sesión con condiciones más parecidas a las de la carrera del domingo.

ritmo lorenzo - motorbike magazineCon los ritmos de carrera poniendo a Lorenzo como ganador sobre el papel, aún quedaban dos incógnitas por resolver: el deterioro de los Bridgestone durante las 27 vueltas, y la salida de Jorge. La primera duda no tardaría en resolverse, solo bastaba con ver cómo el cielo de Jerez amanecía encapotado y permanecería cubierto durante el resto del día, lo que haría que las temperaturas no fueran tan extremas como en el FP4 y las QP -50°C frente a 30°C el domingo a las 14:00h-, aumentando el agarre que ofrecería el tarmac de Jerez, y disminuyendo el deterioro de las gomas. Así explica Shinji Aoki, Mánager de desarrollo de neumáticos en Bridgestone, cómo influyó esta situación en la crucial elección de los neumáticos: «Las temperaturas más bajas el día de la carrera se tradujeron en que el asfalto ofrecería más agarre. […] Con temperaturas para la carrera no tan altas como los días anteriores, eso significaba que la pista no deslizaría tanto, así que los pilotos pudieron mantener un ritmo fuerte durante toda la carrera. En términos de cómo las bajas temperaturas afectaron a la elección de neumáticos, no tuvo repercusión en absoluto».

Con la pista en condiciones ideales, la segunda incógnita no tardó en despejarse. Lorenzo salía como un tiro, primero, y ya en la segunda vuelta marcaría la vuelta rápida de carrera y nuevo récord oficial, batiendo el suyo propio en ocho décimas -1:39.5 frente al nuevo 1:38.7-. Mientras tanto, Márquez hacía un esfuerzo titánico para seguir al mallorquín, rodando también en 1:38.8, su mejor vuelta del fin de semana exceptuando el tiempo de la Q2. Sin embargo, el ritmo del piloto de Honda subiría hasta el 1:39 medio pasadas cinco vueltas, mientras que la Yamaha de Lorenzo se mantenía en 1:39 bajo. Con dos segundos de margen respecto al actual campeón cumplido el primer tercio de carrera -vuelta nueve-, a Jorge le bastó con mantenerse en el 1:39 para ganar la carrera, mientras que Márquez y Rossi rozaban el 1:40.

Lorenzo completaría las 27 vueltas por debajo de los tres cuartos de hora, 44`57.246, batiendo en 20 segundos el tiempo de la victoria de Pedrosa en 2013. Evidencia del buen pilotaje del dos veces campeón de MotoGP, pero aún más, del buen trabajo realizado por Bridgestone ofreciendo a sus pilotos un compuesto medio trasero muy por encima del rendimiento del que la fábrica japonesa había traído a Cádiz en las pasadas ediciones.

Análisis del vuelta a vuelta – click aquí

Análisis de la vuelta rápida – click aquí

Análisis de las velocidades máximas – click aquí