Lorenzo ya no depende de él mismo para ser campeón

Jorge Lorenzo ofreció en Motegi una clara definición de lo que es practicar motociclismo, además de una precisa muestra de determinación y dominio de un deportista de élite sobre sus rivales. Pero las previsiones para el segundo fin de semana de octubre en el distrito de Kanto dictaban lluvia, y el agua terminaría por difuminar el nombre de Lorenzo del grupo de los marcianos, para insertarlo en el de los humanos, donde empezaba a destacar el de Pedrosa. Jorge terminaría perdiendo cuatro puntos más respecto a Rossi, ahora son 18. Valentino ya estará pensando en una original celebración para su décimo título.

Todos seguidor del mundial se habrá alegrado este fin de semana por la merecida victoria de Dani Pedrosa, o deleitado por otra muestra de templanza sobre una moto por parte de, aunque parezca mentira, un veterano Valentino Rossi, presente en el segundo escalón del podio. La otra cara de la moneda, aunque también presente en el podio, ha sido Jorge Lorenzo, tercero y ahora cuatro puntos más lejos del liderato. En su caso muchos aficionados se habrán disgustado por su resultado tanto como él. Sin embargo, otros muchos pueden creer que simplemente Motegi no ha hecho justicia con el piloto que más rápido trazaba sus curvas. Y es que aunque sin ganar, Lorenzo ha deleitado este fin de semana a todos los aficionados, y más aún a los que hayan probado la vertiente deportiva de este sector de las ruedas, que sin duda reconocerán como inaccesible el pilotaje mostrado por el X-Fuera en Japón.

MotoGP-Japon-2015_Dani-PedrosaLa crónica del GP de Japón:

Pedrosa da un recital de pilotaje bajo la lluvia 

Jorge Lorenzo mostró un ritmo sideral, muy superior al de sus rivales en cada minuto de entrenamiento. El mallorquín fue el único piloto capaz de fijar su ritmo en el 1:44. Lo demostró en su última salida a pista del viernes, y volvió a enseñarlo el sábado (FP3), llegando a parar el crono en esos dígitos hasta en cinco ocasiones. Esta confianza del número uno de Yamaha en el trazado japonés le permitió pulverizar la vuelta más rápida nunca dada al trazado propiedad de Honda, 1:44.089 en su último giro del tercer libre, un tiempo que terminó rebajando hasta el 1:43.790 en la Q2 -el anterior récord absoluto era de Dovizioso, 1:44.502 (2014)-. Con esta progresión, batir el récord oficial en carrera y el récord de tiempo total de carrera no sería mayor dificultad para Lorenzo. Mientras tanto, Valentino hacía su trabajo y en el FP4 ya mostraba un ritmo de 1:45 bajo de cara a carrera, algo que unido a una astuta clasificación -2º- no terminaría por descartarle de la lucha por la victoria. Pero el domingo llovería. Borrón y cuenta nueva.

Pilotar sobre agua, cuestión de confianza

Dani Pedrosa - Motorbike MagazineAparecía el nombre de Dani Pedrosa. El tres veces campeón del mundo llegaba a Japón tras igualar en Motorland su mejor resultado del año, el segundo puesto cosechado en su talismán, Sachsenring. Y el más difícil todavía, Dani acababa de hacer lo que no había conseguido en diez años en MotoGP, ganar en un mano a mano a un Valentino Rossi siempre a batir. Con algo más de complicaciones en seco, sobre todo con su tren delantero, en mojado Dani no tardó en hacer gala de esa confianza y desde el Warm-Up se mostró como el piloto de referencia para las dos de la tarde.

Sin ir más lejos, el calentamiento matutino de 20 minutos terminaría por dar las claves de la carrera, entre otras cosas porque las condiciones de esta temprana sesión fueron casi calcadas a las que se presentaron en carrera. Aparte de una cantidad de agua casi idéntica a la de la hora de la salida, la pista estaba igual de fría -20ºC frente a los 21 ºC de carrera-, y la humedad era bastante similar -100% frente a 93%-. Pedrosa, Lorenzo y Rossi. Los tres primeros del Warm-Up terminarían por jugarse la carrera. Pedrosa se mostraba cómodo marcando tiempos de 1:55 mientras que Lorenzo y Rossi solo “capaces” de llegar a esos registros.

A la hora de la verdad fue Lorenzo quien volvió a estar un nivel por encima. El mallorquín realizaba un gran inicio de carrera, como nos tiene acostumbrados, y era el único capaz de rodar en 1:44 -44.867, vuelta rápida de carrera en el tercer giro-. Jorge se mantendría en el 1:55 durante siete vueltas más -hasta la diez-, demostrando que ¡también era el más rápido en agua!, mientras que Valentino le seguía a más de tres segundos. Sin embargo y por si no fuera poco, el azar volvería a hacer de las suyas, y ahora las condiciones no serían de mojado, si no intermedias. Esto es, una lotería.

Pedrosa Lorenzo - Motorbike MagazineCon esta nueva situación de carrera la degradación del neumático pasaba a ser clave y en ella el más rápido sería Dani Pedrosa. El piloto de Repsol Honda se mostraba con mucha confianza, y hacía de su salida de las curvas su mayor baza, aunque no su mayor mérito. Impresionaba más aún su entrada en las curvas, mostrando plena confianza en su tren delantero a la hora de tumbar su RCV buscando los ápices, signo inequívoco del buen momento que está viviendo el de Castellar en el ocaso de la temporada. Su Honda también ayudó, y no degradó tanto las gomas como lo hicieron las Yamaha. Pedrosa logró mantenerse en el 1:55 durante la mitad de la carrera, mientras que los pilotos de los diapasones subían su ritmo hasta los 56 y 57. El bajón de Lorenzo llegó a falta de diez vueltas, donde se sumergió en los 58, para llegar a encontrar dificultades incluso para bajar de los dos minutos en los últimos cinco giros.

Dani Pedrosa: 50 victorias - Motorbike MagazineEn imágenes:

Las 50 victorias de Dani Pedrosa en el mundial

El resultado final tuvo mucho que ver con las gomas, y en este aspecto hubo igualdad: Bridgestone ofrecía dos compuestos de agua: uno blando y uno alternativo (más duro). Los diez primeros clasificados en Motegi optaron por la misma elección, duro delante -debido a las fuertes deformaciones a las que los someten las agresivas frenadas del trazado japonés-, y el blando detrás. No deja de ser anecdótico que ahora la ausencia de agua le complicara las cosas al piloto más rápido, Jorge Lorenzo. Su gran ritmo al inicio le pasó factura, dejándole tercero; la confianza de Dani le llevó a la primera victoria del año, la 50 en su trayectoria deportiva en el mundial; y Rossi, tirando de experiencia y astucia, acabaría segundo, una victoria de cara a su propósito este año, su décimo título, ahora algo más cerca.

Análisis del vuelta a vuelta – click aquí

Análisis de la vuelta rápida – click aquí

Análisis de las velocidades máximas – click aquí