Satisfactorias reformas en el Circuit de Barcelona-Catalunya

Franco Uncini y Charlie Whiting, representando a la FIM y la F1 respectivamente, han dado el visto bueno a las obras que se arrancaron en el Circuit de Barcelona-Catalunya el pasado mes de enero.


Después de los requerimientos de la Federación Internacional de Motociclismo (FIM) y con la amenaza de que MotoGP no volviera al Circuit de Barcelona-Catalunya si no se hacían las pertinentes reformas de seguridad, el trazado catalán decidió llevar a cabo las obras necesarias para acondicionar sus históricas instalaciones y poder seguir formando parte del calendario del Mundial de MotoGP.

Las reformas pasaban por dos aspectos fundamentales: reasfaltar el circuito y ampliar la escapatoria de la antigua curva 12, el fatídico punto en el que Luis Salom falleció tras un accidente durante el GP de Catalunya de 2016. Esa curva será a partir de ahora la número 13 para los pilotos de MotoGP, ya que la 10 -CaixaBank- adoptó definitivamente la configuración de la F1 y entre medias hay un viraje más que conduce al tramo final del trazado.

Durante el pasado mes de enero, en el Circuit de Barcelona se pusieron manos a la obra para ejecutar las reformas y estar listos antes de que comience la actividad en sus instalaciones en esta nueva temporada de motor. Primero se desmontó y desplazó la Tribuna C para ampliar el espacio de la escapatoria de la antigua curva 12, que además ha sido cubierta de grava para adaptarse a las necesidades del motociclismo.

Después se llevó a cabo el reasfaltado a muy buen ritmo y todas las obras están ya prácticamente finiquitadas, y el circuito preparado para empezar a acoger diferentes pruebas del mundo del motor.

Pero antes de que vuelvan a rugir los motores en el Circuit de Barcelona-Catalunya, era necesaria la aprobación de todas las reformas realizadas. Para ello acudieron Franco Uncini -responsable de seguridad de la FIM- y Charlie Whiting -Director de la FIA en F1- para dar el visto bueno a las obras. Ambos representantes se mostraron acordes con todos los cambios que vieron y felicitaron al Circuit por una gestión que satisface a ambas competiciones, las más prestigiosas que año tras año pasan por la pista catalana.

Por lo tanto, la actividad en el Circuit de Barcelona-Catalunya se reiniciará en un breve espacio de tiempo mientras se terminan las obras con la instalación de las antenas de cronometraje, la pintura de los pianos y líneas blancas, y la restitución de zonas verdes. La F1 volverá a pisar este circuito a finales de febrero con sus test de pretemporada, mientras que MotoGP acudirá los días 22 y 23 de mayo para hacer un test previo en esta pista y probar los cambios antes de que del 15 al 17 de junio se celebre el GP de Catalunya 2018.