Márquez se anota el Grand Slam en Phillip Island

Pole, vuelta rápida y victoria para Marc Márquez en un circuito donde aún no había ganado en MotoGP. El dos veces campeón de la categoría reina se imponía a Jorge Lorenzo en una de las carreras más emocionantes de los últimos años. Ahora llega Sepang, donde el de Cervera ganó el año pasado, por lo que podría convertirse en el juez del campeonato. Rossi y Lorenzo llegarán separados por 11 puntos a la penúltima cita del año.

Marc Márquez - Motorbike MagazineTras ganar el domingo en Australia, el de Motegi sigue siendo el único trazado en el que Márquez no ha subido a lo más alto del podio del actual calendario. Curiosamente donde el año pasado certificó su segunda corona de la máxima categoría. En 2014, Marc se mostró como el más veloz en las curvas de alta velocidad de Phillip Island, pero una caída en el ángulo nueve del trazado le dejó sin recompensa en un fin de semana en el que se mostró claramente el mejor. En esta nueva visita a las antípodas Márquez ha vuelto a dominar: pole, vuelta rápida y esta vez asegurando su primera victoria en MotoGP en el trazado de Melbourne en la misma curva que la perdió el año pasado. Sin embargo, el de Australia es uno de los pocos circuitos, junto a LeMans, Termas y Qatar, en los que se ha rodado más lento que en ediciones anteriores.

Estilo Moto3

No fue hasta el segundo libre de la mañana del sábado cuando los pilotos terminarían de mostrar sus cartas. Después de la disputa de cuatro sesiones, los pilotos iban alcanzando el límite a la vez que comenzaban a mostrar sus armas para el domingo. La diferencia de temperaturas entre la mañana y la tarde en Phillip Island ha terminado siendo exagerada, hasta el punto de encontrar diferencias en pista de más de 18 °C entre FP3 y FP4. En un circuito en el que muchas entradas en curva superan los 230 km/h, el frío influiría de manera que los tiempos por vuelta aumentaban un poco de forma generalizada al no ofrecer la misma confianza a la hora de tirar la moto. Por ello, la perfecta referencia para ver el potencial de carrera se vería en el cuarto libre del fin de semana, con hora similar a la carrera y temperatura solo grados más abajo -38°C frente a 42°C-.

En él se veían cuatro cosas claras: el ritmo de Márquez, superior al resto, siendo capaz de rodar en 1:29 de manera consistente -dos tandas de cinco vueltas cada una en estos registros-. La segunda, el ritmo de Lorenzo, algo más lento, establecido en el 1:29 alto o 1:30.0. La tercera, Iannone estaría con los mejores en Phillip Island. El de Ducati se mostraba capaz de rodar en el mismo ritmo de Lorenzo, completando sus nueve vueltas del cuarto libre siempre décima arriba y décima abajo. La cuarta y última conclusión, el ritmo de Rossi era levemente más lento que los tres de cabeza. El astro italiano marcaba diez vueltas entre el 1:30.1, su mejor crono, y el 1:30.6, pero, como siempre, lo solventaría el domingo.

Phillip Island - Motorbike MagazineLa carrera no tardaría en reflejar lo visto en entrenos, y en ocho vueltas los aspirantes a la victoria se reducirían a los cuatro primeros pilotos de la parrilla, con un intercambio de posiciones similar al de la categoría pequeña. El ritmo de cabeza durante las 27 vueltas se establecería en un 1:29 alto, en una carrera menos de pizarra y más de cuerpo a cuerpo. En el último giro llegaría el estratosférico 1:29.2 de Marc, para ganar la carrera y llevarse la vuelta rápida. El tiempo de Márquez superaba en cuatro décimas el giro más rápido del año pasado, 1:29.6 obra del ganador, Rossi, pero se encontraba aún lejos de la vuelta más rápida en carrera, obra del propio Márquez en 2013, 1:28.1.

Aún así, la de este domingo ha sido la vez que más rápido se completan las 27 vueltas al singular trazado aussie (40:33.849), aventajando en 13 segundos al tiempo de Valentino el año pasado, y en casi 30 a los tiempos totales que registraba Casey Stoner, el rey de este circuito -la evolución de los neumáticos tiene mucho que ver-. Algo que pudimos ver a simple vista fue la diferencia de velocidades punta entre Ducati y Honda, y las Yamaha, considerablemente más lentas. La media de las mayores puntas alcanzadas durante la carrera sitúa a las motos de Borgo Panigale como las más rápidas, de manera indiscutible, mientras que la primera Yamaha clasificada, la de Lorenzo, figura como la octava moto más lenta de la parrilla, a 12 km/h de Iannone.

Análisis del vuelta a vuelta – click aquí

Análisis de la vuelta rápida – click aquí

Análisis de las velocidades máximas – click aquí