[ACTUALIZADO: 19:59h.]


Los entrenamientos de clasificación llegaron a estar en duda, pero finalmente sí se celebran

Una tormenta eléctrica a primera hora de la mañana había retraso dos horas los FP3, que finalmente han sido cancelados por riesgo de otra tormenta. Los entrenamientos de clasificación llegaron a estar en duda, pero finalmente la meteorología ha dado una tregua y sí se disputan.


Día marcado por la meteorología adversa en el mundo de las dos ruedas. Si la primera carrera del Mundial de Superbike en Assen ha tenido que ser cancelada por insólita nevada sobre el trazado holandés, la segunda jornada de entrenamientos del GP de Las Américas del Mundial de MotoGP aún no ha comenzado por culpa de la lluvia.

Una fuerte tormenta eléctrica a primera hora de la mañana bloqueó los accesos al circuito y el parking del mismo, lo que dificultó la llegada de muchos miembros del paddock al Circuito de Las Américas. Entre ellos, los que también se vieron bloqueados por esta repentina tormenta fueron los comisarios del circuito, indispensables en el trazado, por lo que se retrasó el comienzo del FP3 de las tres categorías hasta que todo el personal pudiese estar en las instalaciones.

Se decidió retrasar el inicio del FP3 dos horas y acortar la duración de estos terceros libres a 20 minutos por categoría, pero ni siquiera se ha podido llevar a cabo este planteamiento.

Cuando todo estaba preparado para que se reanudase la acción en pista, la amenaza de otra fuerte tormenta eléctrica ha sido definitiva para que se cancelasen todos los FP3 por baja visibilidad. Además, el público presente en las gradas ha sido avisado por las pantallas del circuito para que se resguardase de esta tormenta, ya que puede poner en peligro su integridad.

Dadas estas condiciones, la disputa de los entrenamientos cronometrados de esta tarde llegó a estar en duda y sujeta a cómo evolucionaba la meteorología. Afortunadamente, la tormenta fue breve, salió el sol en Austin y las Q1 y Q2 de MotoGP, Moto2 y Moto3 sí se van a disputar en el horario previsto