Campeonato a puerta cerrada: un posible escenario de MotoGP 2020

MotoGP trabaja sobre todos los escenarios posibles y se inclina hacia la probabilidad de que, en el caso de que haya temporada, varias carreras (o todo el campeonato) sean a puerta cerrada y con el personal imprescindible para que se disputen los Grandes Premios.


Dorna, la FIM e IRTA (Asociacion de Equipos) siguen trabajando al máximo para intentar salvar la temporada del Mundial de MotoGP, siempre y cuando pueda desarrollarse sin poner en riesgo la seguridad de ninguno de los componentes que forman el paddock del campeonato.

Para ello, son varias las alternativas que se están contemplando en las últimas semanas, empezando por los múltiples cambios en el calendario: Qatar no se pudo disputar en la categoría de MotoGP y las siete siguientes citas de la temporada han sido aplazadas, cuatro de ellas (Jerez, Le Mans, Mugello y Montmeló) sin tener ni siquiera una nueva fecha. La pandemia está provocando que la situación varíe prácticamente día tras día, por lo que los organismos implicados en gestionar el campeonato se ven obligados a trabajar sobre la marcha y a tener mucha cintura a la hora de tomar decisiones.

El trabajo de todas las partes (Dorna y la FIM, principalmente, en pleno consenso con IRTA) está siendo impecable. Además de adelantar el pago de abril, mayo y junio a los equipos privados y de ayudar también económicamente a las estructuras de Moto2 y Moto3, MotoGP 2020 intentará seguir adelante con una serie de medidas de seguridad. Para ello, una de las opciones que se contemplan a día de hoy es la de celebrar Grandes Premios a puerta cerrada (sin público en las gradas) y con el personal imprescindible y mínimo.

¿Qué quiere decir esto? Que en este escenario, además de no haber público, los Grandes Premios tampoco contarían con la presencia de la prensa, irían los miembros imprescindibles de cada equipo y no habría ni hospitalities ni invitados en el paddock.

Mike Trimby, CEO de IRTA, se puso en contacto con los equipos por medio de una carta a la que tuvo acceso el medio italiano GPone.com, en la que se habla sobre el posible camino que podría tomar el Mundial de MotoGP para reanudarse en 2020, siempre y cuando sea posible:

«Queridos amigos,

Espero que vosotros, vuestras familias y vuestro personal estéis bien en estos tiempos difíciles. Como ya se ha visto, por desgracia, Dorna ha anunciado el aplazamiento de muchos eventos, y para algunos todavía no ha sido posible confirmar nuevas fechas. Dorna trabaja intensamente para asegurar nuevas fechas, pero no puede predecir cuándo se reducirán las restricciones de viaje o de concentración de multitudes. Como resultado, una opción que está estudiando Dorna es la capacidad para organizar algunas carreras a puerta cerrada. Esto quiere decir que no habrá espectadores ni invitados de los equipos, incluyendo a los patrocinadores con pase permanente.

Para conseguir la aprobación de algunos gobiernos, es necesario indicar el número de personas que van a participar en el mismo, su nacionalidad y el país de origen. Adjuntamos un formulario que le pedimos que complete y nos envíe por correo electrónico lo antes posible. En dicho formulario deberá indicar el personal mínimo que necesitaría para un evento a puerta cerrada para poder llevar a cabo las carreras de forma segura. Si considera que no es necesaria la presencia física de alguien, avísenos.

Sólo admitiremos los camiones de trabajo. En el formulario no debe incluir al personal del hospitality ni aquellos designados para su montaje. Otro sector que no se considera vital es el de la prensa y medios de comunicación, y también el personal de gestión. Muchos de ellos podrán trabajar desde casa mientras están en contacto con la gente del circuito», concluye la misiva.

A día de hoy, todo son hipótesis. Tras la rueda de aplazamientos de las últimas semanas, el campeonato tiene ahora como fecha inicial en MotoGP el GP de Alemania (21 de junio), pero el gobierno de dicho país ha prohibido los eventos multitudinarios hasta el 31 de agosto. Se espera que tanto Sachsenring como Assen (ya han solicitado el aplazamiento) acaben también posponiéndose, y la siguiente ronda sería en Finlandia, en un KymiRing que aún no he podido ni homologarse definitivamente por la FIM, así que no sería de extrañar que también cambiase su fecha o que, directamente, fuese cancelado.

Con este escenario, todo apunta a que la fecha más posible para reanudar el campeonato sea en agosto en Brno o en julio en algún circuito que pueda garantizar la seguridad de acoger un Gran Premio y en el que las restricciones de entrada al país así lo permitan. Muchas incógnitas sin resolver, pero también mucho trabajo por parte de Dorna, la FIM e IRTA para sacar adelante MotoGP 2020; un campeonato que, si acaba celebrándose, será muy diferente (sobre todo entre bambalinas) a lo que estamos acostumbrados.

Deja un comentario

Volver a la home